Pan de jamón: su historia y variaciones

SOLAZ · 10 DICIEMBRE, 2021 07:24

Ver más de

Verónica De Sousa A.


¿Cómo valoras esta información?

97
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

En Venezuela, el primer bocado de pan de jamón suele ser una señal directa de que se acerca la navidad. Como desayuno, merienda o acompañante, el tradicional sabor del jamón, las aceitunas y uvas pasas son envueltos en una preparación caraqueña con años de historia.

Comúnmente preparado con harina de trigo, el pan de jamón tiene sus orígenes en 1905, según la investigación realizada por el cocinólogo Miro Popic para su publicación El libro del Pan de Jamón publicado en 1985.

“Una creación de comienzos del siglo XX que poco a poco se fue transformando en una costumbre navideña hasta hacerse imprescindible cada diciembre” decía Popic, asegurando además que este pan se inventó en territorio nacional.

En la esquina de las Gradillas -como fue bautizada por los caraqueños- estaba la panadería Ramella en donde, según el famoso crítico culinario Miró Popic, se preparó  el primer pan de jamón de la mano del empresario y filántropo Lucas Ramella.

Se le conocía como “Pan con jamón”, pues en ese entonces era su único relleno. “Se hacía con masa de pan sobado que se rellenaba con los restos de jamón coleto que se planchaban luego de dejarlo remojando en una preparación que incluía vinos, clavos, piñas, canela, papelón, etc” explica el blog digital Caracas cuéntame.

De padre portugués y madre venezolana, Ramella era médico de profesión y con las intenciones de no desperdiciar los trozos restantes del jamón que vendían en la panadería familiar, se le ocurrió la idea que hoy forma parte de la mesa venezolana.

El blog afirma que Ramella fue el precursor de esta receta; gracias a su popularidad, con el paso de los años, otras panaderías hicieron sus propias versiones agregándole aceitunas verdes rellenas, uvas pasas, alcaparras, almendras o tocineta.

Para todos los gustos y sabores

Según el reconocido Libro Rojo de Armando Scannone, la receta tradicional de este pan es con jamón cocido, molido grueso o “picadito”, pasas y aceitunas; sin embargo, con el paso de los años, las panaderías venezolanas han incluido nuevos ingredientes a la preparación.

Con el paso del tiempo, experimentó ligeras modificaciones hasta obtener el resultado conocido actualmente; al principio se hacía con jamón “Ferrys” picado en cuadros de un centímetro, después de 40 años se comenzó a hacer con jamón en lonjas.

Las opciones varían desde la masa, hasta el tamaño; la manera en la que se distribuye el relleno, o el origen de sus ingredientes; para todos los gustos y sabores, hay un pan de jamón.

Las opciones más conocidas son la masa de hojaldre, el relleno de jamón de pavo, el toque especial del queso crema, el característico sabor de la tocineta o sus versiones pequeñas o en forma de Rolls; incluso, se han desarrollado versiones vegetarianas que sustituyen el jamón por carne de soya.

Algunas panaderías de la ciudad de Caracas se han atrevido a variar un poco la receta y hacerlo relleno de bacalao o salmón; panes que deben ser encargados con anticipación, pero que forman parte del legado europeo en Venezuela.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también:

SOLAZ · 3 OCTUBRE, 2022

Pan de jamón: su historia y variaciones

Texto por Verónica De Sousa A.

En Venezuela, el primer bocado de pan de jamón suele ser una señal directa de que se acerca la navidad. Como desayuno, merienda o acompañante, el tradicional sabor del jamón, las aceitunas y uvas pasas son envueltos en una preparación caraqueña con años de historia.

Comúnmente preparado con harina de trigo, el pan de jamón tiene sus orígenes en 1905, según la investigación realizada por el cocinólogo Miro Popic para su publicación El libro del Pan de Jamón publicado en 1985.

“Una creación de comienzos del siglo XX que poco a poco se fue transformando en una costumbre navideña hasta hacerse imprescindible cada diciembre” decía Popic, asegurando además que este pan se inventó en territorio nacional.

En la esquina de las Gradillas -como fue bautizada por los caraqueños- estaba la panadería Ramella en donde, según el famoso crítico culinario Miró Popic, se preparó  el primer pan de jamón de la mano del empresario y filántropo Lucas Ramella.

Se le conocía como “Pan con jamón”, pues en ese entonces era su único relleno. “Se hacía con masa de pan sobado que se rellenaba con los restos de jamón coleto que se planchaban luego de dejarlo remojando en una preparación que incluía vinos, clavos, piñas, canela, papelón, etc” explica el blog digital Caracas cuéntame.

De padre portugués y madre venezolana, Ramella era médico de profesión y con las intenciones de no desperdiciar los trozos restantes del jamón que vendían en la panadería familiar, se le ocurrió la idea que hoy forma parte de la mesa venezolana.

El blog afirma que Ramella fue el precursor de esta receta; gracias a su popularidad, con el paso de los años, otras panaderías hicieron sus propias versiones agregándole aceitunas verdes rellenas, uvas pasas, alcaparras, almendras o tocineta.

Para todos los gustos y sabores

Según el reconocido Libro Rojo de Armando Scannone, la receta tradicional de este pan es con jamón cocido, molido grueso o “picadito”, pasas y aceitunas; sin embargo, con el paso de los años, las panaderías venezolanas han incluido nuevos ingredientes a la preparación.

Con el paso del tiempo, experimentó ligeras modificaciones hasta obtener el resultado conocido actualmente; al principio se hacía con jamón “Ferrys” picado en cuadros de un centímetro, después de 40 años se comenzó a hacer con jamón en lonjas.

Las opciones varían desde la masa, hasta el tamaño; la manera en la que se distribuye el relleno, o el origen de sus ingredientes; para todos los gustos y sabores, hay un pan de jamón.

Las opciones más conocidas son la masa de hojaldre, el relleno de jamón de pavo, el toque especial del queso crema, el característico sabor de la tocineta o sus versiones pequeñas o en forma de Rolls; incluso, se han desarrollado versiones vegetarianas que sustituyen el jamón por carne de soya.

Algunas panaderías de la ciudad de Caracas se han atrevido a variar un poco la receta y hacerlo relleno de bacalao o salmón; panes que deben ser encargados con anticipación, pero que forman parte del legado europeo en Venezuela.