Los intereses de Gustavo Petro en Venezuela

POLÍTICA · 2 JULIO, 2022 19:35

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El restablecimiento de relaciones entre Colombia y Venezuela avanza tímidamente, pero a paso decidido. Aunque el presidente electo Gustavo Petro toma posesión el próximo 7 de agosto, las autoridades de ambos países ya empiezan a gestionar algunas acciones para reactivar la frontera.

La Asamblea Nacional, de mayoría chavista, estableció contacto con la Cámara de Comercio de Cúcuta y la Cámara de Aduanas de San Antonio del Táchira “para adaptar la infraestructura para la gran apertura”, informó el diputado Juan Carlos Palencia a El Tiempo.

El próximo 4 de julio está pautada una reunión en San Cristóbal, capital tachirense, entre la Gobernación del Norte de Santander, la Comisión de Fronteras de la Asamblea Nacional, la Cámara de Comercio de Cúcuta, la Cámara Colombo-Venezolana, la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera , la Federación Colombiana de Agentes Logísticos de Comercio Internacional y las alcaldías de Cúcuta, Villa del Rosario, Los Patios y Puerto Santander, según el medio internacional.

Tras la primera llamada telefónica, Petro y Nicolás Maduro informaron que el primer paso será abrir la frontera común que abarca 2.219 kilómetros.

Pero ¿por qué Petro revierte la política de cerco diplomático que impulsó el saliente presidente Iván Duque? ¿Cuáles son sus intereses en Venezuela?

Seguridad

El especialista en derecho internacional y asesor de Crisis Group Mariano de Alba explica que el nuevo mandatario tiene interés en que el gobierno de Maduro lo ayude a lograr un acuerdo de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“Uno de los objetivos del gobierno de Petro es tratar de alcanzar lo que llama una paz integral o total en Colombia. Sabemos de la presencia de grupos armados como el ELN en territorio venezolano y, por lo tanto, es difícil alcanzar esa paz total sin la colaboración de Venezuela”, afirma.

Esto supone un reto importante pues el ELN “es una guerrilla descentralizada”, apunta De Alba. Esto quiere decir que si los factores que se encuentran en territorio venezolano no están de acuerdo con la negociación y se sienten protegidos seguirán operando. “A diferencia de las Farc, no necesariamente porque el comando unificado negocie estos grupos lo van a hacer”, comenta el analista.

Adicionalmente, deponer las armas para los diversos grupos que hacen vida en la porosa frontera colombo-venezolana implica perder sus negocios ilícitos y cortar sus fuentes de ingreso.

«Si hay grupos que no se pliegan y están en Venezuela, el gobierno de Petro tendrá que ver cómo aborda eso y Maduro tendrá que decidir si colabora para tratar de desmovilizarlos o no”, agrega.

Economía

Colombia también tiene -lógicamente- intereses económicos. En su primera entrevista como presidente electo, Petro dijo: “Ellos pueden ayudarnos en la pacificación colombiana, otro objetivo inmediato puede ser abaratar los insumos agropecuarios si queremos combatir el hambre en Colombia y Venezuela”.

“Colombia tiene oportunidades de exportación importantes para el sector privado colombiano, sobre todo para la pequeña y mediana industria”, comenta De Alba.

La Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol) estima que el intercambio comercial se podría incrementar en un 200% si se reestablece el comercio formal en la frontera.

“Nosotros pensamos que el intercambio comercial podría duplicarse a 800 millones de dólares de intercambio binacional este año 2022, pero si hay un reimpulso y si hay una situación donde se establece esta relación formal podríamos llegar a 1.200 millones de dólares”, declaró el presidente de Cavecol, Luis Alberto Russián, a Fedecáramas Radio.

Restablecimiento progresivo

Aunque las naciones hermanas tienen muchos intereses en común, la normalización de las relaciones no se logrará de la noche a la mañana como ha declarado Petro.

De Alba opina que será un proceso “largo, complicado y progresivo”. “No veo nada clara la tesis de que Colombia pasó a ser un apéndice del chavismo, más bien veo espacios para que haya grandes tensiones en la relación, no creo que Petro sea un aliado pleno salvo que sorprenda y se radicalice, pero en el corto y mediano plazo no lo veo probable”.

Petro le declaró a El País de España que en sus planes no está extraditar a exiliados venezolanos, activistas y periodistas perseguidos por el régimen de Maduro. También dijo que su primera discusión con el fallecido presidente Hugo Chávez, a quien se le vincula ideológicamente, fue precisamente sobre el respeto al sistema interamericano de derechos humanos.

A juicio de De Alba, el nuevo presidente dará prioridad al tema fronterizo, a establecer un canal de comunicación formal y, a partir de ahí, evaluará las relaciones diplomáticas y consulares.

“Una posibilidad es que no se nombre un embajador, pero sí a un representante especial para Venezuela. Otra posibilidad es que restablezcan primero las relaciones consulares que son muy importante para los ciudadanos colombianos y venezolanos que están en ambas naciones”, señala.

El gran reto será que Petro logré avances positivos con su acercamiento a Maduro y evite, a su vez, que esto afecte su relación con Estados Unidos, que no reconoce a Maduro como presidente legítimo aunque estableció interlocución con Miraflores.

A pocas semanas para que el presidente electo asuma el poder formalmente, el 7 de agosto, se abre la pregunta de si Maduro tendrá representación oficial en este acto político.

De Alba cree que el gobernante venezolano sí estará representado más no asistirá personalmente. “Lo interesante será saber si habrá una invitación formal a Maduro para que asista. Tal vez convienen, en el canal de comunicación que ya tienen abierto, que sea un representante de segundo nivel quien esté presente”, comenta.

Las dudas fueron disipadas por el presidente saliente Iván Duque, un día después de la entrevista a De Alba. El mandatario declaró a Semana que Maduro no va puede entrar a territorio colombiano para la toma de posesión de Petro ya que él no lo reconoce como jefe de Estado.

POLÍTICA · 15 AGOSTO, 2022

Los intereses de Gustavo Petro en Venezuela

Texto por Ibis Leon | @ibisL

El restablecimiento de relaciones entre Colombia y Venezuela avanza tímidamente, pero a paso decidido. Aunque el presidente electo Gustavo Petro toma posesión el próximo 7 de agosto, las autoridades de ambos países ya empiezan a gestionar algunas acciones para reactivar la frontera.

La Asamblea Nacional, de mayoría chavista, estableció contacto con la Cámara de Comercio de Cúcuta y la Cámara de Aduanas de San Antonio del Táchira “para adaptar la infraestructura para la gran apertura”, informó el diputado Juan Carlos Palencia a El Tiempo.

El próximo 4 de julio está pautada una reunión en San Cristóbal, capital tachirense, entre la Gobernación del Norte de Santander, la Comisión de Fronteras de la Asamblea Nacional, la Cámara de Comercio de Cúcuta, la Cámara Colombo-Venezolana, la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera , la Federación Colombiana de Agentes Logísticos de Comercio Internacional y las alcaldías de Cúcuta, Villa del Rosario, Los Patios y Puerto Santander, según el medio internacional.

Tras la primera llamada telefónica, Petro y Nicolás Maduro informaron que el primer paso será abrir la frontera común que abarca 2.219 kilómetros.

Pero ¿por qué Petro revierte la política de cerco diplomático que impulsó el saliente presidente Iván Duque? ¿Cuáles son sus intereses en Venezuela?

Seguridad

El especialista en derecho internacional y asesor de Crisis Group Mariano de Alba explica que el nuevo mandatario tiene interés en que el gobierno de Maduro lo ayude a lograr un acuerdo de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“Uno de los objetivos del gobierno de Petro es tratar de alcanzar lo que llama una paz integral o total en Colombia. Sabemos de la presencia de grupos armados como el ELN en territorio venezolano y, por lo tanto, es difícil alcanzar esa paz total sin la colaboración de Venezuela”, afirma.

Esto supone un reto importante pues el ELN “es una guerrilla descentralizada”, apunta De Alba. Esto quiere decir que si los factores que se encuentran en territorio venezolano no están de acuerdo con la negociación y se sienten protegidos seguirán operando. “A diferencia de las Farc, no necesariamente porque el comando unificado negocie estos grupos lo van a hacer”, comenta el analista.

Adicionalmente, deponer las armas para los diversos grupos que hacen vida en la porosa frontera colombo-venezolana implica perder sus negocios ilícitos y cortar sus fuentes de ingreso.

«Si hay grupos que no se pliegan y están en Venezuela, el gobierno de Petro tendrá que ver cómo aborda eso y Maduro tendrá que decidir si colabora para tratar de desmovilizarlos o no”, agrega.

Economía

Colombia también tiene -lógicamente- intereses económicos. En su primera entrevista como presidente electo, Petro dijo: “Ellos pueden ayudarnos en la pacificación colombiana, otro objetivo inmediato puede ser abaratar los insumos agropecuarios si queremos combatir el hambre en Colombia y Venezuela”.

“Colombia tiene oportunidades de exportación importantes para el sector privado colombiano, sobre todo para la pequeña y mediana industria”, comenta De Alba.

La Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol) estima que el intercambio comercial se podría incrementar en un 200% si se reestablece el comercio formal en la frontera.

“Nosotros pensamos que el intercambio comercial podría duplicarse a 800 millones de dólares de intercambio binacional este año 2022, pero si hay un reimpulso y si hay una situación donde se establece esta relación formal podríamos llegar a 1.200 millones de dólares”, declaró el presidente de Cavecol, Luis Alberto Russián, a Fedecáramas Radio.

Restablecimiento progresivo

Aunque las naciones hermanas tienen muchos intereses en común, la normalización de las relaciones no se logrará de la noche a la mañana como ha declarado Petro.

De Alba opina que será un proceso “largo, complicado y progresivo”. “No veo nada clara la tesis de que Colombia pasó a ser un apéndice del chavismo, más bien veo espacios para que haya grandes tensiones en la relación, no creo que Petro sea un aliado pleno salvo que sorprenda y se radicalice, pero en el corto y mediano plazo no lo veo probable”.

Petro le declaró a El País de España que en sus planes no está extraditar a exiliados venezolanos, activistas y periodistas perseguidos por el régimen de Maduro. También dijo que su primera discusión con el fallecido presidente Hugo Chávez, a quien se le vincula ideológicamente, fue precisamente sobre el respeto al sistema interamericano de derechos humanos.

A juicio de De Alba, el nuevo presidente dará prioridad al tema fronterizo, a establecer un canal de comunicación formal y, a partir de ahí, evaluará las relaciones diplomáticas y consulares.

“Una posibilidad es que no se nombre un embajador, pero sí a un representante especial para Venezuela. Otra posibilidad es que restablezcan primero las relaciones consulares que son muy importante para los ciudadanos colombianos y venezolanos que están en ambas naciones”, señala.

El gran reto será que Petro logré avances positivos con su acercamiento a Maduro y evite, a su vez, que esto afecte su relación con Estados Unidos, que no reconoce a Maduro como presidente legítimo aunque estableció interlocución con Miraflores.

A pocas semanas para que el presidente electo asuma el poder formalmente, el 7 de agosto, se abre la pregunta de si Maduro tendrá representación oficial en este acto político.

De Alba cree que el gobernante venezolano sí estará representado más no asistirá personalmente. “Lo interesante será saber si habrá una invitación formal a Maduro para que asista. Tal vez convienen, en el canal de comunicación que ya tienen abierto, que sea un representante de segundo nivel quien esté presente”, comenta.

Las dudas fueron disipadas por el presidente saliente Iván Duque, un día después de la entrevista a De Alba. El mandatario declaró a Semana que Maduro no va puede entrar a territorio colombiano para la toma de posesión de Petro ya que él no lo reconoce como jefe de Estado.

¿Cómo valoras esta información?

3

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO