6 claves de la campaña #Instinto de Vida para reducir la violencia en Latinoamérica

Cada 15 minutos en América Latina y el Caribe ocurren cuatro homicidios y 400 cada día.  Además, el 38% de los homicidios a nivel mundial se concentran en la región. Teniendo estas cifras en cuenta, diversas organizaciones civiles de los siete países más violentos de América Latina se han aliado para llevar adelante la  campaña para la reducción de los homicidios en América Latina.

Instinto de Vida propone como meta la disminución de los homicidios de la región en 50% en los próximos 10 años. Para lograr este objetivo, se debe reducir el 7% cada año, este cambio representaría 365.000 vidas a salvo. El propósito de la campaña es reducir los niveles de violencia por medio de la movilización ciudadana y la promoción de políticas públicas basadas en la evidencia con la participación activa de los gobiernos, empresarios, medios de comunicación y los ciudadanos.

Estos son los seis principios claves en los que se basa Instinto de Vida para lograr el cumplimiento de  su propuesta:

1) Basada en evidencias. Los recursos y la voluntad política son limitados. Esos activos escasos se deben concentrar en intervenciones que tengan el potencial de tener más éxito, basadas en los más rigurosos datos y análisis de que dispongamos.

2) Resultados. El objetivo va mucho más allá de concienciar al público: se requiere lograr avances reales en la reducción de los homicidios.

3) Participación ciudadana en políticas. La mejor manera de asegurar los cambios culturales es involucrar a la población directamente en la reducción de los homicidios, a través de un mensaje positivo sobre el valor de la vida.

4) Garantía de acceso a la justicia y al debido proceso. Los métodos e intervenciones apropiados para reducir la violencia deben respetar los derechos fundamentales y el acceso a la justicia, en lugar de comprometerlos en nombre de la reducción de los homicidios.

5) La contención de la violencia. Los métodos e intervenciones deben evitar a toda costa la reproducción de la violencia, apostando a un proyecto positivo de transformación de la sociedad que conduzca a la reducción de los homicidios.

6) La protección de los ciudadanos. En el centro de las intervenciones del Estado debe estar la protección de las personas y la concepción de la seguridad como un bien público, que es responsabilidad primaria del Estado y que exige una participación activa de los ciudadanos.

Si desea conocer más acerca de la campaña y sus acciones, le invitamos a leer el documento.