Universidades privadas amplían fuentes de ingreso para enfrentar la hiperinflación

Universidades privadas amplían fuentes de ingreso para enfrentar la hiperinflación

Universidades privadas-Unimet-UMA

Tener “más de un frente” es la estrategia que aplican las universidades privadas en el país para no sucumbir ante la hiperinflación y los recurrentes aumentos de salario mínimo. Si bien su principal ingreso es por el cobro de matrícula a los estudiantes, ahora deben diversificar aún más las fuentes de recursos para gastos de nómina y mantenimiento.

El rector de la Universidad Monteávila (UMA), Francisco Febres-Cordero, precisa que más que aumentos les ha tocado aplicar ajustes y que estos no se fijan “a simple voluntad”. Explica que para fijar las tarifas el vicerrectorado académico realiza una propuesta al Consejo Universitario (UC) que, a su vez, la eleva al Consejo Superior y posteriormente es expuesto a los estudiantes y sus familias.

“Al principio teníamos un presupuesto anual. Luego se convirtió en semestral, trimestral y, en un país donde es imposible hacer planes por la hiperinflación, terminamos con un presupuesto mensual”, señala.

Entre las maniobras que aplica la UMA está el desarrollo de actividades de extensión “que sean sustentables y generen un ingreso a la universidad y a los entes que las organizan”, como por ejemplo la realización de diplomados. También apuestan a las contribuciones que se puedan realizar desde la empresa privada a través de programas de responsabilidad social. 

Alianzas y exalumnos

Esta estrategia se replica en la Universidad Metropolitana (Unimet). Su máxima autoridad, Benjamín Sharifker, ratificó que el costo más importante de la casa de estudios es su personal, por lo que deben aplicar mecanismos que les permitan atenderlo y retenerlo, en un contexto donde la diáspora se ha registrado en todas las categorías.

Calculó que tras el anuncio del aumento de salario mínimo que realizó el gobernante Nicolás Maduro el pasado lunes, 14 de enero, la matrícula se deberá incrementar en alrededor del 100%. No obstante indicó que las estructuras de costos han cambiado mucho y pese a las dificultades se esfuerzan en aumentar el número de becarios.

“El mayor beneficiario de la educación es la propiedad social” dijo y consideró que por esta razón hay muchas empresas y particulares que se comprometen a establecer alianzas con las universidades privadas para mantenerlas en funcionamiento y ofrecer donaciones o becas a los estudiantes.

Otra fuente de recursos en la que ambas universidades privadas hallaron una contribución valiosa es, precisamente, en el fruto de sus esfuerzos: Los egresados. Las autoridades celebran cómo ese sentido de pertenencia con las instituciones ha generado esos gestos de solidaridad.

Foto: Referencial

Lea también: 

Padres a la expectativa por ajuste de mensualidad tras aumento salarial

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!