Con la “normalidad” que garantiza la presencia reforzada de efectivos militares, sin “mareas rojas”,  ni la algarabía que puede generar un gentío que toma alguna calle, transcurría en Los Teques la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

A diferencia de  la acostumbrada bulla que agitaba las colas en las 20 y tantas votaciones realizadas en los últimos años, reavivada el pasado 16 de julio en la consulta popular convocada por la MUD, este domingo 30 de julio no había ruido en los alrededores de los nueve centros electorales visitados entre las 9: 00 de la mañana y el mediodía en la capital mirandina.

En la avenida Bolívar, frente al Palacio del Deporte, había una fila de electores contritos, como la que hacen los fieles que se disponen a recibir el sacramento de la comunión en la misa del domingo, pero en lugar de la hostia alargaban la mano para recibir de un muchacho un pequeño papelito con el logo oficial de la ANC, en el que se leía “Vota 1 Wisely Alvárez”, diputada del Consejo Legislativo del estado Miranda, directora de Técnica Electoral del Psuv en el estado, y quien compite con otros 10 revolucionarios, entre ellos, Ricardo Sánchez, por uno de los dos escaños territoriales que elige el municipio Guaicaipuro.

Total normalidad

Las puertas abrieron puntuales a las 7:00 de la mañana en los centros electorales habilitados en el liceo Julio Rosales y Ateneo de Los Teques, en la avenida La Hoyada; la UE Jesús María Sifontes, en la calle Ribas;  la escuela básica República del  Paraguay, liceo Vicente Salias  y el colegio María Teresa de Nezer, en la calle Roscio; la escuela Guarenas en El Rincón, el Colegio Universitario Cecilio Acost,a en la avenida Alí Primera y el Palacio del Deporte, habilitado como megacentro para recibir a los electores de los vecinos municipios de Los Salias y Carrizal.

En las inmediaciones del Ateneo, un señor -que se declaró opositor y pidió omitir su identificación- contó que su nombre aparece en la página web del CNE como seleccionado  para trabajar como miembro de mesa. “Vine por curiosidad, para ver cómo se movía la cosa. Estaba aquí a las 6:15 a y resulta que no me permitieron incorporarme. Me dijeron que los miembros de mesa ya estaban completos”.

Proceso supervisado

Al control que imponen los soldados del Ejército puertas adentro de los centros de votación, la elección de la ANC que se realiza este domingo está marcada por la fuerte presencia de la GNB. Los uniformados procedieron al cierre parcial de las calles para cumplir con el despeje de 500 metros a la redonda establecido por el CNE y están apostados con equipos antimotines y camiones  frente a las escuelas.

Durante el recorrido realizado por los citados centros de votación -no se permitía el ingreso de periodistas al interior-  se observaron dobles filas frente a la UE Jesús María Sifontes y el megacentro del Palacio del Deporte, una de ellas, la que deben realizar los electores que son constreñidos a activar el carnet de la patria tras ejercer el voto.

En la UE Jesús María Sifontes  la tarea era llevada por la exconcejal de Guaicaipuro Dilia Rivero. Dos activistas, ataviadas con franela con los “ojitos de Chávez”, lo hacían en el megacentro de la avenida Bolívar. En todos, grupos de motorizados en actitud descansada, a pocos metros de las colas, se mostraban como custodios del proceso. Un comentario en voz baja dio a conocer que “son de los colectivos, esta mañana patrullaron por todo el pueblo”.

Control

Frente al megacentro electoral se observaron tres grupos, no más de cuatro personas, teléfonos y listado en mano, que sacaban cuentas. Al que llevaba la voz cantante en uno de ellos se le escuchó que rendía reporte  del “punto de contingencia del Palacio del Deporte” y pedía instrucciones para “la movilización”.

Dicha movilización se refería a los electores que deben traer a votar para lo cual estaban dispuestas varias unidades privadas de transporte público y autobuses Yutong aparcadas en las inmediaciones de la avenida Bolívar, calle Roscio y Alcaldía de Guaicaipuro. El conductor de una de estas unidades, a quien se le consultó sobre el lugar al que debía dirigirse, indicó que esperaba la orden de la coordinadora del liceo Vicente Salias “para traer a los que no se han reportado”.

Unos metros más allá de la alcaldía, unas 10 personas, la mayoría de la tercera edad, se aglomeraba a las puertas del Consejo Legislativo, en manos del oficialismo. Pedían información sobre la ubicación de un “punto rojo” que les indicara si podían votar sin la cédula de identidad. Buscaban a la presidenta del organismo, Aurora Morales, pero los atendió otra persona, trajeado con ropa deportiva de marca, quien les aclaró que era necesario presentar el documento.

Uno de los abuelos quería dejar claro que había acudido a votar. “Que quede registrado que yo vine, que me den un papel que certifique que tengo cédula, pero no pude votar”. La persona que los atendía le indicó que si sufragaba en Los Salias o Carrizal podía hacerlo en el megacentro de la avenida Bolívar. El abuelo respondió que votaba en Monay, estado Trujillo.

“¡Ah, nada abuelo! Usted podrá votar con su cédula en cualquier lugar del país en las elecciones de diciembre. Hoy no tiene chance… lo siento”.

Deja un comentario