¿Quién da más por el dinosaurio? - Efecto Cocuyo

¿Quién da más por el dinosaurio?

Fosiles de dinosaurios
Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Profesor-Investigador Universidad Central de Venezuela • Miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat • Editor de la Revista Catálisis • Presidente (H) de la Sociedad Venezolana de Catálisis.

Los fósiles son siempre la atracción principal en los museos de historia natural y no es difícil entender el por qué. Grandes, feroces y de millones de años, inspiran más asombro que cualquier otra criatura en la historia del planeta. Los dinosaurios están en las noticias en estos días, pero no por las razones adecuadas. Mientras los paleontólogos están haciendo descubrimientos innovadores, su trabajo a menudo se ve eclipsado por la indignación de que otro fósil haya sido subastado al mejor postor.

En la sala de ventas de la casa de subastas Christie’s en Londres, los compradores se apiñan para ver, no obras de arte, muebles antiguos o joyas, sino fósiles de una época tan lejana en el pasado que es difícil de comprender. Hay cuernos de Triceratops, dientes de T. rex y la cola de un dinosaurio con pico de pato de hace 66 millones de años. La controversia más reciente involucra a un raro “bebé” de Tiranosaurio rex listado en eBay por más de 2,9 millones de dólares. El mismo proveedor también enumera en su sitio web un esqueleto de triceratops “auténtico” por 890.000 dólares.

Los postores de lugares lejanos se unen a la subasta en línea y los murmullos de emoción aumentan a medida que la sala muestra diapositivas de tesoros paleontológicos, de dientes negros como el petróleo de un Megalodon, un tiburón prehistórico gigante, huevos de saurópodos o libélulas fosilizadas.

Los paleontólogos están pidiendo que se detenga en todo el mundo la venta de fósiles de dinosaurios. El mercado en auge para los especímenes, impulsado por su popularidad entre los coleccionistas privados adinerados, incluidas las estrellas de Hollywood, está elevando los precios y poniéndolos fuera del alcance de museos y científicos. Dichas ventas son motivo de preocupación para la comunidad científica, que temen que los altos precios pagados por los coleccionistas privados pongan los especímenes fuera de su alcance. Los nuevos modelos sobre la historia de la vida en la Tierra, no se pueden probar a menos que se tenga fácil acceso a la evidencia material. Por esa razón, la mayoría de las revistas académicas se niegan a publicar investigaciones sobre especímenes que no se encuentran en depósitos públicos.

La semana pasada, la revista ARTnews señaló que el creciente interés por los restos prehistóricos se lo podemos agradecer a Jurassic Park (1993-2001). Alcanzando el mayor interés en 1997, solo unos meses después del lanzamiento de The Lost World, cuando un T. rex de 12 m de largo llamado Sue, fue vendido en Sotheby’s por un récord de 8,36 millones de dólares al Field Museum en Chicago, quienes pudieron comprarlo gracias al patrocinio privado.

Algunos de los especímenes más notables en la historia de la ciencia fueron encontrados por coleccionistas independientes. A principios del siglo XIX, Mary Anning buscó los restos de criaturas extintas en los acantilados expuestos cerca de su casa en el balneario inglés de Lyme Regis. En 1823, descubrió el primer plesiosaurio conocido por la ciencia y lo vendió al duque de Buckingham por 100 libras. Precios como estos indujeron a muchas más personas a probar suerte buscando fósiles.

Los coleccionistas emprendedores aprendieron rápidamente que los fósiles novedosos, completos y visualmente cautivadores podrían generar ganancias, impulsando a algunos vendedores ambulantes a combinar diferentes fósiles en un conjunto más impresionante. Por otra parte, los coleccionistas comerciales argumentan que los fósiles que quedan en el suelo eventualmente se perderían debido a la erosión y que los museos difícilmente pueden permitirse el lujo de recolectar cada espécimen. Al dar a los coleccionistas privados un incentivo para recorrer el paisaje y desenterrar estas criaturas notables, el mercado de dinosaurios asegura que haya más de ellos disponibles para el escrutinio público.

La historia sugiere otra razón más perniciosa por la que deberíamos estar preocupados por el mercado de los dinosaurios: la amenaza que representa el engaño comercial. Tales fraudes eran notoriamente difíciles de detectar y, a fines del siglo XIX, los museos respondieron adquiriendo sus especímenes directamente a través de las expediciones científicas. Por un tiempo, todo esto eliminó el comercio de fósiles. Pero hoy, a medida que coleccionistas privados como Leonardo DiCaprio, Russell Crowe y Nicolás Cage han comenzado a competir por quién posee el dinosaurio más grande y completo, el mercado de los fósiles ha vuelto a la vida y el viejo problema del fraude ha vuelto con él.

A finales de la década de 1990, un museo de dinosaurios en Utah (EE. UU.) compró un fósil espectacular llamado Archaeoraptor. Esta criatura fue anunciada como un eslabón perdido entre los dinosaurios y las aves modernas, causando una sensación internacional. Sin embargo, casi inmediatamente después de que National Geographic lo mostrara con gran fanfarria, el fósil se reveló como falso, hecho combinando los huesos de un pájaro primitivo con los de un dinosaurio no volador.

Dinosaurios al mejor postor

El problema es especialmente grave en China, donde los agricultores de las zonas rurales empobrecidas a menudo venden especímenes para ganarse la vida. Según el renombrado Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados en Beijing, hasta el 80% de todos los reptiles marinos que se exhiben en los museos chinos han sido alterados o combinados artificialmente en algún grado.

Al erosionar nuestra confianza en estos valiosos objetos de conocimiento, los comerciantes de muestras fósiles socavan los fundamentos materiales de la investigación científica. Si quieren disipar las preocupaciones de la comunidad académica, deben formar equipos con investigadores y donar los fósiles científicamente significativos, mientras permanece bajo tierra, a museos públicos para que los paleontólogos puedan estar seguros de que los hallazgos no se alteren durante ni después de su excavación. El contexto geológico es otra cosa a considerar. La roca en la que se encuentra un fósil es tan importante como el fósil mismo. Para saber qué edad tiene un espécimen o cómo se ve su entorno, necesitamos saber exactamente de dónde vino. Los compradores privados de fósiles no serían capaces de proporcionar esta valiosa información.

Hasta que no se establezcan acuerdos, los posibles compradores deberían pensarlo dos veces antes de adquirir un “dinosaurio espectacular”. A fin de cuentas, los fósiles no son como las obras de arte: no fueron creados para ser objetos de colección de alto precio, son restos del pasado que son valiosos para todos nosotros.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Foto: Revista Selecciones (México)

Del mismo autor

Implantes para potenciar nuestros sentidos

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!