¿Mascarillas reducen a 1,5% la probabilidad de contagio de COVID-19?

COCUYO CHEQUEA · 16 MAYO, 2020 10:00

¿Mascarillas reducen a 1,5% la probabilidad de contagio de COVID-19?

Texto por Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

Ver más de

Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

¿Cómo valoras esta información?

106
QUÉ CHÉVERE
15
QUÉ INDIGNANTE
18
QUÉ CHIMBO

La distancia física es esencial. Una imagen publicada en el Instagram del Centro Interamericano de Gerencia Política, ubicado en Miami, Florida, publica una infografía que asegura que la probabilidad de contagio entre una persona contagiada y una no contagiada sin mascarillas es de 90%. Si el sano se colocaba la mascarilla este riesgo bajaba a 70% pero sí el que la usaba era el contagiado la probabilidad era apenas de 5% y finalmente, si ambos usan mascarillas apenas 1,5%.

¿Mascarillas reducen a 1,5% la probabilidad de contagio de COVID-19?

¿Mascarillas reducen a 1,5% la probabilidad de contagio de COVID-19?

La Unidad de Datos y Fact-checking de Efecto Cocuyo chequeó la evidencia disponible encontrando que no hay ninguna evidencia científica que permita medir la reducción de riesgo de contagio por el uso de mascarillas.

En muchos idiomas

Imágenes similares circularon en Facebook en inglés, catalán, francés, español y hasta birmano halló el Fact Check Team de la agencia noticiosa Reuters. El Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) les respondió en un correo que “actualmente no hemos encontrado datos que permitan cuantificar la reducción del riesgo por el uso de mascarillas o tapabocas”.

Al respecto, el CDC ha comunicado que el uso de tapabocas o telas para cubrirse el rostro no tiene la intención de proteger a quien lo usa sino de evitar que se propague el virus. Reuters agrega que el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Europa también ha publicado que se desconoce cuánto puede disminuir la transmisión el uso de la mascarilla en adición a otras contramedidas e insiste que éstas deben ser usadas sólo como un complemento y no como un reemplazo de las medidas preventivas.

La organización neerlandesa Nieuwscheckers también verificó las imágenes, logrando rastrear el estudio no arbitrado del cual habría salido la presunción. El mismo observó que en un hogar donde tres personas usaron mascarillas (dos sanas y una infectada) el riesgo de contagio se reducía apenas en 19% pero que esta reducción bajaba drásticamente si la mascarilla sólo la usaba el contagiado o los sanos.

Su chequeo se resume así: “La imagen ofrece una interpretación errónea de cómo funcionan las mascarillas. Éstas obstruyen gotículas de saliva y pequeñas partículas de polvo o líquido que flotan en el aire, por las cuales se puede propagar el virus”

Y añaden que “sin embargo, el efecto del uso de mascarillas en la vida diaria depende de su uso correcto y otras circunstancias. La investigación sobre la efectividad de estas mascarillas muestra que los efectos de su uso son probablemente mucho menor que los porcentajes de la imagen viral”.

Insuficientes por sí solas

En una actualización de recomendaciones del 6 de abril titulada “Consejos sobre el uso de máscaras en el contexto de COVID-19”, la OMS advierte que el uso de mascarillas “es insuficiente para proporcionar un nivel adecuado de protección”, porque “también se deben adoptar otras medidas de prevención y control de infecciones”.

Así mismo, advierte de los potenciales riesgos para personas sanas que usan mascarillas en entornos comunitarios. Dice que podrían “auto-contaminarse al tocarse el rostro o reusando mascarillas contaminadas” y que “una falsa sensación de seguridad podría potencial llevar a una menor cumplimiento de otras medidas preventivas”.

La Organización Mundial (OMS) recomienda lavarse las manos frecuentemente, no llevarse las manos al rostro, cubrirse con el codo o brazo al estornudar o toser y guardar una distancia física de al menos 1 metro con otras personas. Así mismo, pide que el uso de mascarillas sólo sea para personas contagiadas o en cuidado de una contagiada, por lo que no es necesario su uso en personas sanas.

Hace falta la distancia

En una simulación 3D hecha por Olla Rollén, presidente de la firma de ingeniería y soluciones Hexagon, se muestra la diferencia entre estornudar o toser sin mascarilla, cubriéndose con el codo y usando una mascarilla, llevando a subrayar la importancia de mantener la distancia social.

Varios medios han publicado también reportajes, consultando expertos, para contextualizar el debate sobre el uso general o no de las mascarillas, encontrando en todos los casos que las mascarillas sólo funcionan como un método complementario pero que no sustituye el lavado de manos o la distancia social.

Una revisión de estudios académicos realizado por el Centro Cochrane Iberoamericano encontró que “el uso de la mascarilla puede tener un efecto muy pequeño en la reducción de la transmisión comunitaria de virus respiratorios por lo que, sumado a aspectos como el poco cumplimiento de estas medidas, no apoya el uso generalizado de mascarillas.” Esto después de encontrar que los estudios mostraban, aún sin ser concluyentes, que el uso generalizado de mascarillas sólo reducía el contagio entre 5% y 19% (el estudio citado por los neerlandeses).

Distancia y malinterpretación

El sitio especializado Salud Con Lupa reprodujo un trabajo hecho por el site mexicano de factchecking Verificado en que se revela que el uso inadecuados de tapabocas, incluyendo los caseros, puede aumentar el riesgo de contagio del COVID-19 al generar falsa seguridad de protección.

Así mismo explican que se hizo una interpretación errónea de los datos graficados que sugieren que el mayor uso de tapabocas en países asiáticos estaba relacionado con una menor cantidad de casos, omitiendo la implementación de otras medidas de restricción de movilidad y aislamiento que son más efectivas.

Son las llamadas variables confundidoras, porque no saben cuáles de todas las involucradas son las que dan resultados ante la falta de mayor detalle estadísticos. Es un error encontrado en los análisis estadísticos que señalaron que los países con más vacunas de BCG tendrían muchos menos casos de COVID-19. Uno de estos países es India, para que el 14 de mayo ocupa el puesto 12 en número de casos, a punto de superar a China y dejando atrás a Canadá, Arabia Saudita o su vecino Pakistán.

Estudios previos

Finalmente, todo depende del material de la mascarilla o tapabocas.

El estudio “Testing the Efficacy of Homemade Masks: Would They Protect in an Influenza Pandemic?” (Probando la eficiencia de mascarillas caseras: ¿protegerían en una pandemia de influenza?), publicado en 2013 en la revista científica de Medicina de Desastres de la Universidad de Cambridge muestra que los tapabocas hechos de distintos materiales y telas pueden filtrar entre 49% y 72% de las partículas de 0,02 micrones, un tamaño cinco veces el del Sars-CoV-2019, virus que produce el COVID-19.

Por su parte, las mascarillas quirúrgicas logran filtrar el 90%, por lo que tampoco son completamente seguras.

Veredicto

La firma política erró en publicar una información no verificada. No hay ningún estudio que permita establecer con precisión ni evidencia suficiente cuánto se reduce el contagio por el uso universal de mascarillas, mientras que la OMS y otros entes sanitarios advierten que no sólo depende de usarlas correctamente y junto a las otras medidas sanitarias sino que pueden constituir un riesgo de contagio si generan una falsa sensación de seguridad para quienes las usan.

Con la distancia física como principal medida para evitar el contagio persona a persona, todo depende además del tipo y material con el que se hace la mascarilla.

Por tanto, la información es falsa.

Cocuyo Chequea

La pandemia incrementó la circulación de desinformación en el ecosistema digital.
Si quieres que verifiquemos alguna cadena o contenido dudoso, puedes enviarlo a [email protected] visitar nuestros chequeos mas recientes  

Al igual que el coronavirus, la desinformación en tiempos de cuarentena no entiende de fronteras. Por eso, en CocuyoChequea nos unimos a otras 21 organizaciones de fact-checking de 15 países de la red LatamChequeapara luchar contra la desinformación.

En CocuyoChequa también formamos parte el esfuerzo de verificación contra la infodemia a través de la Red Internacional de Fact-checking (IFCN, por sus siglas en inglés)

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: