Con una bandera y una biblia, dos civiles desafiaron a sus represores en Caracas

Ella fue el miércoles 19 de abril y él lo hizo el jueves 20. Ambos son venezolanos y desafiaron a las fuerzas de seguridad del Estado durante las manifestaciones realizadas en las últimas 12 horas en Caracas. De forma pacífica, una mujer de edad avanzada y un joven llamado Hans Wuerich se plantaron ante las tanquetas de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que bloqueaban el paso de la gente en la autopista Francisco Fajardo y protestaron armados solo con su voluntad.

Primero fue la mujer, quien a la altura de El Recreo se topó con el vehículo conocido como “el rinoceronte” en la movilización del #19A. Con una bandera de Venezuela y una gorra tricolor y rodeada de gases lacrimógenos, se paró frente a la tanqueta e intentó frenar su paso.

La mujer, de pelo corto y canoso, participaba en la marcha de la oposición que salió desde distintos puntos de la ciudad hacia la Defensoría del Pueblo. Cuando los manifestantes intentaron continuar con su paso hacia el centro de Caracas, la GNB los contuvo. Posteriormente, funcionarios se la llevaron en una moto, pero se pudo conocer este jueves que la señora está en libertad.

La animadora de TV Karen Ferreira aseguró en su cuenta de Instagram que la mujer es de origen portugués, vecina de su abuela y que se encuentra a salvo. “Contó que se encomendó a Dios porque sabía que la protegería y que su lucha es por volver a tener el país que consiguió ella y sus padres cuando emigraron de Portugal“, escribió.

Muchos calificaron la acción de la mujer de “valiente” y “heroica”. Otros la compararon con  aquella histórica escena capturada en una foto en la que se ve a un joven chino que se planta  frente a unos tanques en Beijing, luego que ese mismo día, 5 de junio de 1989, numerosos estudiantes murieran durante una protesta en la plaza de Tiananmen.

Hans Wuerich es el nombre del joven que desafió a las fuerzas de seguridad del Estado en la convocatoria fijada para este #20A. Tras no poder llegar a la Defensoría del Pueblo el día de ayer, la dirigencia opositora volvió a movilizarse hacia el mismo sitio y desde los mismos puntos este jueves.

Con el cuerpo desnudo, Wuerich solo llevaba consigo un bolso cruzado, medias y zapatos deportivos. En la mano cargaba una biblia cuando se plantó pacíficamente ante los funcionarios. “Quédense ahí y no lancen más bombas“, dijo el muchacho a los efectivos. También se subió a la tanqueta y, desde abajo, los efectivos le dispararon perdigones.

“¡Bájate, bájate!”, gritaban los uniformados al joven de la Universidad Santa María.

Fotos principales: Manaure Quintero (izquierda), Donaldo Barros.

(Visited 41 times, 17 visits today)