Debate sobre El Esequibo en la ONU se agotó por «debilidad» de Venezuela, dice internacionalista

POLÍTICA · 31 ENERO, 2018 21:00

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El debate entre Venezuela y Guyana por el territorio del Esequibo deberá continuar en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por recomendación del Secretario de las Naciones Unidas, lo cual el internacionalista Félix Arellano consideró «delicado» considerando que el Gobierno venezolano nunca ha aceptado al órgano judicial «como una instancia a la que se tenga que ir obligatoriamente».

De hecho, este miércoles, 31 de enero, el canciller de la República, Jorge Arreaza, insistió en que el Acuerdo de Ginebra, suscrito en 1966 entre ambos países, es «el “único camino para la solución pacífica, práctica y satisfactoria” de esta controversia, por lo que desestimó la alternativa propuesta por el secretario General de la ONU, António Guterres.

«Cabe preguntarse las razones que privaron para recomendar la Corte Internacional de Justicia a dos Estados que no reconocen su jurisdicción», expresó Arreaza, luego de una reunión de la Comisión Presidencial de Estado para la Garantía de la Integridad Territorial.

Arellano opinó que, lamentablemente, el proceso de diálogo con la mediación ONU, «se fue agotando», en parte porque la representación venezolana en el conflicto tiene «una enorme debilidad frente a la excelente organización en ese tema del gobierno de Guyana».

«Si se hubiera trabajado organizada e insistentemente, quizá el Secretario (Guterres) no hubiera sentido que el camino a la Corte de La Haya procedía. La irresponsabilidad del Gobierno (venezolano) ha llevado a esto, por no tener un equipo que trabaje el tema seriamente, atento a todos los escenarios, sobre todo en Nueva York alimentando a la Secretaría de la ONU información actualizada», dijo a Efecto Cocuyo.

El profesor universitario señaló que, además, Venezuela no cuenta con una delegación multidisciplinaria de profesionales que hicieran seguimiento al caso.

En su afán de oponerse a esta alternativa, las autoridades venezolanas deberán defender sus argumentos históricos y jurídicos, indicó Arellano. Por su parte, Guyana manifestó que «acoge con satisfacción» la decisión de Guterres, de acuerdo con un comunicado publicado en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guyana.