The Guardian: Aún quedan 4 norteamericanos presos políticos en Venezuela por liberar

POLÍTICA · 2 OCTUBRE, 2022 17:58

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La administración de Biden ha estado bajo presión para hacer más para traer a casa a los aproximadamente 60 estadounidenses que cree que están retenidos como rehenes en el extranjero o detenidos injustamente por gobiernos extranjeros hostiles, según una publicación de este fin de semana del portal de noticia británico The Guardian.

Si bien gran parte de la atención se centra en Rusia, donde EE. UU. hasta ahora ha intentado sin éxito asegurar la liberación de la estrella de la WNBA Brittney Griner y otro estadounidense, Paul Whelan, Venezuela ha tenido el mayor contingente de estadounidenses sospechosos de ser utilizados como «moneda de cambio», afirma el rotativo.

Tras la liberación en San Vicente y Las Granadinas de 5 exdirectivos de Citgo presos en Venezuela ( Jorge Toledo, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, José Luis Zambrano y José Pereira) y los dos exmilitares Matthew Heath y Osman Khan, aún quedan por lo menos cuatro ciudadanos estadounidenses detenidos en los calabozos de la policía política de Venezuela, incluidos dos ex Boinas Verdes, Luke Denman y Airan Berry, involucrados en un intento descuidado de derrocar a Maduro en 2019, y otros dos hombres, Eyvin Hernández y Jerrel Kenemore, quienes, como Khan, fueron detenido por presuntamente ingresar ilegalmente al país desde la vecina Colombia.

Acuerdos tras bastidores

Según The Guardian, en julio, los funcionarios de Maduro subieron la apuesta en reuniones en Caracas con Roger Carstens, el enviado presidencial especial de Joe Biden para asuntos de rehenes, y el embajador James Story, quien dirige la unidad de asuntos de Venezuela en la vecina Colombia. Sustituye a la embajada de EE. UU. que la administración Trump cerró en 2019 para protestar contra la reelección de Maduro en lo que se consideró una elección falsa.

Al final, Saab, a quien el gobierno de Maduro considera un diplomático y los fiscales estadounidenses un facilitador del régimen corrupto, nunca fue considerado seriamente, según el funcionario estadounidense, quien insistió en el anonimato para discutir las conversaciones.

A diferencia de los sobrinos, que fueron arrestados como resultado de una redada de drogas y están a la mitad de sus sentencias de 18 años, Saab luchó amargamente por su extradición a los EE. UU. desde Cabo Verde, donde fue arrestado en 2020 durante una escala en ruta a Irán. Ahora está a la espera de juicio en un tribunal federal de Miami por cargos de desviar millones en contratos estatales.

Aún así, no está claro si la liberación de los prisioneros conducirá a un deshielo más amplio en las relaciones, añade The Guardian.

La administración de Biden está limitada en su compromiso con Maduro, especialmente en el estado de campo de batalla de Florida, donde los votantes latinos cuyas familias huyeron del gobierno autoritario en Cuba y Venezuela tienen una gran influencia.

“Otro apaciguamiento de Biden que dará como resultado que más dictadores antiestadounidenses tomen como rehenes a más estadounidenses inocentes en el futuro”, dijo el senador republicano Marco Rubio en Twitter sobre el intercambio del sábado.

“El presidente Biden hizo lo correcto”, dijo Caleb McCarry, ex miembro del personal republicano que se reunió recientemente con Maduro en un intento por liberar a los estadounidenses y mejorar las relaciones bilaterales. “Esta es una diplomacia seria y solo puede ayudar a que las negociaciones con México vuelvan a encarrilarse. Es una victoria para las familias, el pueblo estadounidense y el pueblo venezolano”.

 

POLÍTICA · 8 DICIEMBRE, 2022

The Guardian: Aún quedan 4 norteamericanos presos políticos en Venezuela por liberar

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

La administración de Biden ha estado bajo presión para hacer más para traer a casa a los aproximadamente 60 estadounidenses que cree que están retenidos como rehenes en el extranjero o detenidos injustamente por gobiernos extranjeros hostiles, según una publicación de este fin de semana del portal de noticia británico The Guardian.

Si bien gran parte de la atención se centra en Rusia, donde EE. UU. hasta ahora ha intentado sin éxito asegurar la liberación de la estrella de la WNBA Brittney Griner y otro estadounidense, Paul Whelan, Venezuela ha tenido el mayor contingente de estadounidenses sospechosos de ser utilizados como «moneda de cambio», afirma el rotativo.

Tras la liberación en San Vicente y Las Granadinas de 5 exdirectivos de Citgo presos en Venezuela ( Jorge Toledo, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, José Luis Zambrano y José Pereira) y los dos exmilitares Matthew Heath y Osman Khan, aún quedan por lo menos cuatro ciudadanos estadounidenses detenidos en los calabozos de la policía política de Venezuela, incluidos dos ex Boinas Verdes, Luke Denman y Airan Berry, involucrados en un intento descuidado de derrocar a Maduro en 2019, y otros dos hombres, Eyvin Hernández y Jerrel Kenemore, quienes, como Khan, fueron detenido por presuntamente ingresar ilegalmente al país desde la vecina Colombia.

Acuerdos tras bastidores

Según The Guardian, en julio, los funcionarios de Maduro subieron la apuesta en reuniones en Caracas con Roger Carstens, el enviado presidencial especial de Joe Biden para asuntos de rehenes, y el embajador James Story, quien dirige la unidad de asuntos de Venezuela en la vecina Colombia. Sustituye a la embajada de EE. UU. que la administración Trump cerró en 2019 para protestar contra la reelección de Maduro en lo que se consideró una elección falsa.

Al final, Saab, a quien el gobierno de Maduro considera un diplomático y los fiscales estadounidenses un facilitador del régimen corrupto, nunca fue considerado seriamente, según el funcionario estadounidense, quien insistió en el anonimato para discutir las conversaciones.

A diferencia de los sobrinos, que fueron arrestados como resultado de una redada de drogas y están a la mitad de sus sentencias de 18 años, Saab luchó amargamente por su extradición a los EE. UU. desde Cabo Verde, donde fue arrestado en 2020 durante una escala en ruta a Irán. Ahora está a la espera de juicio en un tribunal federal de Miami por cargos de desviar millones en contratos estatales.

Aún así, no está claro si la liberación de los prisioneros conducirá a un deshielo más amplio en las relaciones, añade The Guardian.

La administración de Biden está limitada en su compromiso con Maduro, especialmente en el estado de campo de batalla de Florida, donde los votantes latinos cuyas familias huyeron del gobierno autoritario en Cuba y Venezuela tienen una gran influencia.

“Otro apaciguamiento de Biden que dará como resultado que más dictadores antiestadounidenses tomen como rehenes a más estadounidenses inocentes en el futuro”, dijo el senador republicano Marco Rubio en Twitter sobre el intercambio del sábado.

“El presidente Biden hizo lo correcto”, dijo Caleb McCarry, ex miembro del personal republicano que se reunió recientemente con Maduro en un intento por liberar a los estadounidenses y mejorar las relaciones bilaterales. “Esta es una diplomacia seria y solo puede ayudar a que las negociaciones con México vuelvan a encarrilarse. Es una victoria para las familias, el pueblo estadounidense y el pueblo venezolano”.

 

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO