El canciller venezolano Jorge Arreaza, representante del gobernante Nicolás Maduro, informó este sábado 16 de febrero que ha mantenido al menos dos “reuniones” con Elliot Abrams, designado por Donald Trump como enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, pese a que no se ofrecieron mayores detalles sobre estos encuentros.

“Hemos hecho dos reuniones, de las cuales yo no te puedo dar detalles porque debo respetar la confidencialidad, pero han sido reuniones donde nos hemos escuchado”, dijo el , en declaraciones a Telesur.

“Ha habido momentos de tensión, hay diferencias profundas, pero al mismo tiempo hay preocupaciones compartidas”, añadió, y aseguró, mostrando su pasaporte y visa diplomática, haber participado en estos encuentros con Abrams.

“Si tenemos que reunirnos con el diablo mismo y defender la soberanía de Venezuela y exigir respeto y lograr un camino de respeto con el Gobierno que representa el imperio y las corporaciones en este momento en el mundo, nosotros lo haremos”, prosiguió.

Estas reuniones ocurrieron en medio de la elevada crispación entre ambos países y luego de que Maduro cortara los lazos diplomáticos con Estados Unidos, que no lo reconoce y le ha pedido en varias oportunidades que se aparte del poder, que ejerce desde 2013.

Arreaza dijo también que estos encuentros suponen un diálogo binacional que no puede ser negado por voceros estadounidenses, y que Maduro “está al tanto de cada detalle” conversado.

“Es evidente (el diálogo con EEUU), incluso el señor (John) Bolton -asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca-, el señor de la guerra, lo ha reconocido”, insistió.

Samuel Moncada con movilidad restringida

Asimismo, Arreaza denunció que el Departamento de Estado de Estados Unidos restringió en 25 millas alrededor de la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington la libre movilidad del diplomático designado por Maduro ante ese organismo, Samuel Moncada.

“Le tienen miedo al verbo de Venezuela, le tienen miedo a la verdad de Venezuela”, señaló el canciller.

En ese sentido, dijo que el Gobierno de Maduro está “evaluando” qué acciones tomar para evitar que “la voz de Venezuela en la OEA” sea silenciada antes del 27 de abril, cuando abandona el organismo por decisión propia.

“El día que nos vamos nadie nos saca, nadie nos expulsa de la OEA“, señaló.

Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde el 10 de enero, cuando Maduro volvió a tomar posesión del cargo sin ser reconocido por la comunidad internacionalJuan Guaidó, es identificado como presidente -de forma interina- por más de 50 países desde el 23 de enero.

Lea también:

Pence insta a la UE a reconocer a Guaidó como “único presidente legítimo”

Con información de EFE

</div>