¿Cómo viven la hiperinflación los economistas? - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 17 NOVIEMBRE, 2019 18:06

¿Cómo viven la hiperinflación los economistas?

Texto por Margaret López | @Jamsg

Ver más de

Margaret López | @Jamsg

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

A diferencia de la mayoría de los venezolanos, los economistas conocían los efectos de la hiperinflación antes de que el fenómeno comenzara a evidenciarse en el país. El estudio de casos lejanos como Hungría después de la segunda guerra mundial o algún episodio más cercano como Brasil o Nicaragua a finales de la década de los ochenta fueron parte de sus estudios académicos, pero vivirlo en carne propia fue una nueva etapa en sus vidas.

Desde Efecto Cocuyo consultamos a un par de economistas en su día, para conocer lo que más le sorprendió de este proceso de hiperinflación que, nada más este año, ya acumula una variación de 4.035,2% en los precios de los productos y servicios, de acuerdo con la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

“Explicar por qué el comportamiento del dólar no se traduce en una bajada de los precios que la gente quisiera ver ha sido lo más difícil. Sacar del vocabulario eso de ‘inflación en dólares’ porque eso no es, aunque se sienta muy parecido, es complejo”, aseguró la economista Alicia Sepúlveda en entrevista telefónica con Efecto Cocuyo.

A los economistas venezolanos les tocó el reto de descomponer un fenómeno que se expresa en la duplicación o la triplicación del precio, por ejemplo, de un refresco en una semana. Aunque lo más palpable sea la frustración que genera en la población no contar con los recursos para comprar desde productos básicos como los alimentos, hasta otros ítems comunes, que luego pasaron a ser considerados un lujo, como la ropa o el seguro médico.

“La hiperinflación venezolana ha sido una interesante experiencia profesional y deprimente desde el punto de vista humano. Con una economía que se consideraba bendecida y que tuvo estabilidad por tantos años, pensábamos que eso no podía llegar, que no íbamos a ver un empobrecimiento tan dramático. Tener inflaciones cercanas a 2.000.000% era impensable para nosotros y eso fue lo que tuvimos el año pasado”, expresó Pedro Palma, economista y director de la firma Ecoanalítica, en entrevista con Efecto Cocuyo.

Ser los faros de la economía

Los economistas son los llamados a seguir el rastro del avance de los precios, de la pérdida del poder adquisitivo, de la caída del consumo y sobre todo, del estudio de las causas que llevaron a Venezuela a un episodio extremo, que entrará ahora como un ejemplo a los libros académicos para quienes se forman en las universidades.

“A los economistas de otras partes del mundo les parece increíble que Venezuela, con sus riquezas naturales y con sus reservas petroleras, haya caído en una hiperinflación. Por eso, hay que repetir que todo esto es producto de unas pésimas políticas públicas que nos llevaron a un descalabro económico y una crisis dramática. Esos 4.000.000 de venezolanos que migraron, lo hicieron buscando un mecanismo de sobrevivencia de este colapso económico” apuntó Palma, quien es uno de los autores del libro “Inflación Alta e Hiperinflación: Miradas, lecciones y desafíos para Venezuela”, recién editado por la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

El financiamiento que el Banco Central de Venezuela (BCV) le dio a la principal empresa pública Petróleos de Venezuela (Pdvsa) es parte de los hitos claves que explican los dos años de hiperinflación en el país. Los economistas fueron los primeros en advertir las consecuencias que podía generar ese crédito ilimitado en el pasado y ahora les toca ser una especie de faros para indicar que la tormenta económica aún no termina, a pesar de que los anaqueles tengan más productos, se abran nuevos bodegones o se vendan entradas en dólares para conciertos que incluyen whisky y parrilla.

“Lo que más me sorprende es que haya muchos que crean que el momento más crítico de la economía ya pasó. Para mí eso es una ilusión de mejoría creada porque el sector gubernamental tomó decisiones muy puntuales en un sistema monetario muy distorsionado. Ha habido un mayor auge de los sectores privados para tratar de llenar algunos espacios que dejó el sector público, pero sigue una política de amenazas contra los derechos de propiedad” reitero Sepúlveda, quien también es investigadora enfocada en los estímulos que se necesitan para volver a impulsar el crecimiento económico en Venezuela.

Foto principal: Robert Metz | Unsplash