A 20 años del triunfo de Chávez, Venezuela está en la misma encrucijada de 1998 según analistas - Efecto Cocuyo

A 20 años del triunfo de Chávez, Venezuela está en la misma encrucijada de 1998 según analistas

El 6 de diciembre de 1998 los venezolanos decidieron romper con el sistema político vigente y eligieron Presidente de la República a Hugo Chávez. El mensaje de cambio y acabar con la pobreza, las desigualdades en la distribución de la riqueza y comenzar una nueva forma de hacer política, llevaron al militar que lideró el golpe de Estado de 1992 a Miraflores.

Pero 20 años después los venezolanos están en la misma encrucijada. Así lo analizan las politólogas Mariana Bacalao y María Puerta Riera.

“El deseo de cambio en 1998 en sí era positivo, pero en ese caso el liderazgo y quienes tomaron el timón, llevaron esos deseos de cambio hacia pasar factura y a la destrucción“, recordó Bacalao sobre lo que ocurrió desde un principio con el ascenso del chavismo al poder.

Para ella, se perdió una gran oportunidad de lograr los cambios, porque pese al clima favorable y las esperanzas de los venezolanos, empujadas por las condiciones económicas adversas, nada de eso se alcanzó.

“Era como un camino en el que estabas parado en una encrucijada. Y Chávez llevó el camino por donde no era. Se perdió la oportunidad de llevar a Venezuela hacia el camino del progreso. Lo que hoy estamos viviendo es la tragedia, el saqueo del país”, afirmó.

Puerta Riera coincide en que aun cuando Chávez llegó cimentado en acabar con la clase política dominante de entonces, lo hizo para aplicar un modelo que superó las debilidades del clientelismo político que heredó en 1998.

“El cambio no fue para superar las debilidades del modelo de Punto Fijo, sino para acentuar los defectos de una democracia clientelar. Cambiamos un sistema clientelar por otro, más opresivo, y basado en el revanchismo y la ruptura”, sostuvo.

El 6 de diciembre de 1998 Chávez obtuvo la Presidencia de la República. Dos meses después juró el cargo sobre “la moribunda” Constitución de 1961 y ordenó convocar una Asamblea Nacional Constituyente que cambió los poderes públicos en el país.

Su discurso de inclusión, de darle “poder al pueblo”, caló. A partir del año 2000 y cimentado en su carisma, los altos precios del petróleo y el control de las instituciones, se mantuvo en el poder hasta su fallecimiento en marzo de 2013.

En este lapso, para Puerta Riera, ni venezolanos en general ni la clase política han avanzado. Por el contrario, considera que ha habido una involución. “No aprendimos la lección porque nuestra cultura política no nos ha permitido trascender el mito de la Venezuela rica, que con petróleo, se puede superar cualquier crisis”, resaltó.

Para ella lo que está en juego, en riesgo y en crisis, no se trata solo de una situación política o económica. “Nuestra crisis no es solo económica o política, es moral, son nuestros valores los que están en crisis”.

Bacalao dijo que no solo Venezuela sino en otros países de América, este tipo de líderes llega al poder para aferrarse a él a toda costa.  “Se trata de grupos que utilizan los modelos democráticos para hacerse con el poder y desde allí desmantelarlo”, mencionó.

En el caso venezolano se basó en el discurso de la inclusión, la justicia social y el ciudadano como protagonista. Pero en todo este tiempo ha sucedido lo contrario.

Ciudadano que no importa

“Es palpable que el ciudadano son lo menos que importa, son más que letra muerta los derechos sociales. Cuando se sufre lo que vive el venezolano actualmente de lo que está pendiente el Gobierno es de seguir en el poder. Este es un momento de enorme fractura y no conseguir la manera de articularse en objetivos comunes nos mantienen en esta inercia”.

Puerta Riera consideró que mientras la oposición esté atomizada el chavismo continuará con su modelo. Solo se logrará si pueden “ponerse de acuerdo, organizarse, retomar el proceso de formación social, hacer política por la vía tradicional, reagruparse”. Pero además no excluir al chavismo y pensar que la solución es volver a lo que se tenía en 1998.

“Si la oposición se reagrupa, y logra articular una hoja de ruta, eso le pondría al chavismo las cosas más difíciles. No hay salida inmediata, pero hay que generar política, de adversario”, manifestó.

Bacalao también pide que un mea culpa en el que todos asuman la responsabilidad del por qué se llegó a este momento, porque solo así se pasará de la idea de reconstrucción a materializarla.

“Hay una necesidad de una Venezuela distinta, de ser distintos en positivo. Hay un tema muy importante que es el tema de la reconstrucción. Hay que ser conscientes no se puede reconstruir hasta que se produzca el cambio necesario. Es parte de la madurez que nos falta. Estamos en un momento de negación, como si no pudiéramos mas con el horror, del peso de lo que nos han quitado”.

20 años y chavismo desdibujado

Y sobre el chavismo, dijo que las apetencias del poder hicieron que ese proyecto se desdibujara, se convirtieran en el arquetipo del tirano, al que solo le importa continuar detentando el poder.

“En el fondo está planteada una lucha de valores, de haber sido devorado por ambiciones, tentaciones, cebados por lo que significa el poder. Desde una incapacidad para regularse y ponerse límites. Encarnan el arquetipo del tirano, del mal rey que ya no tiene sentido de responsabilidad ni protección mínimo por la gente que representan”, recalcó.

Puerta Riera añadió que solo cuando se logre “un proceso colectivo, donde todas las diferencias se encuentren en un modelo de país que permita superar la crisis. No podemos excluir a nadie, ni siquiera al chavismo. Pero esa es la categoría social del problema”.

Foto: VTV

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!