Maikel Moreno promete garantías de DDHH y resistencia a sanciones en inicio del año judicial

POLÍTICA · 27 ENERO, 2022 18:30

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Con la presencia del gobernante Nicolás Maduro, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró el inicio de las actividades judiciales del año 2022.

El presidente del TSJ, Maikel Moreno, abrió el acto que comenzó pasadas las 4:00 p. m., asegurando que desde la cabeza del Poder Judicial se realiza un proceso profundo de revisión institucional para mejorar su efectividad en atención a una nueva realidad social  «para que la justicia sea tangible y no lejana».

También aseguró que el máximo tribunal tiene como prioridad el resguardo de los derechos humanos en el país, en momentos en los que afirmó, Venezuela es víctima de agresiones extranjeras y un «bloqueo económico sin precedentes», en alusión a las sanciones internacionales de países como Estados Unidos y la Unión Europea, precisamente por señalamiento de violaciones de derechos fundamentales contra venezolanos.

Entre los logros que considera alcanzó el Poder Judicial durante 2021 citó entre otros, la cooperación con la oficina de la alta comisionada de derechos humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, para la atención de privados de libertad y garantizar la celeridad procesal en cada caso. 

Asimismo, destacó la inauguración de 62 salas telemáticas para la celebración de audiencias remotas en todo el país, a fin de evitar la paralización de la administración de justicia durante la pandemia por COVID-19.

Inhabilitación de Superlano

Ofreció algunas cifras. Durante 2021, segundo año de pandemia, los tribunales de todo el país dictaron 249.374 decisiones definitivas y celebraron 120.579 audiencias. Moreno destacó que dicha labor representó un aumento de 23,43 % con respecto al trabajo de 2020.

El propio TSJ, emitió 2.785 sentencias, distribuidas entre las Salas Plena con 55 decisiones; Constitucional, 756 decisiones; Casación Penal, 224; Político Administrativa 459; Casación Civil 873; Casación Social, 317 decisiones y la Sala Electoral con 101 sentencias. Moreno aseguró que en este caso el incremento en el volumen de trabajo fue de 129,22 %.

Entre los logros de la Sala Electoral Moreno hizo mención a la decisión sobre la inhabilitación del excandidato opositor a la gobernación de Barinas, Freddy Superlano indicando que su condición de «inelegibilidad» (inhabilitación política) violaba derechos de los electores a la participación política y el sufragio. Tras ganar la gobernación de Barinas el 21 de noviembre, la Sala Electoral del TSJ desconoció su triunfo y anuló los resultados electorales que llevaron a la repetición de elecciones en la entidad el 9 de enero de 2022. Otro opositor, Sergio Garrido, volvió a derrotar al chavismo y su candidato Jorge Arreaza, en dichos comicios. 

244 jueces destituidos 

El presidente del TSJ igualmente se refirió al trabajo de la Inspectoría General de Tribunales, despacho que adelantó según dijo 211. 246 inspecciones a tribunales de todo el país.

Resaltó además la designación de 434 jueces provisorios y 43 inspectores de tribunales, así como la destitución de 244 jueces en todo el territorio nacional por diversas causas.

No faltó la mención al encuentro con el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan con el objetivo, subrayó, de afianzar el principio de complementariedad previsto en el Estatuto de Roma.

«Aunque los derechos fundamentales son evidentes, no se ejecutan por sí solos, es nuestra responsabilidad el ejercicio franco en la garantía de los derechos humanos», dijo.

La fiscalía de la CPI abrió un examen preliminar a Venezuela en 2018 por crímenes de lesa humanidad durante protestas masivas contra el gobierno de Maduro en 2017. A finales del año pasado, en visita al país, el fiscal Khan anunció que luego de determinar que sí hubo violaciones de derechos fundamentales se pasaba a la etapa de determinar responsabilidades, incluyendo la cadena de mando.

Moreno recalcó que el Poder Judicial venezolano ha sido garantía de la estabilidad democrática de las instituciones y advirtió que sus integrantes «seguirán resistiendo» a las agresiones internas y externas en función de los intereses del país.

«Asumimos el desafío y estamos ganando la batalla. Me siento orgulloso de presidir un Poder Judicial que ni ha traicionado ni se ha embriagado de poder, la estabilidad democrática depende de un Poder Judicial sólido y eso es lo que hemos demostrado», agregó.