¿Por qué el sistema que aprobó el CNE es el mismo que sobrerrepresentó al Psuv y a la MUD? #ConLaLuz

POLÍTICA · 6 JULIO, 2020 22:43

¿Por qué el sistema que aprobó el CNE es el mismo que sobrerrepresentó al Psuv y a la MUD?

Texto por Ibis Leon | @ibisL

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobó el mismo sistema electoral que sobrerrepresentó al Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) en 2010 y a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en 2015 para las parlamentarias de este año, afirmó el periodista especializado en la fuente electoral Eugenio Martínez.

“Lo que aprobó el CNE a instancias del Tribunal Supremo de Justicia es el mismo sistema de sobrerrepresentación, pero con 100 diputados más”, respondió el experto electoral invitado en el Con la Luz de este lunes 6 de julio.

Esta distorsión hizo que el Psuv obtuviera 59 % de los escaños de la Asamblea Nacional con 48 % de los votos en 2010 y que la oposición ocupara 67 % de las curules con 56% de los votos en 2015.

De acuerdo con este sistema, el ganador se lo lleva todo (se adjudican más cargos de los que corresponden por votación) lo que vulnera severamente el principio de representación proporcional y de personalización del sufragio que establece la Constitución en su artículo 63, advirtió el especialista.

Martínez explicó que el sistema mayoritario que se aplica en la práctica “es aquel que tiene como fin último lograr mayorías parlamentarias para la conformación de gobiernos estables”.

Mientras que el sistema proporcional, que establece el texto constitucional, “busca reflejar la composición del electorado de la forma más fiel posible, si un partido obtiene 50% de los votos debería tener 50% de los cargos”.

La directora general de Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes, conversó con el periodista especializado sobre el origen de la sobrerrepresentación que favorece a las mayorías y los cambios que introducen las autoridades electorales recientemente designadas por el TSJ.

Las morochas

La derogada Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política establecía un método de corrección para los casos en los que un partido ganara todos los cargos tanto nominales (por nombre y apellido) como por lista (la tarjeta del partido) e elecciones parlamentarias. El método consistía en restar los diputados nominales a los listas.

Ejemplo: si el Psuv obtenía 4 nominales y 3 listas, se hacía la resta y se le asignaba los cuatro diputados nominales y un solo parlamentario por lista para dar oportunidad a otras fuerzas políticas de obtener los cargos restantes.

Pero en el año 2000, el partido Convergencia ideó una forma de burlar la Ley y quedarse con todo. Postuló a los diputados lista con una tarjeta y a los nominales con otra tarjeta para evitar la resta, una práctica que aunque era trampa no estaba prohibida expresamente en la ley. Esto fue lo que se conoció luego como “las morochas”.

“Quedaba un vacío legal que fue aprovechado por el partido convergencia, creado por el expresidente Rafael Caldera para las elecciones del 93. Ese partido en su estado natal hace algo que violentó el espíritu de la Ley que fue la utilización de ese vacío para postular candidatos de manera tal que se maximizara la adjudicación de cargos”, comentó Luz Mely Reyes.

Las morochas le permitieron a Convergencia tener cuatro escaños con apenas 1 % de los votos en las elecciones parlamentarias del año 2000. “Duplicó el porcentaje de escaños y sacó casi los mismos que Proyecto Venezuela que obtuvo cinco veces más votos”, precisó Eugenio Martínez.

Esta fórmula fue replicada por el chavismo y la oposición en los siguientes procesos electorales hasta que, en 2009, la Asamblea Nacional de mayoría chavista y el Tribunal Supremo de Justicia legitimaron esta práctica con la aprobación de la Ley Orgánica de Procesos Electorales vigente en la actualidad.

La nueva norma no establece el método de corrección y permite que un mismo partido postule a diputados nominales y diputados lista y se quede con todos los cargos si gana.

“En esencia, para esta elección no va a haber resta de los diputados nominales a los listas y por lo tanto vamos a seguir teniendo sobrerrepresentación”, agrega Martínez.

Método D’Hondt

El método que se utiliza en Venezuela para la adjudicación de los cargos es el método D’Hondt. El periodista experto en temas electorales explicó en qué consiste.

Para asignar los cargos con este sistema se divide el número de votos obtenidos entre el número de cargos que existan para distribuir.

La siguiente tabla es un ejemplo de la aplicación del método D’Hondt. En la primera casilla se precisa el número de votos obtenidos por cada fuerza política y en las siguientes la división que resulta de ese total entre el número de cargos existentes que son seis.  Los partidos que obtienen el cociente mayor son los que ganan.

El CNE introdujo una lista de adjudicación nacional de 48 diputados a la que se le aplicará este método para asignar los escaños.

Martínez señaló que esta lista nacional no aparecerá en la boleta que verán los electorales el 6 de diciembre sino que será el resultado de aplicar el método D’Hondt a la sumatoria de los votos obtenidos por los partidos en todos los circuitos.

“Es preocupante que no se sepa quiénes serán los diputados por esta lista nacional, la opacidad es total”, rechazó Luz Mely Reyes.

Dudas sin respuesta

El experto cuestionó que las autoridades electorales no explicaran cómo se hizo el cálculo que justifica los 48 parlamentarios que integran la lista de adjudicación nacional y los 277 que serán electos en total.

Una de las hipótesis es que se asignaron dos representantes en cada uno de los estados más el Distrito Capital lo que sumaría 48.

Sobre los 277 representantes que ahora integrarán la Asamblea Nacional, Martínez recordó que esto viola el artículo 186 de la Constitución que establece que el número diputados se define por una base población del 1,1 %.

Riesgos por la pandemia

Martínez detalló las diferencias que existen entre el cronograma diseñado para las parlamentarias de 2015 y las elecciones legislativas de 2020.

El proceso electoral de 2015 tenía 100 etapas, el de este año comprende 88 fases. Entre las etapas que fueron eliminadas están la auditoria a las huellas dactilares y el acompañamiento internacional.

En 2015 se realizaron 10 revisiones al sistema automatizado de votación, este año se contemplan solo 14 y aún se desconoce cómo funcionará el nuevo sistema que sustituirá al de la empresa Smartmatic luego de que un incendio acabara con la casi totalidad de las máquinas en marzo.

Para las elecciones de 2015, se dispusieron 95 días para sustituir las candidaturas tipo lista, ahora solo se habilitaron 57 días para esto. Los 115 días previstos en 2015 para la sustitución de las candidaturas nominales se redujeron a 77 días.

Otro factor pone en riesgo el proceso electoral es la pandemia de COVID-19. De las 88 fases del actual cronograma, 49 representan un riesgo elevado de contagio de coronavirus, alertó el especialista.

Vea el programa completo aquí: