Más de 200 migrantes venezolanos arribaron al país devueltos desde Islandia, donde les negaron la solicitud de asilo que pidieron. Estas personas denunciaron haber sido retenidas este 15 de noviembre en el aeropuerto de Maiquetía y llevadas a un refugio de la Misión Negra Hipólita, no sin antes decomisarles los pasaportes y obligarlas a firmar una carta en la que supuestamente se les acusa de “traición a la patria”.

En un fallo considerado histórico, el tribunal de apelaciones de la Dirección de Inmigración de Islandia dictó sentencia en tres casos sobre venezolanos que solicitaron protección internacional y negó sus solicitudes de asilo.

Las denuncias sobre este grupo de venezolano se conocieron a través de videos que los afectados y familiares de éstos subieron a las redes sociales. Pero no hubo confirmación por parte de las autoridades.

Solo en los primeros seis meses de este año a tierras islandesas llegaron 2.480 venezolanos solicitantes de asilo, pero la mayoría de los casos fueron negados y solo entre 9% y 10% de solicitudes de venezolanos han sido aprobadas; por lo que se espera que en los próximos días lleguen más vuelos directos entre ambas naciones con más retornados.

En abril de 2023, la Dirección General de Migraciones incluyó a Venezuela en la lista de países seguros; lo que provocó la denegación de más de 500 solicitudes de protección presentadas por venezolanos. En los años 2021 y 2022, casi todas las solicitudes de asilo de venezolanos fueron aceptadas.

La sentencia -que se conoció el 4 de octubre- sentará un precedente en los casos de cerca de 1.500 solicitantes de asilo venezolanos que se acumulan desde agosto de 2022, algunos de los cuales ya fueron rechazados, y pone en peligro de deportación a un número todavía indeterminado de ellos, reportó el periódico islandés Reykjavík Grapevine. 

Según explicó Fjalar Sigurðarson, jefe de la oficina de prensa del Ministerio de Justicia, a El País de España, «después de España, Islandia recibe el mayor número de refugiados procedentes de Venezuela. Esto pone en crisis nuestra capacidad de gestionar y acoger a estas personas en nuestro sistema social, de vivienda, de sanidad y de educación».

En la actualidad, Islandia considera que los migrantes de Ucrania y Palestina corren un peligro extremo y necesitan mayor protección. En 2022, llegaron 2.347 ucranianos solicitantes de asilo, todos con protección internacional garantizado y procedimiento de evaluación especial. También llegan iraquíes, afganos, sirios, somalíes y palestinos, entre otras nacionalidades.

Sin embargo, Jon Sigurdsson, presidente de la Asociación de Abogados que defiende a los solicitantes de asilo en Islandia, explica que los venezolanos siguen necesitando protección por «la forma en la que el Gobierno venezolano trata a los manifestantes y opositores políticos, la falta de alimentos y electricidad» y recuerda que el informe de las Naciones Unidas de 2022 acusa a las instituciones venezolanas de crímenes de lesa humanidad.

El pasado mes de marzo, el Parlamento de Islandia aprobó una ley que entró en vigencia a finales de junio que prevé que los solicitantes de asilo pierdan todos los derechos —desde vivienda hasta la asistencia médica— 30 días después de recibir una respuesta negativa a su petición. Algunos de los migrantes que esperaban respuestas aceptaron repatriación voluntaria y otros viven en las calles de la capital, Reikiavik.

Esta medida de no recibir protección subsidiaria y argumentar cada caso (para los venezolanos) de manera individual  ha sido criticada por organizaciones humanitarias.

En 2019, Islandia aceptó 180 solicitudes de asilo de venezolanos, por encima de otras nacionalidades como iraquíes o sirios. En 2020 ese número, debido a la pandemia, se redujo a 104, pero en 2021 se duplicó respecto de 2019, con 361 casos.

Con información de El País y Tal Cual