«Si tuviera en frente a Maduro le diría: permítale a los venezolanos unas elecciones libres», dice Rodrigo Cabezas #ConLaLuz

POLÍTICA · 23 FEBRERO, 2021 20:31

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

20
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Rodrigo Cabezas, exministro de Finanzas del fallecido presidente Hugo Chávez, se ha mantenido en el ojo del huracán en semanas recientes, luego de sus críticas al actual gobierno Nicolás Maduro, al que responsabiliza en su totalidad  por la crisis económica que afronta Venezuela desde hace algunos años.

Desde lo que muchos llaman el “chavismo disidente”, Cabezas ha querido deslindarse de la actual etapa de la revolución bolivariana, pues a su juicio está alejada de lo que su precursor, el mismo Chávez, quiso implementar antes de su muerte.

Recientemente Cabezas publicó un escrito de ocho páginas que tituló “Venezuela: el sonido del silencio de las víctimas o la coartada antiimperialista de los victimarios”, con fecha del 12 de febrero de 2021, que causó gran polémica y revuelo entre defensores y detractores del gobierno de Nicolás Maduro.

“Yo esperaba que la élite gobernante actuara correctamente en un proceso llamado revolución, pero no fue así, terminaron enriqueciéndose y con cuentas en paraísos fiscales”, dijo durante su conversación con Luz Mely Reyes, directora de Efecto Cocuyo, en el espacio #ConLaLuz.

El exfuncionario chavista afirmó que el régimen de Maduro, “desde el dogma fútil y la ignorancia exponencial”, desecharon a las personas que le advirtieron sobre la situación económica, “como fue mi caso en diciembre de 2015”.

“El Banco Central fue obligado a producir un tsunami en emisión de dinero de la nada, que nos ha hundido en la hiperinflación destructora de salarios, inversión y gasto público, y esta ha sido la ruinosa opción de financiar un déficit público”, afirmó.

Las sanciones no

Cabezas asegura que las consecuencias de esas decisiones adoptadas por el gobierno de Maduro en materia económica se han hecho sentir desde 2014.

“Desde 2014 al presente tenemos la recesión más profunda y prolongada de nuestra historia, hiperinflación desde finales de 2017”, dijo.  “Las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos no son las responsables de la situación económica en Venezuela, sino que han profundizado la crisis”, añadió.

Aseguró sentirse con la conciencia limpia desde su salida del Gobierno, pues eso le da el respaldo para criticar lo que a su juicio ha sido la desviación del camino revolucionario.

“Yo fui ministro en 2007. Cuando salí me vine a la Universidad el Zulia y puedo decir, con la frente en alto, que yo no robé ni hice negocios, tampoco compré camionetas ni cuadré contratos con empresas extranjeras”,  asentó.

Sobre su carta a las izquierdas del mundo, aseveró que lo hizo como un acto de conciencia y lamentó que haya sido atacado por quienes antes eran sus compañeros de militancia.

Mi carta a las izquierdas es un acto completamente de conciencia, no quiero ningún tipo de protagonismo.  Yo soy un demócrata, y los demócratas auténticos tienen que tolerar ideas distintas. Los que me dicen traidor, ¿me llaman traidor a qué?, ¿a un país que sufre?; ¿porque no estoy de acuerdo a que metan preso a diputados por pensar distinto?”, señaló.

Aseguró que no aspira nuevos cargos públicos y que solo espera algún día poder ver un país más democrático, zanjó que no apoya salidas violentas y que pudiera estar frente a Nicolás Maduro le diría: «permítale a los venezolanos unas elecciones libres».

Aseveró también tener la esperanza de un cambio radical en el país y que visualiza a Venezuela con una nueva dirigencia para los próximos 20 años.