Sin consenso "elección" de nuevo Presidente de la República desde la AN - Efecto Cocuyo

Sin consenso “elección” de nuevo Presidente de la República desde la AN

Sin consenso. Se acerca el 10 de enero de 2019 y las fracciones parlamentarias aún no acuerdan si designar o no a un nuevo Presidente de la República ante la “usurpación de funciones” en la que –aseguran- incurrirá Nicolás Maduro a partir de esta fecha.

Más de 40 países señalaron que desconocerán al dirigente oficialista como jefe de Estado porque califican el proceso electoral del 20 de mayo de ilegítimo y antidemocrático.

Conozca las reacciones de los países que rechazan elecciones de Venezuela

En medio del cuestionamiento nacional e internacional que recae sobre Maduro, surge el planteamiento que actualmente divide a los diputados, según el cual, el presidente del Parlamento debe asumir la jefatura de Estado y convocar presidenciales en 30 días.

Presidencia de la República quedará vacante el 10 de enero, según Gustavo Linares Benzo

Para la parlamentaria y diputada por el estado Monagas, María Gabriela Hernández (Primero Justicia) “la Asamblea Nacional no tiene competencia para nombrar un nuevo Presidente” en 2019 porque no se producirá una falta absoluta, sino una “usurpación de funciones”.

“Tendría competencia para iniciar un proceso de transición para que conforme el artículo 333 constitucional se elaboren instrumentos que nos permitan convocar al pueblo a una elección presidencial con un voto libre, manual, erradicando los controles sociales de la tiranía”, señala.

El artículo 333 establece:

“Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.

Las elecciones que plantea la abogada no serían controladas por el actual Consejo Nacional Electoral (CNE) ante la evidente parcialidad política que tienen las rectoras principales con el Poder Ejecutivo.

Para darle legitimidad a estas elecciones, Hernández sostiene que “tienen que ser muy concertadas con la comunidad internacional, los factores políticos internos y la sociedad venezolana”.

“Tenemos el artículo 350 que prepara el camino de la desobediencia civil, ahora toca accionar dentro del 333 con instrumentos legislativos para hacer que un órgano pueda llevar a cabo unas elecciones con respeto al secreto del voto y que garanticen la participación de todos los partidos”, argumenta.

Pero la diputada y abogada Tamara Adrián (Voluntad Popular) considera que sí están dadas las condiciones para que el presidente de la AN supla el “vacío constitucional” del 10 de enero de 2019. “Si una persona usurpa funciones hay que considerar que hay un vacío”, señala.

“La necesidad de tomar una acción frente a la evidente usurpación de funciones presidenciales es uno de los puntos en los cuales debe haber un acuerdo perfecto. Cualquier Gobierno de transición tiene que ser de unidad y promover la participación de todos los sectores”, afirma.

El parlamentario Freddy Superlano (Voluntad Popular) difiere de este planteamiento. “No hay vacío de poder porque ellos ejercen el poder por la fuerza y el 10 de enero se concreta la usurpación de un Gobierno de facto. Mientras este vacío no exista tenemos que tomar otra medida”, opina.

Nadie puede usurpar la Presidencia de la República ni Maduro ni el Parlamento (…) No tiene sentido que explotemos un petardo que suene y después se apague”, responde Luis Florido exmilitante de VP (independiente).

El diputado insiste en que el nuevo Presidente debe ser producto de elecciones libres y transparentes.

“Este es un tema que aún no se ha discutido entre los parlamentarios, pero los hechos ciertos son que el 20 de mayo no hubo una elección; la comunidad internacional no va a reconocer al gobierno de Maduro y en Venezuela tiene que producirse un evento electoral con condiciones adecuadas para dirimir la Presidencia de la República”, señala.

Sin consenso parlamentario

En las filas de Acción Democrática tampoco consideran conveniente designar un jefe de Estado paralelo desde el Poder Legislativo.

“Si la estrategia es que la Asamblea Nacional se convierta en el espacio de la transición en Venezuela no creo que debería delegar su función. Podemos conducir una transición en Venezuela dentro de un proceso que nos lleve a elecciones generales”, responde el parlamentario (AD), Williams Dávila.

Agrega que el tema no se ha discutido entre las distintas fracciones parlamentarias. “Estamos en presencia de una situación de hecho en la que Maduro se va a juramentar en la espuria Asamblea Constituyente y eso es un vacío constitucional que tiene que ser suplido de acuerdo con los términos establecidos en la Constitución. Entraremos en una situación que debe ser resuelta por todos unidos y se debe evitar el dibujo libre”, concluye.

El 5 de enero de 2019 la presidencia de la Asamblea Nacional será asumida por el partido Voluntad Popular. El nombre que más suena es el de Juan Guaidó como nueva cabeza de este poder público.

Los nombres de Edgar Zambrano (AD) y de Stalin González (UNT) también están sobre la mesa como primero y segundo vicepresidente del Poder Legislativo.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!