Los riesgos de la Ley de Cooperación Internacional para las ONG #CocuyoClaroyRaspao

POLÍTICA · 12 MAYO, 2022 20:03

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Luego de que el pasado 4 de mayo un grupo de diputados de la Asamblea Nacional de 2020 adelantara que nuevamente se trabaja en la polémica Ley de Cooperación Internacional, que entre otros temas busca regular el manejo de las organizaciones no gubernamentales, muchas de esas instituciones se han declarado en alerta.

Aunque su nombre no lo indica, este proyecto de Ley, que ha sido un objetivo del oficialismo durante los años 2006, 2010, 2015 y 2021, podría representar una amenaza para el funcionamiento de las ONG.

Pese a que el proyecto de ley nunca ha sido presentado formalmente en una sesión ordinaria del Parlamento, los distintos borradores que han circulado en los años reflejan que el instrumento crearía no solo mecanismos de control para las ONG, sino además un marco legal en el que éstas podrían quedar sin financiamiento externo o inclusive suspendidas si desde el Ejecutivo se considera que en sus acciones han colaborado para la imposición de “medidas coercitivas unilaterales” contra el país.

 

Para explicar cuáles serán los alcances de ese polémico instrumento jurídico, el espacio #CocuyoClaroyRaspao invitó al periodista Héctor Antolínez, especializado en la fuente parlamentaria, quien esbozó qué se puede esperar de tal iniciativa.

Ya ONG como el Programa de Educación Acción en Defensa de los Derechos Humanos (Provea) denunció que la AN de mayoría chavista busca con esa ley ilegalizar a las ONG que defienden los derechos humanos en Venezuela.

«Esa ley es muy discrecional. En un artículo, por ejemplo, se habla de sancionar hasta con su eliminación a ONG que, según el Gobierno, apoye o menciones hechos como las sanciones internacionales. Es como la Ley contra el Odio, queda a interpretación de los que hacen la norma», explicó Antolínez, quien es periodista del portal Crónica Uno.

No obstante, aún este instrumento pareciera no ser un hecho y todavía es visto como algo de muy alto costo político para el oficialismo, más cuando éste quiere dar una imagen de parte promotora de diálogo.

«Han circulado borradores, dicen que no es el oficial, pero dicen que se está aplicando una leyenda negra contra la ley, porque lo que quiere hacer es promover la transparencia», explicó Antolínez.

Añadió que varios de los promotores de esta ley, como Timoteo Zambrano, aseguran que le falta mucha discusión para lograr ser aprobada, peo aún así no deja de ser sospechoso el modo en el nuevamente se coloca en el tapete político.

» Se trata de una propuesta peculiar. Llama la atención que mientras el gobierno se reúne con una parte de integrantes del Foro Cívico se saca esta propuesta. A medida de que esta ley se discuta y se hable, más personas se mostrarán interesadas y mientras más personas sepan, el costo político de aprobarla va a aumentar», agregó el periodista.