Hermanas gemelas de 10 meses y con desnutrición severa fallecieron en Valencia

Nacieron con unos escasos minutos de diferencia, pero murieron en días distintos. Unas hermanas gemelas fallecieron en Valencia, estado Carabobo, producto de un paro respiratorio. Las dos niñas, de apenas 10 meses, tenían desnutrición severa y llevaban cinco días con un cuadro de fiebre y vómitos. Ambas murieron en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (Chet), una el 15 de agosto y la otra el 16.

Elminia, madre de las mellizas, llevó a las bebés a un ambulatorio al ver que no mejoraban. De ahí la remitieron al Centro Clínico Negro Primero y, posteriormente, al Hospital Central de Valencia, donde fallecieron. “Estaban tan deshidratadas que era difícil tomarles las vías”, relató Elminia.

La madre no quería ser trasladada al Dr. Enrique Tejera y prefería ser llevada a otro centro por la escasez de medicamentos que atraviesa actualmente el hospital. Tres días pasaron las niñas bajo cuidados intensivos, los cuales Elminia pasó de farmacia en farmacia completando la lista de insumos que le pidieron para las gemelas.

Pese a haber conseguido los medicamentos, las gemelas murieron. A Elminia no se le borra la imagen de lo deteriorada que estaba una de sus hijas. “Estaba muy deshidratada. Tenía los labios tan resecos que se le abrieron y le sangraban”, indicó.

La madre de las niñas señaló a Efecto Cocuyo que alimentó a las niñas con leche materna hasta los siete meses. Después empezó a darles sopas de auyama, ocumo o verduras. También intentó darles leche completa, pero el organismo de las bebés la rechazaba.

Elminia indicó que las hermanas nacieron con bajo peso y con desnutrición debido a que ella no se alimentaba bien. Por falta de recursos, había días en los que hacía una sola comida mientras estaba embarazada. La madre también aseguró que prefería darles de comer a sus otros tres hijos antes de comer ella.

Las proteínas, clave para el desarrollo de las bebés, estuvieron completamente ausentes durante el embarazo de Elminia. “Me decían que comiera pollo, pero solo podía comerlo una vez a la semana o una vez cada 15 días”, lamentó por la falta de recursos.

La desnutrición severa trajo como consecuencia un retraso psicomotor en las gemelas. Pese a que tenían 10 meses, las niñas ni siquiera podían sentarse.

Lea también:

“No comí para dejarle a mis otros hijos”, la desnutrición también pone en riesgo a embarazadas