Katyusha, el himno soviético que los heladeros venezolanos adoptaron como canción

SOLAZ · 20 AGOSTO, 2021 06:30

Ver más de

Rosmina Suárez Piña


¿Cómo valoras esta información?

44
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Katyusha”, una melodía pegajosa que nos remonta a nuestra niñez es la canción de los helados. Esos momentos donde, ansiosos, esperábamos al heladero y sabíamos de su llegada porque sonaba un parlante con esa canción y un locutor que narraba “los más exquisitos sabores en una única y exclusiva barquilla original”.

Pero ¿qué tiene de especial esa canción que se nos queda en la memoria?

No se sabe con exactitud, pero lo que sí se sabe es que su versión original (la melodía, sin el locutor) es un himno soviético, compuesto y publicado en medio de la Segunda Guerra Mundial.

De la URSS a los heladeros ambulantes en Venezuela

“Avisao, avisao (…) rica barquillita achocolatada, con dos ricos sabores y el mejor precio del mercado”. Era parte de las líneas que recitaba con el fondo musical, más rápido y distorsionado.

Katyusha”, la canción original, habla de una chica que extrañaba a su amado, mientras él estaba cumpliendo servicio militar. Se conoce que la música fue compuesta en 1938 por Matvéi Blánter, la letra por Mijaíl Isakovski y la interpretación fue hecha por la cantante folclórica Lidia Ruslánova.

Y siendo una canción soviética, ¿cómo es que llegó a Venezuela a ser canción de helados?

Tampoco se sabe con exactitud. Aunque, teniendo en cuenta el año de publicación, diversas investigaciones (de otras costumbres extranjeras adoptadas en Venezuela) apuntan a que la migración durante los tiempos antes y después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) fue clave para que una canción como Katyusha llegara hasta aquí.

Para el 26 de agosto de 1938, fue creado en Venezuela el Instituto Técnico de Inmigración y Colonización (ITIC), cuyo objetivo principal era “incorporar población sana y útil para el desarrollo de la agricultura mediante un sistema de inmigración dirigida”.

Durante ese periodo y hasta 1957, más de 500.000 inmigrantes provenientes de Europa, Albania, Bulgaria, Checoeslovaquia, Estonia, Hungría, Lituania, Rumanía, Rusia y Yugoslavia entraron al país.

La “versión heladera” de Katyusha –una canción muy popular incluso en la actualidad- es más rápida que la original y conserva una distorsión, originada desde su grabación en caja musical. Es decir, a pesar de que nuevos heladeros ambulantes la tengan en formato .mp3, es una grabación de la grabación original.

No es la misma canción de helados EFE o Tío Rico

Las también populares “marchas” de las marcas EFE y Tío Rico tienen historias similares a la de Katyusha. Pero se trata de otras melodías extranjeras.

En el caso de EFE, fundada en 1926, se cuenta que la señora Mila Fernández –dueña de la marca, junto con su esposo Alberto Espinoza Blanco- fue quien dio idea de la melodía, pero con base en una canción de cuna que ella había escuchado en Dinamarca.

De Tío Rico, adquirida en 1978 por el Grupo Cisneros como Helados Club Caracas, se conocen datos sobre la historia de la marca, pero no hay datos exactos del origen de las melodías que utilizaron en sus comerciales.

Katyusha también dio nombre a lanzacohetes usados por el Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad se ha interpretado como canción popular y, por supuesto, sigue siendo la canción predilecta de los heladeros (o barquilleros) que aún salen con su carrito a las calles venezolanas.