Academias insisten en acelerar la vacunación con productos eficaces y no experimentales

SALUD · 5 ABRIL, 2021 11:00

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una limitada cobertura de vacunación junto a nuevas olas epidémicas es el peor escenario epidemiológico con un virus altamente trasmisible. Así lo expresó la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, Acfiman, en su boletín número 22, de este 5 de abril de 2021.

En el documento la institución expresa que, la mayoría de los países actualmente organizan sus estrategias de control del COVID-19 en función de acelerar los planes de vacunación de al menos 70% de su población.

“Esta sin dudas es la forma más efectiva y segura para salir de la pandemia. Mientras se avanza hacia la meta, se deben reforzar las otras medidas preventivas. Una limitada cobertura de vacunación junto a nuevas olas epidémicas es el peor escenario epidemiológico con un virus altamente trasmisible. Lamentablemente ese es el escenario que vivimos actualmente en Venezuela».

Transitamos una segunda ola epidémica como consecuencia inmediata del aumento sostenido de la movilidad que se ha dado desde diciembre e intensificada durante el carnaval, después de haber decretado una flexibilización sin criterios epidemiológicos.

«Una baja conectividad y amplia escasez de gasolina durante 2020 en Venezuela resultó en una epidemia geográficamente fragmentada y de menor impacto a lo esperado”, se lee en el boletín.

Dicen los académicos que, actualmente, la débil y limitada infraestructura de salud ha sido colapsada por la demanda creciente de hospitalizaciones, unidades de emergencias y cuidado intensivo, y suministro de oxígeno y medicamentos, con el consecuente y lamentable aumento de la morbilidad y mortalidad por COVID-19 en la población. «La intensidad de la transmisión se refleja dramáticamente en el registro de la más alta letalidad de trabajadores de la salud de la región».

A este panorama, Acfiman suma la detección de nuevas variantes del virus que se han diseminaron probablemente desde el estado Bolívar a casi todo el país y que complican la dinámica epidémica.

“Se requiere con urgencia acelerar la vacunación en Venezuela, a la par de aumentar la capacidad diagnóstica y vigilancia genómica permitiendo así el monitoreo continuo del virus y la mitigación de futuras olas de contagio».

Recomienda que si se vacuna y se detiene la propagación amplia del virus, se evita la aparición e impacto de nuevas variantes, abonando así el camino para salir de la pandemia. «Nos unimos al llamado nacional a fin de iniciar con urgencia un plan robusto de vacunación”, exhortan en el boletín firmado por los doctores Enrique López-Loyo, presidente, de la Academia Nacional de Medicina (ANM); Mireya Goldwasser, presidenta de la Acfiman y Huníades Urbina-Medina, secretario académico de la ANM.

Para el 4 de abril en Venezuela se había registrado 15 decesos y 1.786 nuevos contagios de COVID-19, de los cuales 1.779 son de transmisión comunitaria y siete importados.

Según cifras de la Organiación Panamericana de la Salud (OPS), en el continente americano se han administrado más de 182 millones de dosis de vacunas contra COVID-19 hasta el 26 de marzo, de las cuales 135,5 millones correspondían a Estados Unidos.

De acuerdo con cifras más actualizadas recogidas en el portal Our World in Data (información publicada por Efecto Cocuyo el pasado 31 de marzo), Chile es el país que más ha administrado dosis por cada 100 habitantes en Suramérica, con 51,82 dosis. De segundo está Uruguay, con 16,22 dosis. El tercero es Brasil, con 8,51. Después está Argentina, con 8.07.

Los datos de Venezuela en el portal, actualizados hasta el 4 de marzo, la situaban como el país con el peor registro en administración de vacunas en Suramérica, con 0,04 dosis por cada 100 habitantes. 

Venezuela no ha informado formalmente sobre la cantidad de dosis administradas hasta la actualidad. Las cifras del país tampoco aparecen en los datos oficiales de la OPS.

El ministro de Salud, Carlos Alvarado, dijo que Venezuela tiene como meta garantizar vacunas para 70% de la población del país en 2021 y alcanzar así la inmunidad de rebaño frente al COVID-19. Sin embargo, si se mantiene el ritmo actual, 750.000 dosis por mes, Venezuela habría recibido menos de 7 millones de dosis de vacunas para finales de 2021.

SALUD · 8 DICIEMBRE, 2022

Academias insisten en acelerar la vacunación con productos eficaces y no experimentales

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Una limitada cobertura de vacunación junto a nuevas olas epidémicas es el peor escenario epidemiológico con un virus altamente trasmisible. Así lo expresó la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, Acfiman, en su boletín número 22, de este 5 de abril de 2021.

En el documento la institución expresa que, la mayoría de los países actualmente organizan sus estrategias de control del COVID-19 en función de acelerar los planes de vacunación de al menos 70% de su población.

“Esta sin dudas es la forma más efectiva y segura para salir de la pandemia. Mientras se avanza hacia la meta, se deben reforzar las otras medidas preventivas. Una limitada cobertura de vacunación junto a nuevas olas epidémicas es el peor escenario epidemiológico con un virus altamente trasmisible. Lamentablemente ese es el escenario que vivimos actualmente en Venezuela».

Transitamos una segunda ola epidémica como consecuencia inmediata del aumento sostenido de la movilidad que se ha dado desde diciembre e intensificada durante el carnaval, después de haber decretado una flexibilización sin criterios epidemiológicos.

«Una baja conectividad y amplia escasez de gasolina durante 2020 en Venezuela resultó en una epidemia geográficamente fragmentada y de menor impacto a lo esperado”, se lee en el boletín.

Dicen los académicos que, actualmente, la débil y limitada infraestructura de salud ha sido colapsada por la demanda creciente de hospitalizaciones, unidades de emergencias y cuidado intensivo, y suministro de oxígeno y medicamentos, con el consecuente y lamentable aumento de la morbilidad y mortalidad por COVID-19 en la población. «La intensidad de la transmisión se refleja dramáticamente en el registro de la más alta letalidad de trabajadores de la salud de la región».

A este panorama, Acfiman suma la detección de nuevas variantes del virus que se han diseminaron probablemente desde el estado Bolívar a casi todo el país y que complican la dinámica epidémica.

“Se requiere con urgencia acelerar la vacunación en Venezuela, a la par de aumentar la capacidad diagnóstica y vigilancia genómica permitiendo así el monitoreo continuo del virus y la mitigación de futuras olas de contagio».

Recomienda que si se vacuna y se detiene la propagación amplia del virus, se evita la aparición e impacto de nuevas variantes, abonando así el camino para salir de la pandemia. «Nos unimos al llamado nacional a fin de iniciar con urgencia un plan robusto de vacunación”, exhortan en el boletín firmado por los doctores Enrique López-Loyo, presidente, de la Academia Nacional de Medicina (ANM); Mireya Goldwasser, presidenta de la Acfiman y Huníades Urbina-Medina, secretario académico de la ANM.

Para el 4 de abril en Venezuela se había registrado 15 decesos y 1.786 nuevos contagios de COVID-19, de los cuales 1.779 son de transmisión comunitaria y siete importados.

Según cifras de la Organiación Panamericana de la Salud (OPS), en el continente americano se han administrado más de 182 millones de dosis de vacunas contra COVID-19 hasta el 26 de marzo, de las cuales 135,5 millones correspondían a Estados Unidos.

De acuerdo con cifras más actualizadas recogidas en el portal Our World in Data (información publicada por Efecto Cocuyo el pasado 31 de marzo), Chile es el país que más ha administrado dosis por cada 100 habitantes en Suramérica, con 51,82 dosis. De segundo está Uruguay, con 16,22 dosis. El tercero es Brasil, con 8,51. Después está Argentina, con 8.07.

Los datos de Venezuela en el portal, actualizados hasta el 4 de marzo, la situaban como el país con el peor registro en administración de vacunas en Suramérica, con 0,04 dosis por cada 100 habitantes. 

Venezuela no ha informado formalmente sobre la cantidad de dosis administradas hasta la actualidad. Las cifras del país tampoco aparecen en los datos oficiales de la OPS.

El ministro de Salud, Carlos Alvarado, dijo que Venezuela tiene como meta garantizar vacunas para 70% de la población del país en 2021 y alcanzar así la inmunidad de rebaño frente al COVID-19. Sin embargo, si se mantiene el ritmo actual, 750.000 dosis por mes, Venezuela habría recibido menos de 7 millones de dosis de vacunas para finales de 2021.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO