Preguntas y respuestas sobre los volcanes

SOLAZ · 1 OCTUBRE, 2021 06:55

Ver más de

Rosmina Suárez Piña


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

A raíz de la reciente erupción del Volcán de la Palma, en España, y el Kilauea, en Hawái, se han generado muchas interrogantes acerca de estas estructuras.

¿Por qué ocurre una erupción?

En Efecto Cocuyo presentamos algunas preguntas y respuestas sobre los volcanes, definidos incluso como imponentes manifestaciones de la fuerza contenida en el interior de nuestro planeta.

¿Qué es un volcán?

Son formaciones geológicas que, básicamente, actúan como respiraderos en la superficie de la Tierra por la que sale la roca fundida, los escombros y los gases del interior del planeta.

Por lo general, están compuestos de material fragmentado y corrientes de lava. Su estructura se compone de la siguiente manera:

  1. La cámara magmática donde está almacenada la roca fundida, que puede provenir de la atenosfera (100-700 kilómetros, en los límites de placas, dorsales y zonas de subducción) o de la litosfera (por descompresión de los sólidos se vuelven líquidos), que forma la lava.
  2. La chimenea, el conducto por donde sube la lava
  3. El cráter, donde los materiales son arrojados al exterior
  4. El cono, la aglomeración de lava y productos fragmentados. Aunque es posible que el volcán sufra algunas fracturas o cráteres en su base o a los lados.

¿Magma y lava son lo mismo?

La diferencia está en la ubicación. Magma, según los geólogos, es la roca fundida que sigue atrapada bajo tierra. Pero si esa roca fundida llega a la superficie fluyendo como líquido, entonces se denomina lava.

¿Por qué entra en erupción un volcán?

Las erupciones volcánicas son explosiones que emanan lava, ceniza y gases tóxicos desde el interior de la Tierra a través de los volcanes.

Estas se producen por el calentamiento del magma que se ubica al interior del planeta, buscando salir a través del volcán.

En una gran erupción volcánica se pueden liberar flujos de lava que superan los 1.000 grados Celsius, y quema todo a su paso. Además, pueden llover rocas de lava endurecida sobre las ciudades; la ceniza y gases tóxicos (principalmente, dióxido de azufre) pueden causar daños en pulmones y otros problemas de salud como irritación de la piel, ojos y tracto respiratorio.

¿Se pueden controlar los volcanes?

No. Porque los volcanes son estructuras geológicas y no existe manera de controlar como un botón las erupciones volcánicas.

En lo que sí se ha avanzado es en el modelado de escenarios –por medio de satélites y redes de sismógrafos- que ayuden a pronosticar, con más anticipación, una posible erupción.

Con ello, ejecutar planes de contingencia para que sea posible la evacuación de personas y animales en peligro.

¿Quiénes estudian los volcanes?

Los vulcanólogos. Pero allí, el trabajo multidisciplinario es esencial. Desde la sismología, pasando por geología y hasta la oceanografía.

En resumen, y tal como se reseña en Agencia Sinc, “unos [científicos] detectan los temblores que provoca el magma, otros analizan el aliento del volcán y miden cómo se deforma el terreno. Otros simulan por dónde irá la lava”.

¿Qué pasa cuando la lava llega al mar?

“La reacción que se produce es una evaporación fuerte porque la diferencia de temperatura es tan grande que la lava es capaz de calentar muy rápidamente el agua, y se generan unas nubes en las que gran parte es vapor de agua”, explicó David Orejana, profesor del departamento de Mineralogía y Petrología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) a la agencia de noticias Sinc.

¿Cuántos volcanes hay en el mundo?

De acuerdo con cifras recientes del Programa Global de Vulcanología del Instituto Smithsonian, de Estados Unidos, existen unos 1.359 volcanes activos y, en lo que va de 2021, se han registrado alrededor de 70 erupciones.

Los volcanes suelen ubicarse en los extremos entre las placas tectónicas y, aproximadamente, 90 % se encuentra en el conocido Cinturón de Fuego, en los bordes del Océano Pacífico.

Otros volcanes se consideran “durmientes” y no muestran signos de volver a tener erupciones, pero es probable que vuelvan a estar activos en el futuro. A su vez, otros se consideran “extintos”.

¿Hay volcanes en Venezuela?

Aunque Venezuela está ubicada en el septentrional de Suramérica, una zona con intensa actividad tectónica por la convergencia de la placa del Caribe y la placa Suramericana, no existen volcanes en el territorio.

La interacción de las mencionadas placas origina sistemas montañosos y actividad sísmica, pero no volcanes.

Sin embargo, hay lugares en el país a los que se ha atribuido un origen volcánico.

El más sonado está en Lara, donde se ubica el popular “Volcán de Sanare”, que en 1931 fue estudiado por el ingeniero don Melchor Centeno Grau y concluyó que no es un volcán verdadero y, por tanto, no puede ser designado de esa forma en el lenguaje geológico.

El “Volcán de Sanare” es una fumarola –o mezcla de gases y vapores que emergen por las grietas exteriores a temperaturas altas- perteneciente a fenómenos del vulcanismo atenuado.

Pero el volcán más cercano a Venezuela se ubica a 150 kilómetros de la costa de Paria. Se trata de Kick’em Jenny, un volcán submarino activo que ha presentado una docena de erupciones desde se descubrimiento en 1939.

Si bien está a una gran distancia del país, el volcán se mantiene en alerta por su actividad sísmica que, de entrar en erupción, podría generar un tsunami que podría afectar costas del Oriente venezolano.

En América Latina, existen decenas de volcanes activos, pero algunos son especialmente peligrosos por dos razones: su constante actividad o su peligrosidad en caso de entrar en erupción.

Algunos de estos volcanes son: Calbuco y Villarrica, en Chile; Turrialba, en Costa Rica; Tungurahua, Guagua Pichincha y Wolf, en Ecuador; el Nevado del Ruiz, en Colombia; Concepción y Telica en Nicaragua; Volcán de Fuego, en Guatemala; y Ubinas, en Perú.

Con información de National Geographic, Agencia SINC, y ONSA Venezuela

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: