Maduro pidió al Congreso de la Patria desarrollar un plan contra la “AN adeco-burguesa”

POLÍTICA · 19 ABRIL, 2016 17:04

Ver más de

Dayimar Ayala


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El Congreso de la Patria culminó este martes 19 de abril y de los encuentros que se realizaron desde el 13 de abril recogieron al menos 100 propuestas. Pero eso, al parecer, no fue suficiente para el presidente Nicolás Maduro quien pidió a la instancia desarrollar un plan “ante la amenaza de la Asamblea Nacional adeco-burguesa”. Llamó a defender en la calle y con la constitución en la mano al pueblo.

El Jefe de Estado recibió en la Plaza Bolívar de Caracas a las personas que se movilizaron en una marcha a propósito del 19 de abril de 1810 y “contra el ataque imperial” al que consideran está sometido Venezuela. Desde allí lanzó una advertencia al presidente del Poder Legislativo, Henry Ramos Allup. “Ramos Allup, prepárate, ya va a llegar tu hora, lo dice esta constitución. Este sí es un verdadero Cabildo abierto. Más nunca volverán los imperios”, aseveró.

Al presidente le alegró haber llegado a los tres años de mandato y dijo que a partir de ahora inicia una nueva etapa para los próximos tres años. Por ello, instruyó que el Congreso de la Patria se convierta en un instrumento permanente de consulta y para asegurarse reordenó la carnetización y registro de la militancia del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Esta carnetización estaba prevista para abril, pero ahora será en mayo. “Hay que buscarlos a todos, a los leales, a los que están molestos, será mayo de organización”, aseguró Maduro.

La lluvia interrumpió el discurso de Nicolás Maduro. El Jefe de Estado tuvo que silbarles a varias personas que buscaban resguardarse del agua. Dijo que se quedarían, pero minutos más tarde tuvo que cortar la intervención.

Justo antes de finalizar su discurso, Maduro se pronunció por la decisión de la cámara de diputados de Brasil de enviar a juicio a la presidenta Dilma Rousseff. Tal como lo había dicho él y otros de los voceros del gobierno aseguró que se trataba de un Golpe de Estado porque la oposición brasileña nunca había podido ganarle a Rousseff o al expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva. “El golpe de Estado en Brasil es una amenaza para todo el continente, están jugando con fuego”, aseguró.