"El coyote tenía acento zuliano"

LA HUMANIDAD · 20 JUNIO, 2021 10:59

“El coyote tenía acento zuliano”

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes Fotos por Patrulla fronteriza EEUU

Ver más de

Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

¿Cómo valoras esta información?

21
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Nadie entra ilegalmente a Estados Unidos sin pagar algo a los “coyotes”.

La contundencia de este hecho la confirma a Efecto Cocuyo el oficial de la patrulla fronteriza Ricardo González, responsable del sector Del Río, en Texas, por donde en este semestre han entrado a través del Río Grande más de 10 mil ciudadanos procedentes de Venezuela y de otros países de Latinoamérica.

El volumen general de dinero que manejan las redes de tráfico de personas —no solo con venezolanos— en esta zona asciende a unos 25 millones de dólares semanales, según el sistema de inteligencia de las autoridades estadounidenses.

La conexión

Venezolanos que ingresan por el Río Grande niegan haber pagado a alguien por su traslado y el posterior cruce, pero la Policía de frontera ha logrado precisar que hay una red que cobra entre 2 mil a 3 mil dólares por trasladar a los migrantes venezolanos. En caso de que alguna persona no use ese sistema, le cobran hasta mil doscientos dólares como peaje por dejarles cruzar el río, en las zonas que manejan.

Según fuentes en México, los venezolanos, una vez que aterrizan en el territorio mexicano por Cancún o Ciudad de México, deben viajar hasta Monterrey donde los recogen por grupos. Pasan la noche en un hotel y luego viajan seis horas, aproximadamente, en buses o taxis hasta Ciudad Acuña o a Piedras Negras, en el estado mexicano de Coahuila. De allí los  llevan hasta las orillas del río para cruzar por distintos puntos a Del Río y Eagle Pass, dos de las zonas de ingreso en el lado estadounidense.



Las autoridades tienen identificados un hotel en Acuña donde reúnen a grupos de venezolanos. Sin embargo, también hay casas privadas en donde pueden pernoctar una noche o unas horas.

En uno de los puntos de ingreso a Del Río los “coyotes” pasan a las personas a las siete de la mañana, puntualmente. En la Policía de Frontera ya es rutinario el patrullaje en esa zona. 

En otros puntos, los horarios cambian, dependiendo de si hay patrullas de la Policía mexicana.

Personas consultadas para esta nota aseguraron que sus “coyotes” tenían acento  zuliano. Sin embargo, pocos tuvieron contacto directo con ellos. Todas las comunicaciones las hicieron por Whatsapp. Los contactos también los empiezan por redes sociales y una vez contactados les envían las condiciones del servicio. Indican algunos de los que usaron estos intermediarios que ellos les pidieron que borraran todos los mensajes e incluso que botaran los teléfonos celulares.

Según testigos, en el lado mexicano del sector que hace frontera con Del Río hay conexiones entre un grupo de venezolanos y mexicanos.

En un reciente reportaje del diario El Comercio, de Ecuador se informa que los grupos de coyotes ya han hecho traslados de venezolanos desde ese país a EE. UU. “A los venezolanos Andrés y Lorena (nombres protegidos) les prometieron por esas vías ( redes sociales), a mediados de mayo pasado, que, de manera muy fácil, alcanzarían desde Guayaquil el sueño americano de modo irregular. El periplo lo completaron entre 9 y 17 días.