América del Sur vive una reconfiguración política, afirman internacionalistas - Efecto Cocuyo

INTERNACIONALES · 18 ABRIL, 2016 19:57

América del Sur vive una reconfiguración política, afirman internacionalistas

Texto por Dayimar Ayala

Ver más de

Dayimar Ayala

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El 23 de noviembre de 2015 el partido de la entonces presidenta Cristina Fernández fue derrotado en las elecciones presidenciales en Argentina. Posteriormente el 6 de diciembre Nicolás Maduro y el Partido Socialista Unido de Venezuela perdieron los comicios parlamentarios en Venezuela y la Asamblea Nacional quedó en manos opositoras. El 22 de febrero el mandatario de Bolivia, Evo Morales, perdió un referendo consultivo en el que buscaba someterse a la elección por un período más. Este domingo, 17 de abril, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff recibió un empujón por parte de los diputados del Congreso para enjuiciarla por corrupción.

Para la profesora e internacionalista Giovanna De Michelle, más que una reconfiguración en América Latina, hay un reacomodo que viene desde que Estados Unidos y Cuba decidieron reanudar sus relaciones en diciembre de 2014. “Los llamados gobiernos progresistas están perdiendo margen de maniobra con sus gobernados. En el caso de Brasil y de Dilma Rousseff había un descontento continuado y que se había acumulado”, agregó.

En opinión de la también internacionalista y docente universitaria, María Teresa Belandria,  “sin duda, hay una reconfiguración regional. Los gobiernos populistas y su éxito así como su expansión estuvo atada a dos factores: líderes carismáticos  y altos precios del petróleo, y de las materias primas. Habiéndose desplomado los precios y los malos pronósticos de crecimiento, los ciudadanos comienzan a responsabilizar de las crisis a sus gobernantes y sobre ese sentimiento surge el cambio de modelo”. Por lo que, señaló, la región ha comenzado a cambiar por la vía electoral.

A través de la red social Twitter, diversos voceros del oficialismo en Venezuela, como el propio presidente Nicolás Maduro, la canciller Delcy Rodríguez y el diputado Elías Jaua, calificaron de “Golpe de Estado” lo que ocurrió este 17 de abril. A juicio de De Michelle, lo sucedido no tiene nada de eso, puesto que se aplicó un procedimiento constitucional y si está en la constitución no se puede calificar de ilegal.

Sobre consecuencias o repercusiones de la crisis brasileña en los aliados ideológicos, De Michelle considera  que quizás los sectores de oposición de los países de América del Sur puedan sentir que hay una bocanada de oxígeno al ver la conformación de los poderes públicos de forma independiente.

“Las consecuencias para Venezuela están atadas a la alianza entre  el gobierno de Lula, Dilma y los 17 años de gobierno chavista. Las afinidades no sólo fueron ideológicas vía Foro de Sao Paulo, sino que se articularon económicamente en una red de corrupción, lavado de activos y solidaridades automáticas en los organismos como Unasur, Celac y la Alba, así como bloquear las acciones llamando a la democracia de OEA”, sentenció Belandria, al tiempo que consideró que el Foro de Sao Paulo está viviendo un repliegue y que la verdadera democracia en esos países (Venezuela, Brasil, Bolivia y Argentina) se abre paso.