Guaidó: «Hubo gente que faltó» en el alzamiento militar, pero pueden sumarse pronto

POLÍTICA · 7 MAYO, 2019 09:57

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En entrevista con la agencia francesa AFP, el presidente (e) de Venezuela, Juan Guaidó, aseguró que en el alzamiento militar del pasado martes, 30 de abril, «hubo gente que faltó», pero aún así reveló «la fractura» que existe dentro de la Fuerza Armada.

“Hubo gente que faltó por cumplir (…). No quiere decir que no lo hagan pronto. Estamos esperando que muchos más (…) cumplan con su país”, dijo Guaidó a AFP en una entrevista divulgada por la agencia este lunes, 6 de mayo.

El líder de la oposición aseguró que el alzamiento militar debilitó a Nicolás Maduro, hasta el punto de hacerlo desconfiar de su entorno y del alto mando.

«La gran ganancia (…) es que desde el director de inteligencia —Manuel Cristopher Figuera—, quien fuera edecán de (el fallecido presidente Hugo) Chávez durante 12 años, hasta comandantes, sargentos (…) están absolutamente descontentos”, dijo.

Guaidó expresó que su Gobierno ha tratado de contactar a todos los funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado para que se pongan del lado de la Constitución y se negó a hablar específicamente del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, para no someterlo a una «persecución, remoción o tortura».

No obstante, afirmó que no hay negociaciones, sino «conversaciones» con todos los funcionarios civiles y militares dispuestos a ponerse del lado de la Carta Magna quienes, dijo, son mayoría.

“Nuestra gran apuesta es la transición democrática, elecciones libres. La presión militar y el rol de la Fuerza Armada es fundamental. No estamos apostando solo por ese elemento, (pero) su participación favorecería muy rápidamente una transición”, indicó.

Sobre esto, dijo que solicitar una cooperación militar de Estados Unidos era la «opción más polémica» y que busca la alternativa que tenga un menor costo social para concretar el cese de la usurpación, llevar a una transición y convocar a elecciones libres.

«Hay una opción alternativa, una transición acordada, como ocurrió en 1958 cuando (el dictador) Marcos Pérez Jiménez es presionado por las Fuerzas Armadas y se construye una junta de Gobierno que termina en elecciones libres», continuó.

«La otra opción es una salida de fuerza que no tiene que ser con cooperación internacional (…). Puede ser netamente local, con el descontento que ya existe y es obvio en las Fuerzas Armadas”, dijo.

Lea también:

“Había una negociación de alto nivel”, oficiales alzados hablan con Sebastiana Barráez