Reunión entre Gobierno y acreedores para refinanciar la deuda terminó sin acuerdos

Sin acuerdos. A pesar de que la convocatoria del presidente Nicolás Maduro para “refinanciar y reestructurar” la deuda externa fue hecha hace más de una semana, la primera reunión entre los acreedores y el Gobierno de Venezuela resultó breve, con escasa asistencia y sin decisiones concluyentes, según informaron a través de las redes sociales varios periodistas que cubrían el encuentro en los alrededores del Palacio de Miraflores.

“La reunión entre inversionistas y negociadores por Venezuela sobre restructuración de deuda finalizo sin acuerdo concreto”, informó la periodista Marianna Párraga, de la agencia de noticias Reuters.

De acuerdo a la versión que algunos inversionistas indicaron a Bloomberg, el encuentro solo duró 30 minutos y se leyó un comunicado en el que el Gobierno nacional alegaba que la demora en los pagos de la deuda era causada por las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos a distintos funcionarios venezolanos; además de la prohibición a las instituciones y ciudadanos norteamericanas de participar en la compra y venta de bonos emitidos por la República Bolivariana de Venezuela y la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa)

Sin embargo, a pesar de las dificultades que justifican para hacer las transacciones, los representantes del Estado venezolano confirmaron que no dejarán de pagar sus compromisos externos.

La reunión tuvo lugar en el Palacio Blanco, frente a Miraflores, y contó con la asistencia de un centenar de representantes de acreedores -entre más de 400 que habían confirmado- de la deuda externa de Venezuela, según comentaron dos testigos a Reuters.

Muchos de los inversionistas asistentes permanecieron en un salón anexo a la reunión, pues el vicepresidente Tareck El Aissami y el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, sancionados por Estados Unidos, estaban presentes y los acreedores evitaron reunirse con ellos para no caer en “la lista negra” del Gobierno de Donald Trump que prohibió los acercamientos para realizar transacciones con funcionarios venezolanos amonestados.

El pasado 12 de noviembre, durante la emisión de su programa dominical,  Maduro expresó que 414 inversionistas habían confirmado su participación, entre los cuales “hay banca norteamericana, europea, asiática y venezolana”.

Una deuda billonaria

Según Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, la deuda externa de Venezuela se ubica en al menos 150.000 millones de dólares. De ese monto, alrededor de 70 billones de dólares están pendientes por pagos de bonos, como títulos de deuda emitidos por el Gobierno y Pdvsa, y el restante incluye préstamos y servicios recibidos por países como Rusia y China.

Asimismo, el Gobierno debe pagar poco más de 9.000 millones de dólares en servicios de deuda para el año 2018.

El 2 de noviembre, día en el cual el Jefe de Estado ordenó la reestructuración y refinanciamiento, se debía pagar un monto de 1.169 millones de dólares correspondientes al pago del bono PdvsaN2017, pero no fue si no hasta el 9 de noviembre que los acreedores recibieron el pago.

Por ello, estos acreedores solicitóaron a la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (Isda) evaluar si la estatal petrolera había incurrido en incumplimiento de pago, pero se espera que la decisión al respecto se conozca el próximo martes 14 de noviembre.

Con información de Reuters y Bloomberg