Venezuela celebra el centenario del ilustre arpista Juan Vicente Torrealba

El músico venezolano Juan Vicente Torrealba Pérez nació el 20 de febrero de 1917 en la esquina de Rosario en la ciudad de Caracas, Venezuela. El criollo es reconocido como uno de los mejores arpistas del continente americano y en su carrera artística ha realizado, al menos, 130 discos y ha escrito más de 300 composiciones. Su “Concierto en la llanura” es una de las composiciones venezolanas más conocidas en todo el mundo.

Juan Vicente Torrealba nació en las cercanías del Nuevo Circo de Caracas. Para 1917, esa zona de la capital venezolana aún estaba rodeada de haciendas y grandes espacios de tierra, nada que ver con la fachada arquitectónica que ofrece hoy día la ciudad. La niñez y la adolescencia de Torrealba transcurrieron entre Caracas y Camaguán, estado Guárico. Allí estaba ubicado el hato de su familia, llamado Banco Largo.

En los viajes y largas estadías en aquel hato, Torrealba comenzó a experimentar con la música. Especialmente con los ritmos del llano venezolano. Empezó con la guitarra y recibió clases básicas de arpa otorgadas por las personas que vivían cerca del hato de su familia. A sus 18 años de edad, realizó su primera presentación como guitarrista tocando la melodía de Cuidadito Compay Gallo, la cual fue creada por el cubano Ñico Saquito.

En 1948, Torrealba decide quedarse plenamente en Caracas y consigue trabajo en una empresa de lácteos. Al mismo tiempo tenía presentaciones esporádicas en la emisora de radio del estado, Radio Nacional de Venezuela. Fue allí cuando conoció a la concertista de piano María Luisa Escobar, quien siempre demostró su admiración por Torrealba, a quien incluso llegó a bautizar de “profesor”.

María Luisa Escobar le sugirió a Torrealba cambiar la guitarra por el arpa y luego de semanas de ardua práctica, Juan Vicente Torrealba se había decantado por el arpa y creó su primer sello discográfico para proteger sus composiciones. Así nació Discos Banco Largo y la carrera de Torrealba tomaba otro cariz.

Para los años 60 y 70 Torrealba era conocido en Venezuela, pero más por sus presentaciones que por su difusión en los medios de comunicación. El músico venezolano se había mostrado como simpatizante del dictador Marcos Pérez Jiménez (1953-1958) y eso le había traído problemas con los gobiernos siguientes. Torrealba aseguró sentir que estaban vetando su música y decidió marcharse de Venezuela para abrirse campo en otros países.

Fue así como se moldeó la leyenda de uno de los mejores arpistas del continente. Torrealba dio a conocer su música en México, Cuba, Estados Unidos, entre otros. En 1973 decide estudiar los principios de la música electrónica y busca experimentar y aprender todo lo que pueda sobre distintos géneros para expandir su registro musical. También participó en composiciones de salsa, pasaje y samba.

En 1981 firma su último contrato con la empresa disquera más famosa de Venezuela: Sonográfica. Sin embargo, en 1986 decide retirarse de la música tras sentir que su arte no era suficientemente conocido. Desde ese momento comenzó a experimentar con la pintura y la fotografía.

A pesar de su retiro, el legado de Torrealba es sumamente imponente. El venezolano ha ganado más de 45 condecoraciones, fue designado como una de las personalidades latinoamericanas del siglo XX y en la ciudad mexicana de Xalapa hay una plaza, una calle y un parque con su nombre.

En 2011, la Orquesta Sinfónica Teresa Carreño, dirigida por Gustavo Dudamel, dedicó un homenaje a Torrealba por sus 94 años de edad. Posteriormente, en 2014, Juan Vicente Torrealba recibió el premio Grammy del Consejo Directivo en la ceremonia número 15 del Grammy Latino.

juan-vicente-torrealba

Torrealba ha sido alabado por músicos a nivel mundial, pero también por dignatarios y por personalidades del mundo artístico quienes reconocen al venezolano como un músico necesario y trascendental en la historia del continente americano y de su cultura.

(Visited 55 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply