Variante brasileña en Venezuela: Lo que se conoce hasta ahora de la P.1

CORONAVIRUS · 6 MARZO, 2021 09:20

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Foto por EFE

¿Cómo valoras esta información?

79
QUÉ CHÉVERE
6
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Todos los virus, incluido el SARS-CoV-2 causante de COVID-19, cambian con el paso del tiempo. La aparición de mutaciones es natural y el surgimiento de la variante brasileña o P.1, que ya llegó a Venezuela, es una muestra más de que este coronavirus no ha sido la excepción.

En el mundo se ha evidenciado la división del SARS-CoV-2 en distintos grupos genéticos o linajes, dentro de los cuales ha habido mutaciones que han dado origen a las variantes

Hasta comienzos de marzo de 2021, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado sobre tres variantes del SARS-CoV-2 que han causado preocupación por su potencial impacto sobre la salud pública: la variante detectada en Reino Unido (VOC 202012/01, linaje B.1.1.7), la variante identificada en Sudáfrica (501Y.V2, linaje B.1.351) y la variante brasileña (P.1, linaje B.1.1.28.1). 

Este 3 de marzo de 2021 se confirmó la presencia de la P.1 o variante brasileña en Venezuela, con casos en Caracas, Miranda y Bolívar. ¿Qué debemos saber y qué podemos esperar? 

Su origen

El 9 de enero de 2021, Japón notificó a la OMS la aparición de una variante, detectada en cuatro viajeros que aterrizaron en Tokio el 2 de enero procedentes de Brasil. Investigadores de Brasil informaron que esta variante (inicialmente llamada B.1.1.248 y ahora denominada P.1) se había identificado en diciembre de 2020 en Manaos, la mayor ciudad del estado de Amazonas, al noroeste del territorio brasileño.   

En Manaos, un grupo de investigadores observó un aumento en la proporción de casos de la variante P.1: en diciembre de 2020, los casos de P.1 representaban el 52,2 %, mientras que en enero de 2021 esta proporción aumentó a 85,4 %, resume la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en su última actualización epidemiológica sobre las variantes en la región.

De acuerdo con un estudio preliminar realizado por la Universidad de Sao Paulo, la Universidad de Oxford y el Imperial College de Londres, se estima que la variante P.1 ha circulado en Manaos desde principios de noviembre de 2020, mientras que la primera infección se confirmó el 6 de diciembre de 2020.

Variante brasileña en Venezuela: lo que debe saber sobre la P.1
Brasil vive su peor momento en la pandemia, con más de 250.000 muertes y la propagación de la variante P.1 | Foto: EFE/Sebastiao Moreira

¿En qué consiste la variante P.1?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos destacan que las variantes «parecen propagarse con mayor facilidad y rapidez», lo que podría generar más casos de COVID-19, que a su vez puede implicar más hospitalizaciones y por ende generar más muertes. 

La variante brasileña o P.1 tiene 17 mutaciones, que incluyen tres mutaciones en el dominio de unión a receptor de la proteína de la espiga (spike), de interés en común con la variante 501Y.V2 detectada en Sudáfrica. A estas mutaciones se les conoce como K417N, E484K y N501Y, y pueden afectar la transmisibilidad y respuesta inmune del huésped, según la OMS.

Flor Pujol, bióloga experta en virología molecular e investigadora del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), explica que la variante detectada en Reino Unido, que mostró más transmisibilidad, comparte con las otras dos variantes la mutación N501Y en la proteína de la espiga, asociada con el incremento de la transmisibilidad.

«La proteína de la espiga es la que se une al receptor celular: es como la llave que entra en la cerradura para que se abra la puerta de la célula. Entonces al haber una mayor afinidad, el virus entra más fácilmente a la célula. ¿Qué es lo que se observa con estas variantes? Cargas virales altas, más altas que con las de los virus que ya estaban circulando. Una mayor carga viral podría favorecer la posibilidad de contagio», dijo a Efecto Cocuyo.

Variante brasileña en Venezuela: lo que debe saber sobre la P.1
Científicos del Ivic estudian la respuesta inmune frente a las variantes del SARS-CoV-2 | Foto: Mincyt

Pero la mutación E484K que comparten las variantes de Sudáfrica y Brasil genera un problema adicional: se relaciona con la capacidad de evadir la respuesta de los anticuerpos, lo que indica que, aunque la persona tenga una buena respuesta protectora, la reinfección es posible.

«La respuesta que uno produce de anticuerpos, la respuesta protectora, tiene un título de anticuerpos y esa respuesta es menos eficiente contra estas variantes», añadió Pujol.

Según el estudio preliminar de las universidades de Sao Paulo, Oxford y el Imperial College, se estima que la variante P.1 es entre 1.4 y 2.2 veces más transmisible que otras.

También calculan que puede evadir entre 25 % y 61 % la inmunidad protectora conferida por una infección previa de COVID-19 por otro linaje: lo que indica que de cada 100 personas que ya estuvieron infectadas por otros linajes en Manaos, entre 25 y 61 pudieran reinfectarse, de acuerdo con los hallazgos.

Aún falta verificar la relación entre las variantes y la inmunidad celular, otra herramienta de protección del sistema inmune, que puede impedir que el virus se propague igual que antes, lo que puede representar si hay infección, esta no será tan grave.

¿Dónde circula? 

Diez países y territorios de la región de las Américas habían confirmado la presencia de esta variante brasileña P.1 hasta el 3 de marzo: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guyana Francesa, México, Perú, Estados Unidos y ahora Venezuela.  

Brasil, Perú y Colombia eran los únicos países con transmisión comunitaria de la variante P.1, según la actualización epidemiológica semanal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 2 de marzo de 2021.

Antes de sumar a Venezuela, 29 países de los seis continentes habían reportado casos: 17 confirmaron casos importados y otros nueve aún no han verificado el tipo de transmisión.  

P.1 en México
México es uno de los países que reporta circulación de la variante P.1 | Foto: EFE/José Méndez

¿Qué pasa y quiénes la detectan en Venezuela? 

En Venezuela, las alarmas se encendieron 15 días antes de la confirmación de la presencia de la variante: habían detectado «un caso extraño» en un trabajador del aeropuerto internacional de Maiquetía, en el estado Vargas.

Según la ministra de Ciencia y Tecnología de la administración de Maduro, Gabriela Jiménez, el trabajador narró «hechos de contacto» tanto en el aeropuerto como en mercados de Caracas. Hicieron seguimiento a sus movimientos y tomaron muestras en hospitales e incluso en casos de reinfección.

Las muestras fueron analizadas en los laboratorios que tienen la capacidad para secuenciar el genoma del virus y que son los únicos encargados de la vigilancia genómica en el país: el Ivic y el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (Inhrr). Este último forma parte de la Red Regional de Vigilancia Genómica de COVID-19 de la OPS/OMS.

Los resultados arrojaron diez casos: dos en Caracas, en el 23 de Enero y El Junquito; dos en Miranda, en Nueva Casarapa, y seis en el estado Bolívar, fronterizo con Brasil.

¿Funcionan las vacunas?

La viróloga venezolana Flor Pujol explica que otra de las preocupaciones es la eficacia de las vacunas utilizadas hasta ahora, pues en algunas poblaciones en las que circulan las variantes han encontrado que la eficacia puede ser menor a la reportada originalmente.

Científicos de la Universidad de Sao Paulo y la Universidad de Campinas sugirieron que la P.1 podría escapar de los anticuerpos de la vacuna CoronaVac, desarrollada por el laboratorio chino Sinovac, tras estudiar a ocho pacientes que recibieron las dos dosis de la vacuna, reseñó la agencia Efe. Sin embargo, esa investigación aún no ha sido revisada por otros científicos.

Según los autores del estudio de Sao Paulo y Reino Unido, todavía no hay evidencia contundente que señale que las vacunas actuales son menos efectivas ante la variante P.1. 

¿Qué esperar de la variante brasileña?

La OMS explica que todavía continúan las evaluaciones de la evidencia disponible sobre las variantes con respecto a la transmisibilidad, la gravedad, las capacidades de neutralización de anticuerpos y los impactos potenciales sobre la efectividad de las vacunas contra COVID-19.

«El impacto de la variante P.1 en la dinámica de transmisión está en proceso de caracterización con varias publicaciones que nos dan ya alguna evidencia con varios grupos de investigadores, pero la investigación científica sigue su curso», dijo este 3 de marzo Sylvain Aldighieri, gerente de Incidente de COVID-19 de la OPS, en la rueda de prensa semanal de la organización.

Flor Pujol, quien también forma parte de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela (Acfiman), afirmó que la estrategia ante la circulación de variantes en un país debe ser incrementar la cautela, acelerar los procesos de vacunación para cortar cadenas de transmisión y reducir la posibilidad de contagios.

«No se tiene total certeza en este momento de que estas dos nuevas variantes sean más transmisibles como lo es la variante del Reino Unido, pero a pesar de todo, como comparten ciertas mutaciones, es importante estar cautelosos ante esa posibilidad», expresó Pujol. 

Ocuparnos, no preocuparnos

Para Sylvain Aldighieri, una actividad crítica ante la aparición de variantes es la ampliación de la vigilancia genómica del SARS-CoV-2 ante el impacto potencial en la transmisibilidad del virus y sobre las recién iniciadas campañas de vacunación. 

«Las claves del control son las mismas, cualquiera que sea la variante circulando: son las medidas de salud pública implementadas de manera estricta, incluyendo distanciamiento social, uso de mascarilla y la higiene de manos. La aplicación estricta de esas medidas permite dar a tiempo a los programas de vacunación de iniciar, mantener y ampliar sus actividades», expresó. 

Según Flor Pujol, la clave es actuar rápidamente, ocuparse y no preocuparse. Desde el punto de vista individual, señala que hay que redoblar las medidas de prevención y aplicarlas en conjunto: uso correcto de la mascarilla, el lavado de frecuente de manos y mantener la distancia de dos metros. 

«Activamente hay que mantener las medidas de prevención, buscar rápidamente todos ocuparse para que la vacunación se haga de la forma más expedita posible. Hay que exigir la vacunación, exigir que lleguen muchas dosis de vacunas para que se pueda vacunar al máximo de la población en el menor tiempo posible», destacó la profesora del Ivic.