Maduro gana con la abstención histórica más alta en comicios presidenciales

El presidente de la República reelecto Nicolás Maduro se convirtió esta noche en el mandatario venezolano que llega a ser jefe de Estado con la abstención más alta en la historia de los comicios presidenciales en Venezuela, desde el inicio de la democracia en el país en 1958 y con una menor cantidad de votos que los que él mismo obtuvo en el año 2013.

Tras darse a conocer el primer boletín con los resultados de las elecciones de este domingo 20 de mayo, cuando la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) Tibisay Lucena, informó que el candidato a la reelección obtuvo 5 millones 823 mil 728 votos, también señaló que la participación de los electores venezolanos no superó el 50%.

La misma rectora dijo que con el 92,6% de transmisión de las actas, la participación fue de 46% con una proyección de 48%, por los datos faltantes. Es decir, que de los 20 millones 526 mil 978 votantes convocados, la mitad del electorado no acudió a los centros de votación. Poco después de las 10:00 pm, Lucena detalló que habían participado 8 millones 603 mil 936 votantes.

Esto contrasta con los últimos 20 años, cuando la participación de los venezolanos en procesos electorales presidenciales siempre ha sido alta, al tener un sistema de Gobierno en el que la figura del Jefe de Estado es quien lleva el peso principal de la administración de las funciones ejecutivas del Estado.

Cuando Hugo Chávez llegó al poder en diciembre de 1998, alcanzó el apoyo del 56,20% de los electores que participaron en el proceso para un total de 3 millones 673 mil 685 votos; su principal rival, Henrique Salas Römer, exgobernador del estado Carabobo, logró 2 millones 613 mil 161 votos (39,97%), de una población electoral de 11 millones 13 mil 20 sufragantes.

La abstención en esa primera elección se ubicó en 36,55 %; lo que indica que hubo una participación de 63,45% de los venezolanos.

Después de la reforma de la Constitución y aprobación de la nueva Carta Magna en el año de 1999, se convocaron a las megaelecciones del año 2000, en las que nuevamente Chávez resultó vencedor y fue en este proceso, de los cuatro presidenciales que participó el líder de la llamada revolución bolivariana, cuando logró el menor apoyo del electorado.

Se midió ante Francisco Arias Cárdenas, al que le ganó con holgura, pero solo participó 56,31% de los electores y la abstención fue de 43,69%. Chávez logró 3 millones 757 mil 733 votos para 59,76% y Arias Cárdenas 2 millones 359 mil 459 (37,52%).

En el 2006 en sus terceras elecciones, Chávez alcanzó la mayor diferencia ante un candidato opositor. Lo hizo ante el zuliano Manuel Rosales, exgobernador del Zulia. El fundador del chavismo sumó 7 millones 309 mil 80 sufragios que significaron 62,84% a su favor; en tanto que su contrincante llegó a 4 millones 292 mil 466 votos (36,9%). La abstención entonces bajó incluso al compararla con el año 1999 y fue de 25,3 %.

La oposición venía además de no participar en las elecciones parlamentarias del año 2005, tras un año antes haber denunciado fraude en el referendo revocatorio del año 2004 en el que Chávez derrotó a la disidencia.

La menor abstención

En octubre de 2012, en los últimos comicios antes de su fallecimiento, Chávez se impuso al aspirante de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el entonces gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski.

El mandatario, que no pudo ni siquiera asumir el cargo en enero de 2013 como manda la Constitución, obtuvo 8 millones 191 mil 132 votos (55,07%), mientras que su rival acortó la brecha, pues con sus 6 millones 591 mil 304 (44,31%) marcó el margen más alto en porcentaje que obtuvo un opositor ante Hugo Chávez.

La abstención también fue la más baja desde que el militar apareció en la escena política, ya que para un padrón de 18.903.937 venezolanos, votó el 80,49% de los inscritos en el Registro Electoral y solo dejaron de participar 19,51% de los sufragantes.

Maduro casi pierde

Tras la muerte del líder de la revolución bolivariana, en los comicios presidenciales de 2013, su sucesor Nicolás Maduro ganó por un margen mínimo. En aquel momento triunfó por una diferencia de 223 mil 599  votos. Lo apoyaron 7 millones 587 mil 579 (50,61%) votantes, mientras que a Capriles Radonski le dieron el respaldo 7.363.980 (49,12%) electores. La abstención subió un poco y fue de 20,32%.

A partir de entonces, el chavismo comenzó a perder la simpatía electoral, lo que quedó demostrado en diciembre de 2015, cuando en las elecciones parlamentarias perdieron la mayoría de la Asamblea Nacional que detentaban desde hacía una década; y de 167 diputados, apenas sumaron 55 y contaron nada más que con el 40,91% de los electores. En estos comicios de carácter nacional la abstención se ubicó en 25,83%.

Las elecciones nacionales más recientes que registra el Poder Electoral fueron los de la Asamblea Nacional Constituyente en 2017, en las que no participó la oposición y cuyos resultados los cuestionó hasta la empresa proveedora del sistema tecnológico al Consejo Nacional Electoral, Smarmatic, que habló de alteración de las cifras publicadas.

Pese a ello, el CNE  aseguró que la participación oficial fue de 41,53% del censo electoral; es decir, un total de 8.089.329 votantes. 

Al compararse los comicios presidenciales de 2013 con los de 2018, Nicolás Maduro en cinco años perdió 1 millón 763 mil 851 votos. Esto pese a tener una diferencia mayor en porcentaje frente a Henri Falcón.

Antes del chavismo

En las elecciones presidenciales de 1958, la abstención fue de apenas 6,58 %, con el triunfo de Rómulo Betancourt (AD). En 1963 subió a 7,79 %, cuando se impuso Raúl Leoni (AD). Pero para 1968, en el triunfo de Rafael Caldera, se registró una abstención de apenas 3,27%.

Cinco años más tarde, en 1973 cuando AD volvió al poder con Carlos Andrés Pérez, la abstención se mantuvo al alcanzar 3,48 %. Sin embargo en 1978 dio un salto para llegar a 12,45 % y el presidente fue Luis Herrera Campins (Copei).

Con Jaime Lusinchi de presidente en 1983, no participó  12,25 % del electorado. Al retornar Pérez a Miraflores en 1988 fue de 18,08 % y en 1994, tras la crisis del Caracazo, los dos intentos de golpe de Estado contra Pérez y su destitución, Rafael Caldera ganó, pero 39,84 % de los venezolanos no votaron.

Lea también:

Henri Falcón desconoce proceso electoral por irregularidades

Foto: EFE/Cristian Hernández

(Visited 4.877 times, 2 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!