Claves de la sociedad civil para avanzar en un acuerdo político

POLÍTICA · 17 NOVIEMBRE, 2022 21:30

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Si bien no existe una receta mágica que asegure el éxito de un proceso de negociación ni de una transición política, algunos ejemplos históricos sirven para ilustrar buenas prácticas. Es a partir de estas lecciones que un grupo de expertos de la sociedad civil desarrollaron propuestas para un acuerdo político en Venezuela.

La socióloga, investigadora de la Red de Activismo e Investigación por la Convivencia (Reacin), Verónica Zubillaga, y la doctoranda en Ciencias Políticas de la Universidad Lumière Lyon, Yoletty Bracho, explican a Efecto Cocuyo las claves que proponen para sentar las bases de una convivencia justa en Venezuela.

Mecanismos de consulta

Desde la sociedad civil demandan mecanismos concretos de consulta que garanticen su participación en el proceso de negociación. Si bien este es un punto establecido en el memorándum de entendimiento firmado en México, no se ha concretado en parte por la suspensión de estas conversaciones desde el 16 de octubre de 2021.

“En la mesa de negociación tienen que estar sentados los actores políticos, pero para que la discusión tenga legitimidad es importante que existan procesos de consulta que involucren a la sociedad civil. Hay metodologías muy concretas que establecen criterios de diversidad, inclusión, se tiene que tomar en cuenta la perspectiva de las víctimas para pensar en procesos de reparación”, afirma Zubillaga.

Un ejemplo de consulta es la Comisión Nacional para la Reforma Policial (Conareprol).

“Más allá del resultado, que terminó siendo un fracaso porque se terminó estableciendo una policía militarizada, lo que es importante subrayar es que se instaló una comisión orientada bajo principios técnicos de pluralidad, consulta e inclusión que generó grandes consensos, se trata de aprender de experiencias venezolanas del pasado reciente”, señala.

La asesoría de expertos con experiencia en temas de justicia y transición también es necesaria, según destaca: “Es importante que haya un compromiso ético y técnico para que estos procesos puedan funcionar”.

“En el país hay experiencias de comisiones de la verdad que terminaron siendo parciales porque recogieron solo un lado de la verdad, entonces a lo que se debe apostar es a generar un proceso que sea inclusivo, que mire al pasado, pero que también tenga una prospectiva para reformar las instituciones de manera que las violaciones de derechos humanos no sucedan más”, señala.

Agenda social

Las demandas sociales deben ponerse en el centro de las conversaciones, en opinión de Bracho. Esta es una exigencia que pareciera haber sido tomada en cuenta por los actores políticos de cara a una nueva ronda de negociación, según voceros del Foro Cívico que esperan que sea precisamente un acuerdo humanitario el que reactive el mecanismo de México.

“A veces en el proceso de negociar lo necesario para lograr la recuperación de los valores democráticos y la capacidad de participación política se ponen de lado las necesidades concretas de la población, a alguien hoy le hace falta el agua, le hace falta la electricidad, no tiene una medicina”, cuestiona.

Para que la agenda social gane terreno considera que es preciso que se multipliquen las visiones respecto a la negociación “porque a veces hay cierta priorización del campo político y eso tiende a desplazar las múltiples voces y visiones de la sociedad organizada”.

Justicia restaurativa

Uno de los temas más álgidos que deberá enmarcarse en un acuerdo político es la justicia y la reparación de las víctimas, en un contexto en el que hay fundamentos razonables para creer que se cometieron crímenes de lesa humanidad, según la fiscalía de la Corte Penal Internacional. Por eso, desde la sociedad civil buscan abrir el debate en la agenda pública desde ya.

“Se trata de entender que la justicia no está solo en los tribunales, no es solo penal, también se trata de una justicia restaurativa, por eso ponemos el foco en la reparación. Más allá de seguir un debido proceso y poner en prisión a los responsables, hay toda una deuda y una necesidad de reparar a las víctimas”, apunta.

El presidente Gustavo Petro, uno de los mandatarios que busca relanzar la negociación en México, propuso una amnistía general que no fue bien recibida por defensores de derechos humanos al considerar que este tipo de mecanismos generan impunidad. 

Sobre este planteamiento, Bracho responde: “Hay que ver lo que ponemos detrás de la expresión de amnistía general, creo que la amnistía no debería significar falta de justicia aun cuando sabemos que históricamente se ha requerido hacer concesiones para avanzar en una transición”.

“Quisiera pensar que Petro está al tanto de que en su país fue necesaria una jurisdicción especial, con la que actualmente se están dando un conjunto de juicios, para lograr el proceso de pacificación”, agrega.

Cambio geopolítico

La llamada ofensiva diplomática que impulsan Francia, Colombia y Argentina puede marcar la diferencia para que este nuevo intento de negociación se reanude.

“Hay una necesidad de energía en el mundo, como consecuencia de la guerra en Ucrania, y está claro que hay un conjunto de actores internacionales que buscan resolver el tema interno venezolano para acceder al petróleo, esta es una oportunidad porque Venezuela vuelve a estar en la palestra internacional”, expone.

La politóloga venezolana, establecida en Francia, atribuye el sorpresivo protagonismo del presidente Emmnuel Macron a una estrategia con la que busca posicionar a su país en el contexto internacional y retomar la preeminencia como el actor conciliador que fue en el pasado. Por eso también buscó mediar el conflicto entre Rusia y Ucrania, aunque no logró desescalar esta crisis.

“Macron se muestra como mediador de los conflictos más difíciles para buscar soluciones para Francia en un contexto de política interna donde hay mucha preocupación por temas de energía”, argumenta.

Zubillaga también subraya el viraje geopolítico: “Estados Unidos está reorientando su posición respecto a Venezuela y en América Latina hay un cambio significativo al tener países que han asumido el liderazgo en promover procesos de conversación, la figura de Petro es importante con su mensaje de que el compromiso de la izquierda es con la democracia liberal, al igual que la invitación que hace a Venezuela de volver al sistema interamericano de derechos humanos”.

“Si antes la política era de aislamiento, ahora pareciera que es de presión o de impulso para que Venezuela se vuelva a reencausar en una apertura democrática, entonces ese tablero del juego a nivel latinoamericano puede ser una variable importante para que las negociaciones tenga mayor probabilidad de éxito”, concluye.

En la elaboración de estas propuestas también participan: Beatriz Borges, directora de Cepaz; Colette Capriles, profesora de Filosofía Política y Ciencias Sociales; Cristián Correa, abogado y experto del Centro Internacional de Justicia Transicional; el padre jesuita Alfredo Infante, Coordinador de ddhh de Centro Gumilla; Michael Reed Hurtado, director de Gobernanza y Operaciones del Centro Guernica para la Justicia Internacional en los Estados Unidos; y David Smilde, sociólogo y miembro de Wola (Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos).

POLÍTICA · 8 DICIEMBRE, 2022

Claves de la sociedad civil para avanzar en un acuerdo político

Texto por Ibis Leon | @ibisL

Si bien no existe una receta mágica que asegure el éxito de un proceso de negociación ni de una transición política, algunos ejemplos históricos sirven para ilustrar buenas prácticas. Es a partir de estas lecciones que un grupo de expertos de la sociedad civil desarrollaron propuestas para un acuerdo político en Venezuela.

La socióloga, investigadora de la Red de Activismo e Investigación por la Convivencia (Reacin), Verónica Zubillaga, y la doctoranda en Ciencias Políticas de la Universidad Lumière Lyon, Yoletty Bracho, explican a Efecto Cocuyo las claves que proponen para sentar las bases de una convivencia justa en Venezuela.

Mecanismos de consulta

Desde la sociedad civil demandan mecanismos concretos de consulta que garanticen su participación en el proceso de negociación. Si bien este es un punto establecido en el memorándum de entendimiento firmado en México, no se ha concretado en parte por la suspensión de estas conversaciones desde el 16 de octubre de 2021.

“En la mesa de negociación tienen que estar sentados los actores políticos, pero para que la discusión tenga legitimidad es importante que existan procesos de consulta que involucren a la sociedad civil. Hay metodologías muy concretas que establecen criterios de diversidad, inclusión, se tiene que tomar en cuenta la perspectiva de las víctimas para pensar en procesos de reparación”, afirma Zubillaga.

Un ejemplo de consulta es la Comisión Nacional para la Reforma Policial (Conareprol).

“Más allá del resultado, que terminó siendo un fracaso porque se terminó estableciendo una policía militarizada, lo que es importante subrayar es que se instaló una comisión orientada bajo principios técnicos de pluralidad, consulta e inclusión que generó grandes consensos, se trata de aprender de experiencias venezolanas del pasado reciente”, señala.

La asesoría de expertos con experiencia en temas de justicia y transición también es necesaria, según destaca: “Es importante que haya un compromiso ético y técnico para que estos procesos puedan funcionar”.

“En el país hay experiencias de comisiones de la verdad que terminaron siendo parciales porque recogieron solo un lado de la verdad, entonces a lo que se debe apostar es a generar un proceso que sea inclusivo, que mire al pasado, pero que también tenga una prospectiva para reformar las instituciones de manera que las violaciones de derechos humanos no sucedan más”, señala.

Agenda social

Las demandas sociales deben ponerse en el centro de las conversaciones, en opinión de Bracho. Esta es una exigencia que pareciera haber sido tomada en cuenta por los actores políticos de cara a una nueva ronda de negociación, según voceros del Foro Cívico que esperan que sea precisamente un acuerdo humanitario el que reactive el mecanismo de México.

“A veces en el proceso de negociar lo necesario para lograr la recuperación de los valores democráticos y la capacidad de participación política se ponen de lado las necesidades concretas de la población, a alguien hoy le hace falta el agua, le hace falta la electricidad, no tiene una medicina”, cuestiona.

Para que la agenda social gane terreno considera que es preciso que se multipliquen las visiones respecto a la negociación “porque a veces hay cierta priorización del campo político y eso tiende a desplazar las múltiples voces y visiones de la sociedad organizada”.

Justicia restaurativa

Uno de los temas más álgidos que deberá enmarcarse en un acuerdo político es la justicia y la reparación de las víctimas, en un contexto en el que hay fundamentos razonables para creer que se cometieron crímenes de lesa humanidad, según la fiscalía de la Corte Penal Internacional. Por eso, desde la sociedad civil buscan abrir el debate en la agenda pública desde ya.

“Se trata de entender que la justicia no está solo en los tribunales, no es solo penal, también se trata de una justicia restaurativa, por eso ponemos el foco en la reparación. Más allá de seguir un debido proceso y poner en prisión a los responsables, hay toda una deuda y una necesidad de reparar a las víctimas”, apunta.

El presidente Gustavo Petro, uno de los mandatarios que busca relanzar la negociación en México, propuso una amnistía general que no fue bien recibida por defensores de derechos humanos al considerar que este tipo de mecanismos generan impunidad. 

Sobre este planteamiento, Bracho responde: “Hay que ver lo que ponemos detrás de la expresión de amnistía general, creo que la amnistía no debería significar falta de justicia aun cuando sabemos que históricamente se ha requerido hacer concesiones para avanzar en una transición”.

“Quisiera pensar que Petro está al tanto de que en su país fue necesaria una jurisdicción especial, con la que actualmente se están dando un conjunto de juicios, para lograr el proceso de pacificación”, agrega.

Cambio geopolítico

La llamada ofensiva diplomática que impulsan Francia, Colombia y Argentina puede marcar la diferencia para que este nuevo intento de negociación se reanude.

“Hay una necesidad de energía en el mundo, como consecuencia de la guerra en Ucrania, y está claro que hay un conjunto de actores internacionales que buscan resolver el tema interno venezolano para acceder al petróleo, esta es una oportunidad porque Venezuela vuelve a estar en la palestra internacional”, expone.

La politóloga venezolana, establecida en Francia, atribuye el sorpresivo protagonismo del presidente Emmnuel Macron a una estrategia con la que busca posicionar a su país en el contexto internacional y retomar la preeminencia como el actor conciliador que fue en el pasado. Por eso también buscó mediar el conflicto entre Rusia y Ucrania, aunque no logró desescalar esta crisis.

“Macron se muestra como mediador de los conflictos más difíciles para buscar soluciones para Francia en un contexto de política interna donde hay mucha preocupación por temas de energía”, argumenta.

Zubillaga también subraya el viraje geopolítico: “Estados Unidos está reorientando su posición respecto a Venezuela y en América Latina hay un cambio significativo al tener países que han asumido el liderazgo en promover procesos de conversación, la figura de Petro es importante con su mensaje de que el compromiso de la izquierda es con la democracia liberal, al igual que la invitación que hace a Venezuela de volver al sistema interamericano de derechos humanos”.

“Si antes la política era de aislamiento, ahora pareciera que es de presión o de impulso para que Venezuela se vuelva a reencausar en una apertura democrática, entonces ese tablero del juego a nivel latinoamericano puede ser una variable importante para que las negociaciones tenga mayor probabilidad de éxito”, concluye.

En la elaboración de estas propuestas también participan: Beatriz Borges, directora de Cepaz; Colette Capriles, profesora de Filosofía Política y Ciencias Sociales; Cristián Correa, abogado y experto del Centro Internacional de Justicia Transicional; el padre jesuita Alfredo Infante, Coordinador de ddhh de Centro Gumilla; Michael Reed Hurtado, director de Gobernanza y Operaciones del Centro Guernica para la Justicia Internacional en los Estados Unidos; y David Smilde, sociólogo y miembro de Wola (Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos).

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO