Caminata opositora que llegaría a Caracas el #1S fue retenida cerca de Barcelona

POLÍTICA · 28 AGOSTO, 2016 17:12

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Un grupo de aproximadamente 40 personas que salió de El Tigre, Anzoátegui, y que emprendió una caminata hacia Caracas, para incorporarse a la marcha por el referendo revocatorio conocisa como La Toma de Caracas, fue retenido por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Dirigidos por el diputado de Primero Justicia, José Brito, quienes iniciaron el recorrido tenían como siguiente parada el santuario Cristo de José, en la misma entidad, donde se encontrarían con otros caminantes y dirigentes políticos. Sin embargo, una alcabala detuvo al grupo antes de llegar a la ciudad de Barcelona.

Este domingo, 28 de agosto, inició uno de tantos recorridos que espera llegar a Caracas para la convocatoria del próximo 1° de septiembre. El grupo de personas se dirigía caminando a la basílica, en donde esperaban los parlamentarios Tatiana Montiel y Chaim Bucaram con otros convocados. No obstante, en el peaje Los Mesones les frenaron el paso.

«Desde que salimos fuimos hostigados por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y, cuando llegamos al peaje, la GNB nos detuvo para revisar persona por persona», denunció el diputado de la tolda amarilla. Añadió que los vehículos en donde se encontraban los refrigerios y el agua también permanecen retenidos en el puesto.

Cerca de las 2:00 pm llegó el grupo al peaje, donde permanecen desde hace más de dos horas. Los efectivos pidieron a los caminantes sus identificaciones tras revisar sus pertenencias. «Yo entregué mi acreditación y luego me pidieron la cédula. Me dijeron que me estaban revisando en el Sistema de Información Policial (Sipol). Me están violando la inmunidad parlamentaria«, dijo Brito.

El diputado también denunció a Efecto Cocuyo que un efectivo aseguró que la caminata fue detenida «por órdenes superiores». Los agentes dijeron que los vehículos en donde trasladaban los refrigerios serían puestos a la orden de la Fiscalía y que los choferes serían detenidos.

«Nosotros vamos a seguir«, aseguró el diputado, «si no nos dan los lapsos por culpa de este tipo de retrasos, pediremos cola o nos montaremos en un camión». Afirmó que apenas pase la detención, el grupo de personas celebrará la misa que tenían prevista en la basílica a pesar de que los otros grupos ya hayan terminado.

«Todas estas órdenes superiores muestran el profundo miedo que tiene el Gobierno, no solo al 1 de septiembre, sino también al tsunami de votos que se viene», finalizó.