¿Las pantallas faciales ayudan a prevenir el contagio de COVID-19? - Efecto Cocuyo

COCUYO CHEQUEA · 5 NOVIEMBRE, 2020 11:24

¿Las pantallas faciales ayudan a prevenir el contagio de COVID-19?

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

16
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Como dice la Organización Mundial de la Salud (OMS): para evitar el coronavirus “háganlo todo”. La mascarilla no es el único accesorio que se utiliza para prevenir la propagación del COVID-19, ahora es cada vez más común ver personas en la calle con pantallas faciales pero, ¿realmente son útiles para no contagiarse?

La Unidad de Verificación de Datos y Fact-checking de Efecto Cocuyo revisó las disposiciones de la OMS y otras investigaciones reportadas en prensa sobre el tema. En líneas generales, expertos recomiendan que se use la pantalla junto con la mascarilla, nunca como reemplazo de esta protección.

Según documentos de la OMS, las pantallas plásticas forman parte del Equipo de Protección Personal (EPP) que usan los profesionales de la salud para atender a las personas con COVID-19 y otras enfermedades. Tiene como objetivo la protección de las mucosas de la boca, nariz y ojos y su uso se plantea junto a una mascarilla. Cuando no se cuenta con la pantalla plástica, se recomienda el uso de lentes protectores.

Al igual que en el caso de las mascarillas, la OMS aclara que el uso de las pantallas no basta para lograr un grado suficiente de protección, sino que debe combinarse con otras estrategias como la higiene de manos y el distanciamiento. Hasta ahora, las investigaciones apuntan a que la transmisión de la enfermedad avanza cuando no se usa EPP.

Manuales de la OMS detallan que el uso correcto del EPP depende de que las personas sepan cómo colocarlo y quitarlo, se realice correctamente la higiene de manos y otros factores. En este enlace pueden leer cómo se coloca una mascarilla.

Trabajo conjunto

Incluso antes de la aparición del COVID-19 en el mundo, se hicieron investigaciones que ponen a prueba la pantalla plástica frente a los aerosoles (las gotículas mucho más pequeñas que quedan suspendidas en el aire luego de que las personas respiran, hablan o tosen).

En el año 2014 se publicó un trabajo sobre la eficacia de las pantallas protectoras frente a un simulador de tos y un simulador de la respiración humana. El objetivo del estudio era observar la exposición de los trabajadores de salud a los aerosoles generados por la tos. La investigación sugiere que este escudo reduce la exposición a los virus en 96% cuando se usa a menos de 45 centímetros de alguien que tose.

Sin embargo, cuando se usó un aerosol para la tos más pequeño, la máscara protectora bloqueó solo 68% de la tos. Los resultados muestran que este escudo puede reducir a corto plazo la exposición de los trabajadores de la salud a las partículas infecciosas grandes; no obstante, partículas más pequeñas pueden permanecer en el aire. “No pueden ser utilizadas como un sustituto de la protección respiratoria (mascarillas) cuando se necesita”, señala.

Micrómetros

Un segundo modelo reproducido por el supercomputador Fugaku de Japón, referido por La Vanguardia, concluyó que casi 100% de las gotículas con un tamaño menor a cinco micrómetros (la millonésima parte de un metro) se escapan a través de las pantallas faciales. El simulador del Instituto Riken detectó que las pantallas son poco eficaces para las gotículas de menos de 20 micrómetros.

De igual forman, las recomiendan para las personas que por una u otra razón no pueden usar mascarillas, aunque solo para utilizarlas al aire libre y en ambientes interiores con buena ventilación. En otra simulación demostraron que las mascarillas de tela no tejida contienen 80% de los aerosoles. Una razón más para utilizar la pantalla en conjunto con el tapaboca.

El profesor de la Escuela de Medicina McGovern de UTHealth de Houston (Estados Unidos), Luis Ostrosky, dijo a BBC Mundo que si bien la transmisión aérea en lugares con muchas personas, cerrados y sin ventilación, esta no es la principal vía de transmisión. La más evidente es a través de las gotículas. En este sentido hay dos maneras de protegerse: cubriendo boca y nariz con una mascarilla y con una pantalla facial, que protege toda la cara.

Mascarilla infaltable

La directora técnica farmacéutica y representante de Alliance Healthcare, Macarena Ariño, explicó a El Confidencial que en ningún caso las pantallas deben usarse como sustituto de las mascarillas. Los protectores pueden reducir la exposición al virus pero en cantidades más pequeñas que los tapabocas.

El director de Servicios Técnicos del Consejo General de Colegios Farmacéuticos de España, Antonio Blanes, dijo al medio de comunicación que se deben valorar los riesgos para decidir si es necesario usar la mascarilla junto a una pantalla facial. Para desinfectarlas, se debe poner especial atención al plástico protector. Se puede limpiar con agua y jabón o alcohol.

En conclusión, aún con sus limitaciones las pantallas faciales sí ayudan a prevenir el contagio de COVID-19 si se usan en conjunto con un tapaboca. No se deben utilizar en reemplazo a las mascarillas.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: