Familiar de venezolano expulsado en Chile: Lo despertaron, le quitaron sus documentos y le hicieron firmar el acta de expulsión - Efecto Cocuyo

VENEZUELA MIGRANTE · 10 FEBRERO, 2021 18:39

Familiar de venezolano expulsado en Chile: Lo despertaron, le quitaron sus documentos y le hicieron firmar el acta de expulsión

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

44
QUÉ CHÉVERE
10
QUÉ INDIGNANTE
8
QUÉ CHIMBO

Les informaron a medias y les prometieron procesos de regularización que no se cumplieron. Al grupo de 138 migrantes venezolanos expulsados de Chile en la madrugada de este miércoles, 10 de febrero, no se les informó del proceso de expulsión que se estaba llevando adelante ni se les permitió apelar la medida como establece la ley.

Luis Meléndez, migrante venezolano en Chile y hermano de una de las personas expulsadas, explicó a Efecto Cocuyo que en el refugio donde permaneció el grupo de migrantes nunca se habló de una medida de retorno inminente.

Luego de pasar por los puntos de control y registro en la frontera chilena, los llevaron a un refugio sanitario ubicado en Colchane (en la frontera entre Bolivia y Chile), donde se les hizo una prueba PCR. Luego, las personas con resultado negativo fueron trasladadas en autobús a un colegio en la ciudad de Iquique (a 235 kilómetros de la frontera), al norte de Chile.

Sobre una posible salida del país por orden de las autoridades “les dijeron que ellos llegarían al refugio y allí iban a hacer una documentación. Que iban a darle carnet movilidad, ellos podrían salir y luego apelar (la medida)”.

Condiciones

A los migrantes en situación irregular también se les prometió un pasaporte sanitario, un documento que se entrega a los extranjeros y a las personas que ingresan a zonas con aduana sanitaria.

Los viajeros debían dar una carta de invitación que especificara quién los recibiría en el país y quién se encargaría de sus gastos durante la estancia. Las autoridades chilenas no facilitaron una dirección para enviar la carta. Tampoco había manera de imprimir el documento dentro del colegio, por lo que debían esperar a salir del refugio. El documento les permitiría salir de Iquique y entrar a la región de destino.

Los expulsaron en la madrugada de este 10 de febrero

En un salón dormían entre 15 y 20 personas, contaban con un baño y tres comidas diarias. Las autoridades les dijeron que debían permanecer en el lugar para esperar los resultados de la prueba PCR. Si el examen salía negativo para COVID-19, debían entregar sus documentos para hacer un carnet de movilidad. De lo contrario, si la prueba salía positiva, debían quedarse allí 15 días más.

Durante su estancia en el refugio, los migrantes recibieron ayuda de un abogado público que adelantó trámites en función de la medida de apelación. El amparo y otros recursos se presentaron ante la Corte de Apelaciones (un tribunal superior de Chile). Entre los documentos estaba un recurso emitido por el Instituto Nacional de Derechos Humanos, el Servicio Jesuita a Migrantes y abogados de Santiago que son miembros de organizaciones.

Servicio Jesuita a Migrantes en Chile: Expulsión es un show mediático

Proceso irregular

Los encargados del refugio dejaron de darles información días previos a la expulsión.

La madrugada de este miércoles, los migrantes se enteraron que estos procesos no se cumplirían. A la 1:00 de la madrugada, el grupo se despertó con la llegada de los funcionarios de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI). Pidieron los documentos del grupo de venezolanos y colombianos y les presentaron el acta de expulsión para que la firmaran.   

“Llegaron al refugio, lo despertaron, le quitaron sus documentos y le hicieron firmar el acta de expulsión, que no se la explicaron, sino que había casillas donde tenían que poner sí o no y los mismos funcionaron les dijeron que pusieran no. En esas casillas tenías que especificar si ellos iban a apelar esa acta (de expulsión). Al ellos poner que no,  ya estaban de acuerdo con la expulsión”, detalló Meléndez.

Un grupo de siete venezolanos caminó desde Colombia hasta Chile

Meléndez comentó que, según informó un abogado público en Chile que se dispuso a ayudar al grupo, aún estando de acuerdo con la expulsión en papel, los migrantes tienen un tiempo estimado para apelar la causa.

Se debía elaborar una carta de amparo para retrasar el proceso. Así también tendrían más tiempo para demostrar que cada uno tenía familiares en Chile que esperaban por ellos. Sin embargo, todo el proceso de expulsión se hizo de madrugada y sin previo aviso.

“Todo lo hicieron de madrugada cuando no hubiera nadie despierto ni trabajando y para que un juez no pudiera leer la carta de amparo que redactó el abogado de esos 138 venezolanos, incluyendo mi hermano”.

Meléndez se encuentra a la espera de que su hermano llegue al Aeropuerto de Maiquetía y se comunique con él. 

Caminante

El hermano de Meléndez vivía en Yaracuy y salió de Venezuela hace un año. Estuvo en Colombia varios meses, pero luego decidió partir a Chile con otros siete migrantes

Desde Medellín caminaron hasta Cali y luego empezaron a pedirle ayuda a conductores para que los trasladaran durante las horas que pudieran, a veces dos, a veces tres. En Ecuador también alternaron entre caminar y buscar transporte.

“Caminó más en Bolivia. Me dijo que tuvo que caminar siete horas, pero se tuvo que devolver. Tuvo que pedirle cola a un gandolero para regresarse, porque después de siete horas era mucha la sed y el frío y no encontró  dónde quedarse. Al siguiente día sí pudo llegar a la frontera con Chile”, detalló. 

Salió el 8 de enero de Colombia y llegó, aproximadamente, el 25 de enero al paso fronterizo. Según reporte de medios de comunicación, el avión que lo trasladaba a él y a los otros 137 migrantes ya llegó a Venezuela a las 5:30 de la tarde de este miércoles.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: