Oficialistas marcharon a favor de la caída de la AN y en rechazo a un referendo

POLÍTICA · 19 ABRIL, 2016 17:25

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Dos horas tardaron los motores de la movilización de los oficialistas para prender con rumbo a la Plaza Bolívar. El grupo de seguidores del Gobierno y del Partido Socialista Unido de Venezuela atendió una vez más el llamado para congregarse, en esta oportunidad el motivo era la conmemoración del 19 de Abril, Día de la Firma del Acta de la Independencia.

Los asistentes tenían otras intenciones. Pedir que cayera la Asamblea Nacional, defender a la patria de la oligarquía, demostrar que el presidente Nicolás Maduro tiene apoyo popular y decirle no al revocatorio que propone la oposición. Así lo afirmaron varios de los encuestados por Efecto Cocuyo

Personal y beneficiarios de las misiones, trabajadores de instituciones públicas, institutos de apoyo social, consejos comunales y otros movimientos populares llegaron a las 10:00 am a Plaza Venezuela con sus pancartas. Algunos de estos grupos llevaron pendones, banderas del tricolor gigantes y sus camiones con cornetas y animadores.

Los que tomaban la palabra en los micrófonos tenían la labor de avivar la emoción de los asistentes, pero la misión no estuvo fácil. El público estaba disperso, prefería conversar entre ellos, compartir la comida empacada que le distribuían o mirar sin participar en las consignas que vociferaban los animadores.

IMG_20160419_112141

“Estoy aquí para conmemorar la firma del Acta de la Independencia, pero también para decirle no a ese revocatorio que quiere la oposición. Yo nací en revolución y quiero morir en revolución”, dijeron tres jóvenes del Colectivo Acción Protesta Hugo Chàvez Socialista del estado Lara. Ellos tenían 17, 19 y 24 años de edad, respectivamente.

Lo mismo consideró Teodoro Soler, residente de Santa Rita en Maracay, quien tomó un autobús a las 6:00 am para llegar “tempranito” a la movilización. “Maduro es mi presidente y un revocatorio no me lo va a quitar”, aseveró.

Carmen Rodríguez asistió a la marcha rojita porque quiere que se disuelva la Asamblea Nacional, cuyas leyes propuestas “no están acorde con el legado de Hugo Chávez”, según dijo. Vive en las Minas de Baruta donde forma parte del consejo comunal Luchadores del Pozo y acata los llamados del presidente para actividades de calle.

A las 12:28 del mediodía un camión del Gobierno del Distrito Capital comenzó a moverse. Fue el vehículo que encabezó la concentración roja que empezaba en el lado este del Parque Los Caobos y terminaba en la fuente de Plaza Venezuela.

IMG_20160419_121211

“Si se arma un peo, con Maduro me resteo”, “no vamos a dejar que la oligarquía regrese”, “Este es el pueblo de Bolívar contra el imperialismo”, fueron algunas de las consignas que corearon los asistentes, mientras los seguidores agitaban unas pequeñas banderas de Brasil.

IMG_20160419_121156

Cuando la movilización tomó la avenida Universidad se topó con una cola para comprar pañales en el Farmahorro de Parque Carabobo. La fila tapaba cuatro locales comerciales al lado de la farmacia y las personas en ella miraban con letargo la marcha.

– ¿Para qué es la cola?- preguntó uno de los oficialistas que participaba en la actividad política a uno de los hombres de la cola.

– Pañales.

– Ah no, no necesito- dijo y siguió su rumbo.

La plaza se quedó pequeña

Los rojitos llegaron a la Plaza Bolívar a las 2:00 de la tarde, aproximadamente. Una tarima, dos gradas y decenas de sillas los aguardaban. Para tener acceso a ellas los presentes debían acreditarse en el edificio del Diario Ciudad Caracas.

Funcionarios de la Guardia de Honor Presidencial (GHP) fueron los encargados de mantener el orden en la Plaza Bolívar. El espacio VIP estaba cercado y sus accesos eran custodiados por los uniformados con boina roja. “Es que ni saben tratar a la gente. Yo soy un trabajador social y no me indican por qué no puedo pasar a ver al Presidente”, se quejó un hombre entre la multitud que empujaba para entrar al área privilegiada. 

Una funcionaria de la GHP indicó que a las 2:30 ya se habían acabado los brazaletes anaranjados que permitían el paso a la “zona VIP”. Los comenzaron a repartir a las 9:00 de la mañana, una hora antes de la convocatoria a la concentración en Plaza Venezuela.

Una vez que la marcha llegó a su destino, muchos se retiraron. El espacio no podía albergar a todos los seguidores del oficialismo, quienes se decepcionaron cuando se enteraron de que solo unos pocos podían ver con comodidad al Presidente de la República.

“Prefiero verlo en televisión. Ya cumplí con él y ahora me retiro porque tengo que viajar a Valencia”, manifestó uno de los presentes a Efecto Cocuyo y procedió a buscar a su grupo para tomar uno de los vagones del Metro de Caracas.