Tratamiento para la hepatitis C: una deuda en Venezuela - Efecto Cocuyo

SALUD · 1 OCTUBRE, 2019 13:36

Tratamiento para la hepatitis C: una deuda en Venezuela

Texto por Mariana Souquett | @nanasouquett

Ver más de

Mariana Souquett | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Cada semana, al menos una persona con hepatitis C acude a los consultorios de los médicos hepatólogos en Venezuela. Recibir un diagnóstico de la enfermedad, que se transmite por vía sanguínea, y conseguir tratamiento, se han convertido en tareas difíciles para los venezolanos en medio de la emergencia humanitaria compleja que atraviesa el país.

Cada 1 de octubre se conmemora el Día internacional de la hepatitis C. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo hay 71 millones de personas con infección crónica causada por el virus de la hepatitis C. Solo en América Latina y el Caribe viven 4 millones de personas con hepatitis C según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), de las cuales únicamente el 1% recibe tratamiento. 

Saturnino Fernández, hepatólogo, jefe de cátedra y jefe del servicio de Gastroenterología del Hospital Universitario de Caracas (HUC), asegura que en Venezuela se estima que el 1% de la población (más de 300 mil personas) tiene hepatitis C. Sin embargo, no todos están diagnosticados y el acceso a tratamientos es limitado. 

“El problema en el país es el subregistro: personas que tienen la enfermedad pero que no han acudido a consulta o pacientes que no se han podido hacer exámenes”, explica a Efecto Cocuyo.

Fernández detalla que especialistas afirman que la hepatitis C es la única enfermedad infecciosa viral que puede ser curada completamente con tratamientos antivirales de acción directa. Sin embargo, en Venezuela incluso la OPS destaca que el programa nacional de salud no cubre el tratamiento para la enfermedad.

“Aquí los tratamientos son sumamente costosos. Gracias a la donación del futbolista brasileño Dani Alves, hace unos años se distribuyeron medicinas mediante la fundación Hepatitis C Venezuela. Las únicas formas para obtener tratamiento son por donaciones desde fuera del país o comprar con divisas las medicinas que algunas personas traen del exterior”, expresa el expresidente de la Sociedad Venezolana de Gastroenterología. 

A los pacientes que acuden a los hospitales del sistema público de salud, los médicos les entregan un informe y les recomiendan que busquen donaciones debido al deterioro de las condiciones de los centros de salud y la ausencia de tratamiento.

“En el Hospital Universitario de Caracas cerró el área de hospitalización del servicio de Gastroenterología porque destruyeron los baños. Las consultas siguen, pero el número de médicos también ha disminuido drásticamente. Debería haber 16 especialistas y solo quedamos seis”, asegura el también médico de la Clínica La Floresta.  

La hepatitis C es una enfermedad silenciosa. La OMS calcula que cada año mueren unas 400 mil personas debido a ella. Solo en 2015 murieron más de 88 mil personas en la región de las Américas. “Daña el hígado sin que la persona se dé cuenta. Es la principal causa de hepatitis crónica y también puede causar cirrosis hepática”, dice el gastroenterólogo.

Cómo detectar la hepatitis C

La hepatitis C se transmite por la sangre debido a la utilización inadecuada de material médico (jeringas, agujas), por transfusiones de sangre y por prácticas sexuales con exposición a la sangre. También puede transmitirse de una madre infectada a su hijo.

“Generalmente diagnosticamos por descarte. Cuando encontramos un paciente con las transaminasas (enzimas) elevadas, lo interrogamos sobre los posibles factores de riesgo: transfusiones, drogas endovenosas, contactos sexuales de riesgo, tatuajes y piercings”, explica Saturnino Fernández.  

Según la OMS, el período de incubación de la hepatitis C puede durar entre dos semanas y seis meses. Cerca del 80% de los casos son asintomáticos. Los que sí tienen síntomas pueden presentar fiebre, fatiga, falta de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orinas oscuras, heces claras, dolores articulares e ictericia (colora amarillento en la piel y los ojos).

“Si las transaminasas están altas, se pide la serología para hepatitis C. Si es positivo, se piden los exámenes de carga viral y ARN (ácido ribonucleico), los cuales están por el orden de los 8 millones de bolívares“, dice.

La cirrosis hepática es una de las principales complicaciones de la hepatitis C. El desarrollo de carcinoma hepatocelular es otra de las consecuencias del virus. En Venezuela, según Fernández, 85% de los pacientes producen alguna de las dos complicaciones. El consumo de alcohol es uno de los factores más comunes que contribuyen al deterioro del hígado de las personas con la enfermedad en el país.  

Prevención 

Para 2030, la Organización Mundial de la Salud se plantea como objetivo eliminar las hepatitis víricas como un problema para la salud pública. En alineación con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, se busca reducir los casos incidentes en un 90% y la mortalidad en un 65%. 

En el mundo, cerca del 80% de las personas con hepatitis virales carecen de prevención, pruebas y tratamiento. Aún no existen vacunas eficaces contra la hepatitis C. Sin embargo, un diagnóstico a tiempo puede evitar problemas de salud relacionados con la infección y también impedir la transmisión del virus. 

Para prevenir la hepatitis C en Venezuela, el doctor Saturnino Fernández recomienda:

💉Recibir solo transfusiones autorizadas por los bancos de sangre. No realizarlas con otras personas en sitios diferentes.

💉Evitar tatuajes, piercings o acupuntura por personas sin habilidad suficiente y sin las condiciones de limpieza e higiene para hacerlo. 

💉Protegerse al tener relaciones sexuales. 

💉Ser riguroso con la esterilización. 

La OMS llama al uso apropiado y seguro de las inyecciones en el entorno sanitario, a la manipulación y eliminación segura de objetos punzantes y desechos, realizar análisis del virus de hepatitis en toda la sangre donada, capacitación del personal sanitario, higiene de las manos y promocionar el uso correcto y sistemático de preservativos.

En 2019, el organismo además insta a los responsables políticos nacionales y regionales a que aumenten los compromisos políticos y financieros para responder a las hepatitis con servicios de prevención, detección y tratamiento.