OPINIÓN · 27 AGOSTO, 2021 05:03

¿Vamos bien pero estamos mal o estamos mal pero vamos bien? (II)

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Como les contaba la semana pasada, tuve la oportunidad de conversar con Hans Gutenberg, socio sénior de un fondo de Múnich. Bueno, en esta entrega sigo la conversación con Hans:

¡No somos zombies, no!

—Oscar, ¿entonces puedo asegurar a los inversionistas que en Venezuela, la gente no se encuentra caminando por la calle como zombies en búsqueda de comida en la basura?

—Hans, como te venía diciendo, en el pasado cercano, hace apenas 3 años, entre 2016 y 2018, vivimos la peor época social y económica que haya pasado Venezuela en décadas, pero esto ha sido exponenciado, aguas afuera, por una inescrupulosa y falaz propaganda política.

Este tipo de propaganda, ha sido conducida por gente que claramente se opone al régimen de Maduro. Los grupos opositores radicales, sin ningún tipo de sentimiento patrio hacia Venezuela, y sin importarle el común de la gente, también fomenta las sanciones financieras y comerciales de EE.UU. contra el país. 

Según muchos internacionalistas, el de Venezuela, es el bloqueo económico más salvaje observado contra país alguno, en la historia contemporánea mundial. Las sanciones, Hans, han afectado la calidad de vida de nuestra población, no la del gobierno. 

No conforme con lo que te digo, se vende una imagen tan precaria de Venezuela en el mundo, que hace apenas 3 semanas, el Banco Mundial, catalogó a Venezuela como el “antepenúltimo destino deseable” para hacer negocios en todo el orbe.  Según el Banco Mundial, sólo nos superan en calamidades Eritrea y Somalia. El primero, sin presidente, ni régimen claro de mando desde su fundación en los años 80, y el segundo, sometido a bombardeos durante todo el año 2020 y parte de 2021.

¿Chavista yo?

—Oscar, disculpa la verticalidad de la pregunta, ¿eres chavista?

—No, Sr. Gutenberg, (le respondí con tono cabreado), soy de oposición porque ideológicamente me identifico con modelos económico-políticos de mercado, lo que se opone al modelo socialista y neomarxista, que durante años ha proclamado el gobierno. Por eso soy opositor, porque pienso diferente, porque tengo ideas diferentes y estoy convencido que las políticas económicas y sociales de Estado, son inaplicables y anacrónicas

Ahora, el hecho de que me pueda ubicar ideológicamente en la “cera de enfrente” al oficialismo, no significa que fomente sanciones contra Venezuela y que me dedique hacer propaganda internacional para mal poner a mi país y mucho menos que fomente la miseria entre las clases más vulnerables.

Yo soy un opositor que cree en el sistema electoral, en el voto y el derecho a la protesta pacífica como caminos de disensión. Lo que no puedo comulgar es con una oposición apátrida, a la que le importa el poder antes que sus compatriotas, que privilegie una agenda política, presidencialista, violenta y golpista, sobre una agenda social y económica.

Si para ti, Hans, eso es ser chavista, entonces soy chavista. No es la primera vez que me lo dicen.

—Por favor, disculpa la pregunta Oscar, no era mi intención molestarte, sino conocer Venezuela, y saber tu óptica del país.

¿Estamos mejor o no?

—No hay problema Hans, lo que pasa es que el tema político, me concierne y me enciende anímicamente. Como te decía, tras ser uno de los países más ricos del subcontinente, ahora Venezuela pasó a ser uno de los países con menor PIB per cápita de América Latina, por las pésimas políticas de Estado, conducidas por el gobierno actual, conjuntamente con las salvajes sanciones gringas. Esto produjo un estado inicial de profundo empobrecimiento y precariedad social, así como el re-acomodo subsiguiente, que apenas comienza.

No ha sido nada fácil explicarle al alemán, que Venezuela está mucho peor en materia macroeconómica que hace unos pocos años y que el futuro es todavía muy incierto, ya que depende de acuerdos políticos entre oficialismo y oposición. Lo que es más difícil que matar un burro a pellizcos, y eso no sé como traducirlo al inglés. 

Asimismo, ha sido muy difícil hacerle entender al alemán que, desde una óptica microeconómica de mercado, se comienza a ver cierta recuperación gracias a la informalización del trabajo, la “economía del rebusque” y el “consumo del día a día”, consecuencias de la adaptación de nuestra población al empobrecimiento del país y al aislamiento financiero.

Particularmente el aislamiento financiero, ha provocado una “dolarización de facto”, de todo el sistema monetario nacional. Entre un 80% y 85% de la moneda en curso es el dólar americano en cash, al que tienen acceso todas las clases sociales. ¿De donde salen estos dólares? De las magras, aunque todavía existentes exportaciones de petróleo y algunos derivados, así como cuantiosas exportaciones de oro, chatarra y otros rubros no tradicionales. Se suma a lo anterior, remesas por encima de los 4 millardos de dólares anuales. Una parte del producto de las exportaciones, se queda afuera, pagando a los proveedores y acreedores de la República, y otra parte, entra en cash al país, para alimentar el sistema monetario a través del BCV u otros actores de la economía nacional. 

Se estima que la liquidez monetaria en bolívares, “encajados y libres”, apenas alcanza los 500 millones de dólares, mientras contamos con una masa de divisas en efectivo, que al día de hoy debe rondar los 3 millardos. Si bien es cierto que parte de estas divisas se escapan por nuestra fronteras, para ser “bancarizadas”,  permanece y se repone una masa flotante de billetes verdes, que dan aliento a la economía.

Este fenómeno y la informalización económica mencionada, hicieron que la gente pobre, aquella que “no tiene para comer”, se redujera de un 75% en 2017 a un 35% a 40% durante este año. En esta mejora, poco ha intervenido el gobierno nacional. Bueno corrijo mis palabras. Al sentirse acorralado por las sanciones y su propia ineptitud, el gobierno se vio obligado a laxar controles y precios; y el libre mercado ha comenzado a emerger. 

Esta incipiente economía de mercado, sin controles, ni subsidios -un tanto anárquica, dando pasitos de bebé- ha mejorado algo el nivel de vida del venezolano. No obstante, sin altos niveles de ingresos por exportaciones y sin un aparato productivo nacional realmente robusto, ¿por cuánto tanto tiempo será sustentable esta mejora?

Insiste el alemán

Después de la explicación anterior, ahora el alemán, “ya visco”, seguía preguntándome:

—Oscar, ¿cómo son los ingresos hoy en día de los venezolanos?

—Hans, según varias encuestadoras del país, el ingreso promedio por familia se encuentra entre 160 y 180 dólares mensuales, lo que se sitúa un poco por encima de la renta básica o mínima universal.

La estructura de ingresos por grupo socioeconómico según estudio reciente, nos revela que existe un 35% de la población cuyos ingresos familiares se encuentran por debajo de los 100 dólares mensuales.  Este grupo puede considerarse que vive en pobreza crítica. Un 35% percibe ingresos entre los 100 y 300 dólares mensuales. En este segmento puedes ubicar a familias con posibilidades de alcanzar bienes de la canasta alimentaria.  Un 20% accede a ingresos familiares entre 300 y 500 dólares, lo que les permite adquirir bienes de consumo de la canasta básica. Un 7% de nuestra población, puede ver ingresos familiares entre los 500 y 2000 dólares mensuales, y el restante 3% tienen ingresos sobre los 2000 dólares mensuales. 

Esta estructuración de las clases sociales venezolanas, dadas por ingresos, denota también una nueva arquitectura social derivada de una coyuntura política y económica. No puedo asegurar que esta distribución de ingresos persistirá en el tiempo. Podríamos estar ante una burbuja. Depende mucho de la agenda del gobierno. Está por verse. Si no hay cambios políticos, y las sanciones siguen allí o se laxan un poco, nuestras estimaciones dicen que veremos progresivas, pero muy lentas mejoras en los próximos años, sin por ello regresar a la riqueza del pasado. 

Lo que sí puedo asegurarte Hans es que tú y tu familia, pueden pisar tanto Caracas, como cualquier ciudad o pueblo de Venezuela y encontrarán siempre, en cualquier casa de vecino, un café suave, dulce y aromático que acá llamamos “guayoyo”, así como un vaso de agua fresca, una sonrisa amplia, por el simple placer de dar, de hacerte sentir bienvenido. Esa es nuestra riqueza real. Nuestra gente.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Vamos bien pero estamos mal o estamos mal pero vamos bien? (I)

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2021 05:50

Jueces y fiscales avalando la tortura

El Informe presentado hace quince días por la Misión de Determinación de Hechos para Venezuela de Naciones Unidas (MDH), con una nítida radiografía de las perversidades del sistema de justicia , muestra la complicidad de jueces y fiscales en la práctica de la tortura. Varios de los testimonios de detenidos indican que fueron torturados en […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2021 05:39

¿Sociedad venezolana al cuadrado?

La semana pasada les hablaba del fenómeno de la duplicidad política y económica en Venezuela, que cual trastorno de visión doble o diplopía en términos médicos, nos viene afectando desde el año 2019. Lo anterior, deriva de una disociación macro y micro económica sin precedentes que vive el país. Incluso peor cuando intentamos entender y […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2021 05:51

¡Que se abran las aulas!

El regreso presencial a clases no se ve favorecido por los anuncios de que será el 4 de octubre, o quizás en la tercera semana, en el caso de Caracas si las cifras de contagio no se frenan. Se trata de condicionantes que cambian de un momento a otro, reforzando los temores de quienes piensan […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2021 05:45

Hasta que haya humo blanco

A la vista está disponible un enfrentamiento obstructivo y estéril que ha impedido alguna brisa de bienestar nacional durante muchos años. Sin embargo, en los últimos meses, las fuerzas políticas en disputa se han convencido de que es necesario converger hacia una solución pacífica que quite la lona del estadio y pueda volver a cantarse […]