Pacto fundacional de la OEA obliga a Venezuela a cumplir con sus compromisos

POLÍTICA · 28 ABRIL, 2017 21:06

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Venezuela ahora es más libre”, aseguró el el comisionado presidencial para los Asuntos de Mayor Relevancia Internacional, Roy Chaderton, tras el anuncio de la salida del país de la Organización de los Estados Americanos (OEA). “Somos libres de la OEA y más nunca volveremos”, expresó el presidente Nicolás Maduro el pasado 27 de abril. Sin embargo, de acuerdo con internacionalistas consultados por Efecto Cocuyo, esa “libertad” no será sino hasta dos años después de iniciado el proceso de retiro del bloque regional.

Venezuela no participará en ninguna actividad en la que se pretenda violentar nuestra soberanía”, indicó la canciller Delcy Rodríguez el pasado miércoles 26 de abril, luego de celebrarse una reunión de cancilleres en Washington para hablar sobre el caso venezolano.

No obstante, pese al anuncio de la retirada del país caribeño, todas las reuniones que celebre la OEA en torno a la situación en el país tienen completa validez. El analista internacional Daniel Merchán insistió en que Venezuela debe asistir al próximo encuentro convocado para el 2 de mayo que se celebrará en El Salvador, en el cual la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) sostendrá una reunión extraordinaria para centrarse en el caso.

“Venezuela debe estar presente en la reunión del 2 mayo. Cuando la Canciller dice que no va a asistir a estos encuentros, viola el pacto fundacional de la OEA“, explicó Merchán y agregó que en el documento se contemplan estas consideraciones.

“Los efectos de la Carta Democrática están completamente vigentes. Si el día de mañana se llega a decidir algo, Venezuela será sancionada y tiene que acatar las sanciones“, dijo sobre las condiciones que se extienden por los próximos 24 meses.

Eloy Torres, internacionalista, insistió en que la actitud del gobierno venezolano no cambiará la agenda ya establecida por el bloque regional. “Los hechos no pueden ser cambiados ni modificados según la voluntad de los actores”, apuntó. “Venezuela está en su derecho de introducir un petitorio, pero tiene que esperar dos años. Si aquí la situación cambia en una semana, imagínate en dos años”, añadió.

Ambos especialistas coincidieron en que el Gobierno anunció su retiro de la OEA porque “se siente acorralado” y advirtieron que la decisión desconecta al país de la principal organización del hemisferio y lo coloca al margen, convirtiéndolo en un Estado paria.

“Es una conducta irresponsable“, aseguró Merchán. El analista internacional recordó que la misma situación ocurrió la segunda mitad del año pasado en el Mercosur, cuando Venezuela reclamó que le correspondía ejercer la presidencia pro tempore del organismo a pesar de que los demás Estados miembros advirtieron que en el país no existen las condiciones necesarias para que se considere que viva en democracia. “Terminamos aislados y suspendidos del Mercosur“, recalcó.

Agregó que la salida de la OEA por cuenta propia es algo sin precedentes, pues en años pasados Cuba y Honduras fueron suspendidos como parte de una sanción. “Es un lenguaje de aislamiento. Venezuela hace una declaración de que el país no está funcionando bien y que aquí hay una dictadura“, dijo sobre el anuncio de la Canciller.

Los expertos recordaron que esta no sería la primera vez que el Gobierno decide retirar a Venezuela de un organismo internacional. Uno de los foros internacionales que abandonó el chavismo fue la Comunidad Andina de Naciones (CAN), bloque al cual el país ingresó en 1973 y del que se retiró en 2006 en protesta a los tratados comerciales que firmarían Colombia y Perú con Estados Unidos.

El Gobierno también retiró al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh). Fue en el año 2012 cuando el entonces presidente Hugo Chávez dijo: “Ya basta. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo nosotros vamos a estar con esa espada de Damocles?”.

“El próximo paso sería retirarnos de la ONU porque empieza a manifestar su preocupación en Venezuela. Lo mejor es repensar y retirar ese supuesto petitorio”, sugirió Torres.