Aristóbulo Istúriz asume el cargo de protector del estado Anzóategui

POLÍTICA · 16 JUNIO, 2020 21:25

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC


¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
6
QUÉ INDIGNANTE
5
QUÉ CHIMBO

Otro «golpe» a AD. Durante la tarde de este martes 16 de junio Aristóbulo Istúriz, actual ministro de Educación de Nicolás Maduro, fue designado protector del estado Anzoátegui y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para esa región.

La designación de Istúriz al protectorado político de la entidad anzoatiguense, sería una traba más para el gobernador Antonio Barreto Sira, líder de Acción Democrática y cuyo partido fue desmembrado este lunes por el Tribunal Supremo de Justicia.

Su nombramiento fue confirmado por el primer vicepresidente del partido rojo, Diosdado Cabello, quien además informó que Istúriz ejercerá función de encabezar la campaña electoral de cara a los venideros comicios parlamentarios de este año.

Actualmente el funcionario ostenta, además de la titularidad de la cartera de Educación, el cargo de vicepresidente Sectorial para el Socialismo Social y Territorial de la República.

El regreso a Anzoátegui, para algunos opinadores en las redes sociales, sería una preparación para que Istúriz pudiera presentarse además como candidato a diputado por ese estado, algo que se podría confirmar en próximas semanas.

“Asume Aristóbulo Istúriz nuevamente la vicepresidencia del estado Anzoátegui (del partido) y ha sido designado también protector del estado”, indicó Cabello durante una reunión ampliada de la Dirección Nacional del Psuv.

Se trató del primer encuentro de la dirigencia psuvista desde que inició la cuarentena, precisamente durante el segundo ciclo del plan de flexibilización, destacó una nota de AVN.

Cabello destacó las medidas adoptada por su gobierno para contener la propagación del Covid-19, tras 12 semanas de cuarentena.

Recordó que antes de que el Ejecutivo nacional decretara el estado de alarma constitucional, el PSUV «estuvo desplegado para afinar la maquinaria electoral».