Jesús González: Los regímenes autoritarios siempre han tenido grupos de choquese

POLÍTICA · 5 ABRIL, 2019 17:00

Jesús González: Los regímenes autoritarios siempre han tenido grupos de choque

Texto por Isaac González Mendoza | @Sasamendoz

Ver más de

Isaac González Mendoza | @Sasamendoz

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Ya es costumbre en Venezuela. Una protesta se activa para exigir servicios básicos como electricidad, agua o comida y aparecen los llamados colectivos. No son personas que producen arroz o yuca, como los conceptualiza el gobernante Nicolás Maduro, sino que llegan para reprimir, amedrentar e, incluso, matar. Funcionan como grupos de choque y tienen un objetivo: sembrar miedo en la población.

El domingo 31 de marzo vecinos salieron a manifestar en la avenida Fuerzas Armadas. Denunciaban las constantes fallas eléctricas. El saldo fue de tres personas heridas, dos de ellas por disparos de balas. Ese mismo día circularon en las redes fotos y videos de sujetos con armas largas. Uno de ellos aparece accionando una pistola.

La Asamblea Nacional, ante estas acciones, aprobó el 2 de abril un acuerdo en el que calificó de grupos terroristas a los colectivos oficialistas armados, y los diputados advirtieron que sus actuaciones son “terrorismo de Estado”.

Pero Maduro, sin mencionar la palabra armas, los elogió al día siguiente: “El primer defensor de los colectivos soy yo, están formados por gente buena, sacrificada. Son colectivos que producen arroz, yuca, crían animales, producen carne, leche”, afirmó.

Es común que en los regímenes autoritarios haya grupos de choque, recuerda el politólogo Jesús González, quien advierte que el gobierno de Maduro tiene pretensiones totalitarias, es decir, pretende apoderarse de cada una de las actividades del país.

Por ejemplo, el dictador Manuel Noriega tenía en Panamá los “macheteros” y el partido Nazi contaba con los “camisas pardas”.

“Durante los primeros años de la democracia venezolana hubo elementos similares como los cabilleros. Pero esto no es comparable. Aquí estamos viendo el uso de la fuerza como mecanismo de control y gobernabilidad no democrática. Tratan de generar una gobernabilidad fuera del orden democrático”, explica el también profesor de la Universidad Central de Venezuela.

En América Latina los colectivos surgieron como grupos con objetivos vinculados a la reivindicación de las luchas sociales. Pero en Venezuela esa palabra significa violencia o miedo: “En Venezuela, aunque inicialmente muchos de esos colectivos eran grupos sociales, se ha manejado como mecanismo de control político y social. Recordemos que muchos de estos colectivos del 23 de Enero tenían el tema de la ruta reivindicativa, incluso con la violencia”.

González se remonta al golpe de Estado de 2002 para señalar que aquel quiebre de la Fuerza Armada es uno de los antecedentes de la profundización del apoyo a estos grupos de choque. “Progresivamente eso fue derivando en un movimiento armado paralelo. Desde el propio Gobierno se ha incentivado la propuesta de darle armas al pueblo. Esa constante prédica de la violencia como instrumento de defensa de la revolución ha hecho que muchos de estos grupos tengan acceso y control de armas”, dice.

Soporte de Maduro

González considera que los colectivos representan uno de los elementos que sostienen a Maduro junto a la inacción de la Fuerza Armada cuando éstos actúan sumado a un Poder Judicial que no los investiga. “El conjunto de elementos que sostienen a Maduro se ha vuelto un problema más caótico”, lamenta.

Son, además, una de las razones por las que ha empeorado la crisis institucional del país. “Si agarras a una persona con armas lo lógico es que la Fiscalía lo detenga. Pero cuando ves que la Fuerza Armada actúa junto a ellos, ves que están fuera de la norma”.

Lea también:

Una mujer, un adolescente y un adulto mayor entre los heridos durante protesta en Av. Fuerzas Armadas