La rutina carcelaria que reveló la tragedia de Policarabobo: Hacinamiento, extorsión y mafias

Tal como advirtieron los especialistas en materia penitenciaria, los centros de detención preventiva se convirtieron en las nuevas cárceles de Venezuela. Hacinamiento, extorsión a presos, privilegios entre privados de libertad, sede operativa de delitos, mafias para comercio ilegal y transgresión de la normativa, ahora son propio de sedes policiales .

Todo el cóctel de la crisis carcelaria que Iris Varela prometió erradicar como ministra para Servicios Penitenciarios, ahora lo padecen todas las comisarías policiales, donde los detenidos solo deberían permanecer 72 horas.

Lea más en: Hacinamiento llega a 280% en centros de detención preventiva

El motín e incendio de la comandancia principal de la Policía de Carabobo puso en evidencia el inframundo en el que conviven uniformados, detenidos, familiares de detenidos y hasta vecinos, pues estas sedes policiales suelen estar rodeadas de zonas residenciales.

En la avenida Navas Espinola de Valencia el miércoles, 28 de marzo, los vecinos no dieron importancia a las detonaciones que provenían de la comisaría a las 7:00 am. “Otra vez”, dijeron, mientras despertaban en sus viviendas. Una hora más tarde, les extrañó que se siguieran escuchando disparos. Sabían que eran tiros, pero el sonido era diferente, “como si le pegaran a latas”. Finalmente, a las 8:30 am, el humo terminó por alertarlos. “Era un olor a plástico quemado pero también a carne quemada”, indicaron testigos a Efecto Cocuyo.

Lea más en: 66% de la población recluida resultó afectada por motín e incendio de Policarabobo

La “rutina”

En la comisaría de Policarabobo en Valencia había cerca de 300 detenidos, entre los “comunes”, los “manchados” y los “polipresos”. Cada uno tenía su espacio, sus reglas y sus beneficios.

Según los testimonios recogidos por Efecto Cocuyo el jueves, 29 de marzo, en la comandancia policial, los detenidos a los que se les conocía como “comunes” habitaban el ala este de la sede en al menos 10 celdas, donde permanecían de 20 a 30 hombres. Si este cálculo es real, serían aproximadamente 200 a 300 privados de libertad.

“Tenían un espacio pequeñito en la jaula para hacer sus necesidades. Nunca los dejaban salir al patio”, denunció una mujer, madre de un detenido.

Esa área de la comandancia se conocía entre familiares y presos como “el mundo del malandreo”. Allí también se encontraba “El Carro”, el grupo de detenidos privilegiados que obtenían beneficios a costa de la extorsión a policías y otros reclusos. Como en las cárceles, había un pran al que se le debía cancelar 20.000 bolívares semanales para que el interno pudiera tener mayor seguridad y opción a una colchoneta.

Dicen los familiares que con ese dinero, “El Carro” pagaba a los policías para que se les pasara comida, bebidas alcohólicas, celulares y otros enseres prohibidos. “Hasta fiesta hacían, pero desde hace un año ya las eliminaron”, indicaron. Nadie se atrevió a mencionar quién era el líder del grupo.

Lea también: Nuevo método de extorsión es realizado desde comisarías policiales y vía telefónica

Del lado oeste de la comisaría, hacia la parte norte, estaba el espacio donde tenían recluidos a los policías que infringieron la ley. De forma extraoficial se conoció que serían 130 hombres. Parientes y detenidos los llaman “polipresos“.

“Esos son los ricos, los adinerados. Los que tienen beneficios”, gritaban algunas mujeres con el resentimiento marcado en cada palabra.

El jueves, 29 de marzo, los parientes de este grupo de detenidos danzaban de la comandancia a sus carros con estantes doble puertas, televisores, microondas, aire acondicionado, ventiladores portátiles y bidones de agua.

Luego, aguardaban en silencio en una acera diferente, dentro del cordón policial, que se les informara a dónde serían trasladados. Por lo pronto, los tenían resguardados en el área del gimnasio.

Foto: Saúl Zerpa

Foto: Efecto Cocuyo

El último grupo de detenidos son “Los Manchados“. Se trata de aquellos presos considerados “inferiores” debido a que fueron capturados por violación u homicidio de niños. También se consideraban así a los hombres que dentro de las celdas robaran a sus compañeros o los que no tenían para pagar la “causa” (extorsión): “manchaban la rutina”, en el argot de los privados de libertad.

Estos eran los que a través de tres ventanas, tapiadas con rejas y partes de latón, pegaban gritos hacia la calle pidiendo agua y que algún ser querido se les acercara. Ellos aseguraron a la prensa que los funcionarios policiales les echaron gasolina el miércoles, 28 de marzo, y que había 120 de sus compañeros muertos.

Foto: Saúl Zerpa

El origen de la tragedia

¿Qué pasó en el interior de las celdas? Es una pregunta que tiene múltiples respuestas, pero ningún familiar se atrevió a asegurar alguna con firmeza:

– Una requisa sorpresiva molestó a los detenidos, quienes se revelaron a los policías. Desenfundaron sus armas y se produjo el enfrentamiento.

– Los detenidos protestaron porque la comida que les enviaron sus parientes no se las habían suministrado los policías. Tampoco les llegó el aire acondicionado que sus familiares compraron para ellos.

– Los policías quisieron dar fin a la visita conyugal con pernocta de las mujeres. Por la cual los detenidos tenían que pagar 10.000 bolívares la hora. Los presos se molestaron y se originó el enfrentamiento.

En todas las versiones de presos y familiares, el resultado del incendio fue el mismo: los policías les echaron gasolina y les prendieron fuego.

Ya han pasado 48 horas desde que las llamas causaron la muerte de 68 personas y las lesiones de 98 más. Pese a que en el procedimiento de extinción de las llamas, autopsia de fallecidos, investigación del siniestro y traslado de heridos participaron varias instituciones gubernamentales, ninguna ha presentado un informe final de sus labores.

Foto: Saúl Zerpa

Lea también:

“En la mañana él estaba vivo, lo vi en una foto”, pariente de un reo de Policarabobo fallecido

Motín de Policarabobo es el más grave ocurrido en Venezuela desde 1998

(Visited 238 times, 1 visits today)

Comentarios

¡Suscríbete!