El bullicio y la muchedumbre desaparecen de Madrid por el coronavirus - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 14 MARZO, 2020 07:52

El bullicio y la muchedumbre desaparecen de Madrid por el coronavirus

Texto por Alessandro Di Stasio | @Adistasiob

Ver más de

Alessandro Di Stasio | @Adistasiob

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Un giro en la cotidianidad de Madrid. El bullicio, la muchedumbre en las calles y los bares a tope ya no se ven, al menos no desde la última semana. La capital española está afectada por la expansión del coronavirus, donde día a día se multiplican los contagiados.

Lo que tuvo sus primeras medidas el pasado lunes, 9 de marzo, con la suspensión de las actividades escolares, el cierre de centros culturales y la prohibición de actos con más de 1.000 personas solo en Madrid, ya se comienza a extender por el resto del país.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, anunció que a partir este sábado, 14 de marzo, comenzará a regir el estado de alarma por toda España, en respuesta a una “crisis extraordinaria” que, a su juicio, afronta la nación. Esa figura legal permitirá a las autoridades nacionales limitar los desplazamientos ciudadanos, ordenar el cierre de comercios, empresas e industrias, y hasta ordenar la intervención del Ejército.

España, y especialmente Madrid, se ha convertido en uno de los grandes focos de propagación mundial del Covid-19, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hasta este viernes, 13 de marzo, el país registraba 4.231 casos confirmados por el Ministerio de Sanidad. De ellos, 2.659 se encuentran en la capital.

La expansión del virus también ha provocado que líderes de algunas Comunidades Autónomas como Cataluña, Galicia y Andalucía, pidan aplicar el confinamiento de las poblaciones para evitar posibles contagios.

En apenas cinco días, contando desde el pasado lunes, la rutina madrileña dio un giro de 180 grados. Ahora las personas deciden resguardarse en sus hogares, las empresas, tiendas y restaurantes cierran sus puertas temporalmente, y la cantidad de transeúntes se ha reducido de manera importante.

Por órdenes de la Comunidad de Madrid, presidida por Isabel Díaz Ayuso, solo los establecimientos ligados a brindar servicios de alimentos o de primera necesidad podrán mantenerse operativos. Entre ellos se encuentran supermercados, quioscos, gasolineras y el reparto de comida a domicilio.

Para Diego Spitaleri, venezolano con más de un año residenciado en Madrid, se abre un dilema. “Trabajo como repartidor y, si no salgo, no gano dinero”, dijo a Efecto Cocuyo. Todos los días, por al menos seis horas diarias, busca y lleva comida, pedaleando en su bicicleta, a las personas que compran con los servicios delivery de Glovo. Y, a pesar de la presencia del Covid-19 en la ciudad, lo ve como una oportunidad de aumentar sus ganancias.

En simultáneo, las calles van quedando desoladas. Incluso una de las principales arterias turísticas y viales del centro, la Gran Vía, se muestra con su afluencia reducida y sus bares y tiendas silenciados.

Preocupación por las medidas de cuarentena

El efecto psicológico de las posibles medidas gubernamentales de aislamiento que se puedan tomar para frenar el contagio, genera tensión en la población. Muchos aumentaron sus compras en los supermercados a tal punto que los anaqueles quedaron vacíos, ganando incluso a la capacidad de los establecimientos para reponer sus inventarios.

“Como estudiante suelo tener un presupuesto bastante justo, no compro para más de una semana. Esta semana compré algo más de lo normal para poder tener una reserva e ir lo menos posible al mercado”, comentó Luigi Palumbo en conversación telefónica.

Lo que más le preocupa, aseguró, será la duración de las medidas. Si bien hasta ahora todas las restricciones impuestas por las autoridades tienen una estimación de 15 días, aún se desconoce si será un tiempo suficiente para frenar el avance del coronavirus.

“En estos momentos no puedo regresar a mi casa ya que mi familia se encuentra en Italia y se han suspendido las conexiones áreas. En menor medida me preocupa perder este semestre”, comentó Palumbo. Para resguardarse, y evitar poner en riesgo a su familia, piensa permanecer en Salamanca, provincia de la región de Castilla y León.

Fotos EFE