Jardín Botánico pierde casi la totalidad de su colección de plantas acuáticas por falta de agua

Sin agua, el segundo “pulmón de Caracas” se marchita. De las 80 especies de plantas acuáticas que habitan en el vivero del Jardín Botánico de la Universidad Central de Venezuela (UCV), sólo queda 20% por los problemas en el servicio de distribución.

Entre las pérdidas se cuenta una colección de helechos del lago de Maracaibo y una ninfa gigante de Australia.

La Laguna Venezuela podría ser la próxima víctima de la sequía. El lugar que resguarda a la colección más grande de plantas de esta especie en América Latina, según dijo el director del Instituto Experimental Jardín Botánico, el doctor Mauricio Krivoy, está a la mitad de su capacidad total de 1 millón de litros.

Gracias a una campaña de “donantes de agua” que dieron a conocer a través de las redes sociales, se ha podido reponer parte del líquido que se ha evaporado: 250 mil litros.

No obstante, para proteger las especies del calor y procurar su conservación, el personal ha optado por hundirlas completamente en recipientes pequeños dentro del mismo cuerpo de agua.

A las víctimas de los problemas de distribución de agua se suman las palmas que ocupan parte de las 10 hectáreas de áreas visitables del Jardín (cuentan con un total de 70). El paseo de chaguaramos que bordea el paso de automóviles se perdió y las especies que quedan son susceptibles a enfermedades si no se riegan.

Desde su mejor momento, en el año 1994, a la fecha se han secado 100 especies de palmas de la colección que solía ser la más grande de América Latina.

El galeno señaló que la institución solía proveerse de agua gracias a un tanque ubicado cerca de la parroquia San Agustín, próxima a la del Hospital Clínico Universitario (HUC), y de los ductos que provienen del Parque Los Caobos y Plaza Venezuela. Sin embargo, ya no cuentan con aducción de agua directa desde estos dos puntos.

Cuando se prenden las bombas que transportan el agua a ambas instituciones, el HUC tiene prioridad. “Con una hora que nos manden el agua, preservamos las especies”, comentó uno de los especialistas en plantas acuáticas del Jardín Botánico.

Instituto del jardín desvalijado

El director del Instituto lleva cuenta de la cantidad de hurtos hechos al centro de investigación: los cables del sistema de riego (300 metros de 15 mil voltios), los aspersores, los cauchos de los dos vehículos del centro, los bombillos, algunas mangueras y las puertas (y estos son apenas algunos de los que recuerda).

El personal encargado del Herbario Nacional de Venezuela, que tiene archivadas 450 muestras botánicas, tuvo que resguardar los ejemplares en bolsas plásticas con naftalina por la sustracción de los aires acondicionados y parte del cableado de la edificación.

Los problemas de inseguridad, agua y electricidad ha obligado a crear un horario de emergencia para los trabajadores, de ocho de la mañana a doce y media de la tarde.

El doctor Krivoy tuvo que trancar el acceso a uno de los auditorios para evitar que los ladrones entraran. Antes de eso, a un salón de clases cercano le robaron el sistema de acústica.

Fuera de las paredes del Instituto Experimental, la casa en la que solía dormir los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se encargaban de cuidar el Jardín fue totalmente desvalijada. Ni siquiera queda el techo.

Aún con todas las dificultades, el Jardín Botánico se mantiene en pie gracias a la labor de los distintos grupos de voluntarios y a los convenios con centros de investigación afines.

Uno se encarga de recolectar material orgánico e incinerar las especies enfermas, otro se encarga sólo de las plantas xerofíticas, uno de las palmas, otro más de la formación de guías. Además, grupos que practican artes marciales y yoga se acercan en la semana al Jardín para practicar.

“El Jardín Botánico se ha convertido en un territorio neutral, un lugar en el que se reúnen empresarios y el gobierno para salvar el Jardín”, comentó Krivoy. A la fecha cuentan con un grupo de GNB que han logrado disminuir la inseguridad del lugar y se han concretado alianzas con centros de botánica de Estados Unidos.

Aseguró que es posible reforestar, sin embargo no se tomará la iniciativa hasta que sea seguro el abastecimiento de agua para mantener a las especies.

(Visited 769 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!