Las claves del “default” de Corpoelec

Aunque el  incumplimiento en el pago de los compromisos de la Corporación Eléctrica Nacional de Venezuela (Corpoelec) no tiene impacto real sobre la deuda en bonos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) o de la República, para muchos es un primer indicio de lo que pudiera seguir pasar de ahora en adelante en materia económica, con la deuda externa de las empresas públicas venezolanas.

A raíz de los anuncios del presidente Nicolás Maduro de refinanciarla las expectativas, tanto a lo interno como a lo externo, han crecido. Pero, ¿qué pasó con los bonos de Corpoelec? ¿En qué se traduce ese default?

-La empresa Wilmington Trust alertó, este viernes 10 de noviembre, sobre la incapacidad de pago de Corpoelec de los intereses del bono Elecar 2018, que vencían el 9 de noviembre.

-Al día siguiente, a través de su cuenta de Twitter, la compañía venezolana lo desmintió: “Transferidos a las instituciones financieras el 08/11, los recursos correspondientes al pago EDC2018 (8,5% Notes due 2018)”, decía un único mensaje en la red social. Alegan que cambios en la operatividad han afectado las transacciones.

-Corpoelec debía pagar 28 millones de dólares por intereses (8,5%) correspondientes a la emisión de esos bonos, que se calculan sobre la base de 650 millones de dólares.

-De acuerdo con la economista Tamara Herrera, la mala programación de la Tesorería nacional, la lentitud en los procesos motivada por los nuevos requisitos de cumplimiento de los bancos pagadores por las sanciones contra el país, y la poca liquidez en las arcas de Venezuela, influyen en el retraso de los pagos.

-Tras las sanciones impuestas contra Venezuela por parte del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, las entidades financieras de EE.UU. deben verificar con mucho rigor la procedencia y destinatario de cada transferencia de pago, lo que puede retrasar los procedimientos, explica Herrera.

-“Si sabes que ya hay lentitud ocasionada por las sanciones, con más razón tendrías que organizarte, anticiparte y hacer las transferencias con un tiempo prudencialmente anticipado”, refiere. Condena, entonces, la desorganización al momento de pagar las deudas que han tenido las empresas nacionales.

-No hay dinero. “El Gobierno puede que esté en una situación de muy estrecha liquidez y va haciendo abonos a las cuentas muy lentamente”, explica sobre la otra posible causal.

-Advierte Herrera que aunque las empresas caigan en “default” esto no necesariamente implica penalizaciones o condenas. Se pueden hacer acuerdos, sobre todo si los fallos son notificados y los motivos tienen que ver con factores de tiempo.

-El default de Corpoelec no incide directamente en la deuda de Venezuela, sin embargo sirve para evaluar la actuación de las empresas estatales frente a la deuda externa.

El Banco Interamericano de Desarrollo reconoció este viernes 10 de noviembre “demoras” en pagos por parte de Venezuela, cuya deuda con la institución es de 6,5 millones de dólares.

-Este lunes 13 de noviembre, se celebrará en Miraflores la primera reunión que explorará los términos de la renegociación de la deuda externa de Venezuela y de Pdvsa.