Control ciudadano afirma que existe permisividad del Estado frente a los colectivos

La ONG Control Ciudadano, afirma haber identificado una serie de características en el funcionamiento de los colectivos armados, que permiten revelar la permisividad del Estado frente a sus actuaciones.

“Después de cotejar testimonios, analizar patrones de conducta, revisar fotografías y videos de la actuación de los llamados colectivos armados, son tan evidentes los modos de actuación, que está claro que el Estado, está permitiendo la actuación de estos grupos criminales”. Señaló Rocío San Miguel, presidente de Control Ciudadano.

La activista agregó que “el Ministerio Público está en la obligación de abrir una investigación que permita desarticular el accionar delictivo de los colectivos armados, que vienen operando de manera permanente en áreas específicas de la ciudad de Caracas, por ejemplo a escasos metros de la propia sede de la Fiscalía, en plena avenida Baralt”.

Para la ONG, es preocupante que los colectivos armados hayan mostrado armas de guerra de manera pública, sin que las Fuerzas Armadas hayan mostrado intenciones de desarticularlas. Control Ciudadano, afirmó que en la Parroquia 23 de enero, al oeste de la ciudad de Caracas, al lado de la sede de la Milicia Nacional Bolivariana y del propio Cuartel de la Montaña, tienen su sede varios de estos colectivos armados.

“Permitir, amparar, propiciar las actividades de colectivos armados es delito, y esto viene ocurriendo de manera continuada, bajo la mirada complaciente de órganos de Estado que tienen el deber legal de actuar”, consideró San Miguel.

La organización no gubernamental, recordó que La Fuerza Armada Nacional tiene atribuido constitucionalmente el control de las armas de la República (Artículo 324 de la Constitución), por tanto tiene la obligación de desarmar a los colectivos armados.

Entre los patrones de conducta que ha precisado Control Ciudadano se encuentran:

  1. Los colectivos armados son formaciones ilegales que apoyan al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Actúan coordinadamente bajo mandos jerárquicos que imparten y cumplen instrucciones.
  2. Utilizan métodos y medios violentos para atacar y dispersar manifestaciones de la oposición, vigilar comunidades, extorsionar pequeños comerciantes, agredir periodistas y líderes opositores.
  3. Se desplazan en motos, en algunos casos van encapuchados, utilizan armas abiertamente y declaran consignas en favor de la llamada “revolución bolivariana”.
  4. Evitan ser identificados y amenazan a quienes los denuncien.
  5. Están entrenados para causar daños a la integridad personal de quienes protestan.
  6. Actúan como provocadores en manifestaciones y protestas, para generar la actuación de la Guardia Nacional Bolivariana, que solo arresta a los manifestantes y nunca a los colectivos armados. También actúan como infiltrados para convertir las protestas pacíficas en violentas.
  7. Seleccionan infraestructuras gubernamentales para quemarlas y destruirlas con la actuación de encapuchados. Dichos ataques son grabados y exhibidos por el gobierno como ataques de la oposición.
  8. Controlan supermercados, panaderías, escuelas y hospitales. En muchos casos deciden quienes en las comunidades reciben bolsas de alimentos u otros beneficios gubernamentales.
  9. Utilizan el terror como método de actuación. En las comunidades donde operan, cobran vacuna e imparten castigos.
  10. Se movilizan a sus anchas en la seguridad de no ser capturados y procesados legalmente por sus delitos.

Control Ciudadano hizo un llamado a los poderes públicos nacionales, que tienen el deber de garantizar la vida e integridad de las personas, brindar seguridad a sus ciudadanos y conservar la paz de la República.

(Visited 11 times, 4 visits today)