Benigno Alarcón: Oposición tiene que concentrarse en liderar la calle después del 6D

POLÍTICA · 7 DICIEMBRE, 2020 01:45

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La baja afluencia de votantes en los centros de votación este 6 de diciembre indica que las parlamentarias están “en terapia intensiva”, según el politólogo Benigno Alarcón.

El director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello cree que la proyección de 70 % de abstención para estos comicios “es conservadora” pues tiene su origen en la desconfianza que sienten los venezolanos por el sistema de votación y el llamado a no participar que hace el sector que respalda a Juan Guaidó.

El secuestro de los partidos políticos tradicionales, así como la inhabilitación o exilio de la dirigencia opositora también desmovilizan al electorado.

En su opinión, la oposición tiene que concentrarse en liderar la calle y a la gente nuevamente después de este 6 de diciembre. “Poco importa que constituyas una especie de burocracia que haga las veces de un gobierno para tener control sobre ciertos activos (de la República) si pierdes el apoyo de la gente. La prioridad para los partidos de oposición debe ser mantener el apoyo en la calle”, afirma.

A su juicio, estos comicios solo abonan el camino hacia la autocratización.

-¿El chavismo gobernantes se convierte a partir de hoy en una autocracia electoral?

-Continúa el proceso de autocratizarse de forma cada vez más marcada. El gobierno desde tiempos de (Hugo) Chávez utiliza la elección como un mecanismo de legitimación, la diferencia entre el pasado y el presente es que Chávez tenía un piso político, tenía recursos y podía ganar elecciones. Pero ya desde 2006, la Unión Europea denunciaba problemas y carencias sobre todo en cuanto al ventajismo en el uso de los medios del Estado. En la medida en que Maduro pierde la capacidad de ganar elecciones empieza a utilizar otras ventajas, por eso este proceso electoral es multipartidista (varios partidos participan), pero no competitivo.

-¿Cuáles son las consecuencias para el país de una elección hegemónica o poco competitiva como usted la ha definido?

-La primera consecuencia es una caída importante en la legitimidad de quienes son electos. Vas a tener unos diputados que la gente no va a reconocer como tal y unos partidos que se hacen llamar de oposición, pero de los que la gente desconfía. Vas a tener una comunidad internacional que no reconoce el proceso, por lo menos la democrática porque los aliados internacionales (de Maduro) seguramente sí lo reconocerán. Esta elección en vez de abonar a una solución y normalizar las condiciones de vida política del país tienden a cerrar más los caminos institucionales para dirimir el conflicto y esto puede degenerar en el uso de la violencia en un futuro.

“Creo que la legitimación de cara a la comunidad internacional es un tema que a él (a Maduro) le importa poco porque sabe que haga lo haga la Unión Europea y Estados Unidos no le van a reconocer la elección. Entonces, ¿para qué le sirve esta elección?, para quitarle la Asamblea Nacional a la oposición, para tratar de sustituirla por una nueva oposición a su medida, el problema es cómo legitimar a esa nueva oposición porque la gente sospecha.

También le sirve para llenar unas formalidades para que cuando un país le diga que le interesa meterse en una concesión petrolera, la Asamblea Nacional pueda producir la aprobación legislativa de un convenio que servirá el día de mañana a muchos actores internacionales, especialmente a sus aliados, de garantía para sus inversionistas.

Teniendo esa nueva Asamblea Nacional nombrará un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y posiblemente iremos a unas elecciones municipales y regionales bajo una normativa electoral distinta.

-¿Cuáles son los desafíos que se le plantean a la oposición después del 6D de cara a la consulta y a la instalación de la nueva AN?

-El desafío es sacar a la gente a la consulta popular, el problema es que si las expectativas no son altas, la gente tampoco va a participar porque sentirá que no le va a servir para resolver sus problemas. El desafío es generar una expectativa positiva sobre cuál es la utilidad de la consulta y explicar para qué funciona. La gran mayoría de la gente no tiene idea de cómo participar, imagino que usarán los pocos medios de los que disponen para explicar cómo se puede participar.

Y lo que va a pasar el 5 de enero de 2021 es que vas a tener, por un lado a algunos países que van a seguir reconociendo a Juan Guaidó y al gobierno interino y por otro a países que van a dejar de reconocerlo porque no van a encontrar un asidero jurídico convincente que les permita justificar lo contrario ante su propio país. Va a haber una pérdida inevitable y la Asamblea Nacional tendrá serias problemas para operar. El reconocimiento al gobierno interino va a depender de cómo cada país interpreta la norma.

La oposición a partir de 2020, independientemente de que haya países que la sigan reconociendo o no, tiene que concentrarse en liderar la calle, liderar a la gente. Poco importa que constituyas una especie de burocracia que haga las veces de un gobierno para tener control sobre ciertos activos (de la República) si pierdes el apoyo de la gente. La prioridad para los partidos de oposición debe ser mantener el apoyo en la calle.