OPS apoya en “plan de respuesta rápida” al brote de sarampión y difteria en el país

La Organización Panamericana de la Salud, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) apoya al Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) en la implementación del plan de respuesta rápida para la interrupción del brote de sarampión y el control de la difteria en Venezuela.

Investigación, vacunación y laboratorio son las principales áreas de acción que contempla el plan de respuesta rápida, que cuenta con la asesoría de seis consultores internacionales de Inmunizaciones de la OPS/OMS, desplegados –junto a equipos locales del MPPS- en Bolívar, epicentro del brote, y otros estados priorizados, como Anzoátegui, Delta Amacuro, Monagas y Sucre, a fin de crear una barrera que evite o disminuya el riesgo de dispersión del virus del sarampión.

En una primera fase, el plan implicó el abordaje del estado Bolívar, especialmente del municipio Caroní, con la vacunación indiscriminada de la población de 6 meses hasta 10 años de edad y la vacunación selectiva de la población de 11 años en adelante que sean contactos de casos sospechosos o confirmados de sarampión.

Además, se realizaron actividades de capacitación a Médicos Integrales Comunitarios, residentes de hospitales, pediatras y otros que atienden casos sospechosos de sarampión para la notificación oportuna y la búsqueda activa institucional y comunitaria.

La búsqueda activa implica revisar los diagnósticos en los establecimientos de salud y ubicar los que puedan ser compatibles con sarampión; así como la actividad comunitaria, casa a casa, para buscar casos sospechosos y hacer el seguimiento de los contactos y vacunar”, explica Carlos Torres, consultor de Inmunizaciones de OPS/OMS.

Con el objetivo de garantizar que la población esté vacunada y ganarle el paso al virus, el plan de respuesta rápida del MPPS implicará, en una segunda fase, el abordaje de los estados Amazonas, Anzoátegui, Apure, Aragua, Delta Amacuro, Guárico, Monagas y Sucre. Posteriormente se vacunará de forma indiscriminada a la población de 1 a 10 años de los demás estados del país.

En cuanto al control de la difteria, el plan está orientado a vacunar a la población más susceptible: “A los niños entre dos meses y seis años de edad les serán completados sus esquemas con la vacuna pentavalente; mientras que la población de 7 a 15 años recibirá una dosis indiscriminada de toxoide diftérico-tetánico (dT)”, refiere Torres.

Virus importado

La OPS/OMS apoyó en la compra de reactivos para el procesamiento de las muestras y la confirmación de los casos; asimismo gestionó el envío de muestras al laboratorio regional de referencia internacional para la identificación del genoma viral. El resultado permitió confirmar que se trata de un virus importado al continente Americano. “Se trata de un virus que estuvo circulando en otras regiones del mundo; en al menos 12 países de Europa, Asia y Oceanía”, aseguró Torres.

Como parte de las estrategias para la respuesta rápida ante el brote de sarampión, se inició la capacitación para epidemiólogos y residentes de epidemiología del Instituto de Altos Estudios “Arnoldo Gabaldón”. Se trata de 10 profesionales que estarán acompañando las acciones en los estados priorizados, conjuntamente con los responsables estaduales de inmunizaciones del MPPS y los consultores de OPS/OMS.

También se capacitaron a 40 profesionales del nivel central de MPPS, de la Dirección del Programa Ampliado de Inmunizaciones y Vigilancia Epidemiológica, los cuales estarán asignados a los diferentes estados para apoyar en la implementación de las acciones del plan.

Asimismo se formaron a los equipos de respuesta rápida regionales en los estados abordados. A la fecha se han capacitado profesionales, técnicos y personal operativo de los 13 municipios de Monagas, 21 municipios de Anzoátegui, 15 municipios de Sucre y cuatro municipios de Delta Amacuro. El equipo del MPPS que fue capacitado se trasladará al resto del país para acompañar las acciones de vacunación y vigilancia, dos estrategias principales que harán posible la interrupción del brote.

El plan de respuesta rápida está diseñado para que el país pueda interrumpir la circulación del sarampión antes de que se cumpla un año desde la identificación del primer caso y de esa manera preservar el estatus de país y región libre de sarampión endémico.