OPINIÓN · 24 ENERO, 2023 05:40

Todo cambió para peor

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Los gobiernos autoritarios, en cualquier parte del mundo, tienden a trazar medidas inspiradas en la mentira, el resentimiento, la impudicia y en la deshonra. De ahí que sus praxis de gobierno apuntan a anquilosarse en el poder. Sin medida de las consecuencias que tan improcedente necedad contrae en el corto y mediano plazo.

A decir de la teoría política, el autoritarismo es un sistema político desviado del concepto de política. Del concepto ajustado a lo que la politólogo Hannah Arendt refería como la condición sine qua non que conduce a la «pluralidad humana». Ello lo justificaba al explicar que «el hombre se realiza en la política siempre y cuando se beneficie de los mismos derechos que le son garantizados a los individuos más diversos y diferentes».

Justamente en esta consideración, Arendt basaba su argumento. Aludía que en el fragor de dicha realidad ataviada de excelsas libertades y regida por las suficientes exigencias jurídicas, la pluralidad de los hombres procedía de una condición de vida en la que el individuo, en su afán por desarrollarse, reconoce como propia.

Lejos de esto, el autoritarismo actúa exento de una ideología que paute responsabilidades sociales, políticas y económicas. A excepción de las que consolidan su forma de (des)gobernar. Además, en el que un jefe o tropel de colaboracionistas, ejerce el poder dentro de límites mal definidos. Pero fácilmente previsibles a instancias de los intereses bajo los cuales se mueven precipitadas decisiones.


El caso Venezuela

Es exactamente lo que ahora ocurre en el ámbito político-económico de una Venezuela profundamente traumatizada a consecuencia de imposiciones cundidas de intimidaciones y abstenciones de todo género.

El régimen político venezolano olvidó gobernar. Su tarea y compromiso constitucional se redujo a negocios disfrazados de actos gubernamentales. Negocios que somatizan la gestión pública convirtiéndola en causal de crisis que trastornan el discurrir del país descomponiendo la institucionalidad política, económica y social.

El régimen político venezolano se enfermó de poder al desfigurar sus responsabilidades. Gobernar ya no es un compromiso que corresponde a las personas encargadas de ello. Todo mutó a una organización cuyo propósito es básicamente, el aprovechamiento ilícito de los recursos naturales. Recursos estos sensibles de explotación comercial que reposan en el subsuelo nacional. Dichas convulsiones, de naturaleza anárquica, se realizan en beneficio de las finanzas personales de hordas de politiqueros y representantes de factores socioeconómicos. Igualmente, de cenáculos militares y policiales. De esa manera, los arreglos derivados de las susodichas operaciones son canalizados hacia causas que buscan engrosar las finanzas de personajes «revolucionarios» o mal calificados de «socialistas».

Con razón estos oficialistas y adláteres hablan sin ninguna vergüenza ni fundamento ideológico alguno, lo que significa y compromete el caro hecho «defender la patria a paso de vencedores». Lo cual procura concretarse, según las conveniencias, coyunturas e intereses que dispongan la particularidad de cada transgresión a cometerse.

Para consumar tan graves violaciones, organizaron a Venezuela en función de la inminente necesidad de mantener ciegos, sordos y mudos al mayor número posible de venezolanos. De ahí se ha agarrado el equivocado concepto «distributivo de la riqueza» que formaliza el reparto de miserias que sirve al régimen para justificar y pretender la estabilidad en el poder.


Venezuela reventada desde adentro

Esa organización que muchos confunden con gobierno se ha valido de verdades fabricadas para abrirse paso. Particularmente, hacia espacios que el populismo y la demagogia indican para facilitar la recreación de falsedades construidas sobre vulgares conjeturas y asquerosas temeridades.

Esto ha sido posible, valiéndose del hecho de fundamentar la ideología socialista del siglo XXI en el ideario del Libertador Bolívar. Sin siquiera haber reflexionado o comprendido la doctrina bolivariana. Pues todo lo engullido, por quienes dicen llamarse gobernantes y dirigentes políticos, se ha cimentado sobre el terreno de la apetencia monetaria. Cada vez, más en perjuicio de la soberanía y determinación libre del venezolano democrático, honesto y trabajador.

Como pregona el conocido refrán: «Tanto nadar para morir ahogado en la orilla». En el caso de Venezuela, después de trabajar la consecución de la democracia como sistema político, el rumbo del país tomó una dirección distinta y contraria de la que muchos esperanzaron.

El destino le deparó otra ruta al país. Una senda en la que todo cambió para que nada en verdad, cambiara. Mejor dicho, todo cambió para peor.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Educadores mal pagados

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 4 FEBRERO, 2023 05:43

Palabra santa

El papa Francisco ha hablado sobre un tema muy importante. La verdad es que los Papas suelen valerse de los tabúes de la iglesia para hablar poco sobre temas terráqueos, prefieren los celestiales. El actual Papa tiene la peculiaridad de tratar temas que sus antecesores, inclusive, el recién fallecido Pontífice paralelo, han preferido omitir, como […]

OPINIÓN · 3 FEBRERO, 2023 05:10

Capitalizar las riquezas naturales

En la entrega pasada, hablamos sobre la posibilidad de que Venezuela se erija a futuro como un país líder energético en la región. Esto, apalancado en las inmensas reservas de petróleo, gas y minerales que tenemos. Tan solo en yacimientos minerales, incluyendo petróleo y gas, en el subsuelo de Venezuela, reposan reservas naturales certificadas, que […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil

Un gobierno que militarizó la gestión pública y asume a Venezuela como un cuartel, le incomoda la acción autónoma de instituciones y ciudadanos. Su filosofía es controlar y ahogar la libertad. Se empeña en garantizar obediencia a toda costa. Se pretende modelar gente que adule a quienes están en el poder o que por lo […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Adolescencia de retos

Recientemente visitamos un centro educativo en Caracas donde todas las semanas la convivencia entre los estudiantes se afecta por algún nuevo reto en la plataforma TikTok. Darle un «lepe» a un compañero para que vaya pasando sucesivamente o bajar los pantalones de gimnasia a un compañero descuidado y dejarlo expuesto ante un grupo van generando […]

OPINIÓN · 24 ENERO, 2023

Todo cambió para peor

Texto por Antonio José Monagas

Los gobiernos autoritarios, en cualquier parte del mundo, tienden a trazar medidas inspiradas en la mentira, el resentimiento, la impudicia y en la deshonra. De ahí que sus praxis de gobierno apuntan a anquilosarse en el poder. Sin medida de las consecuencias que tan improcedente necedad contrae en el corto y mediano plazo.

A decir de la teoría política, el autoritarismo es un sistema político desviado del concepto de política. Del concepto ajustado a lo que la politólogo Hannah Arendt refería como la condición sine qua non que conduce a la «pluralidad humana». Ello lo justificaba al explicar que «el hombre se realiza en la política siempre y cuando se beneficie de los mismos derechos que le son garantizados a los individuos más diversos y diferentes».

Justamente en esta consideración, Arendt basaba su argumento. Aludía que en el fragor de dicha realidad ataviada de excelsas libertades y regida por las suficientes exigencias jurídicas, la pluralidad de los hombres procedía de una condición de vida en la que el individuo, en su afán por desarrollarse, reconoce como propia.

Lejos de esto, el autoritarismo actúa exento de una ideología que paute responsabilidades sociales, políticas y económicas. A excepción de las que consolidan su forma de (des)gobernar. Además, en el que un jefe o tropel de colaboracionistas, ejerce el poder dentro de límites mal definidos. Pero fácilmente previsibles a instancias de los intereses bajo los cuales se mueven precipitadas decisiones.


El caso Venezuela

Es exactamente lo que ahora ocurre en el ámbito político-económico de una Venezuela profundamente traumatizada a consecuencia de imposiciones cundidas de intimidaciones y abstenciones de todo género.

El régimen político venezolano olvidó gobernar. Su tarea y compromiso constitucional se redujo a negocios disfrazados de actos gubernamentales. Negocios que somatizan la gestión pública convirtiéndola en causal de crisis que trastornan el discurrir del país descomponiendo la institucionalidad política, económica y social.

El régimen político venezolano se enfermó de poder al desfigurar sus responsabilidades. Gobernar ya no es un compromiso que corresponde a las personas encargadas de ello. Todo mutó a una organización cuyo propósito es básicamente, el aprovechamiento ilícito de los recursos naturales. Recursos estos sensibles de explotación comercial que reposan en el subsuelo nacional. Dichas convulsiones, de naturaleza anárquica, se realizan en beneficio de las finanzas personales de hordas de politiqueros y representantes de factores socioeconómicos. Igualmente, de cenáculos militares y policiales. De esa manera, los arreglos derivados de las susodichas operaciones son canalizados hacia causas que buscan engrosar las finanzas de personajes «revolucionarios» o mal calificados de «socialistas».

Con razón estos oficialistas y adláteres hablan sin ninguna vergüenza ni fundamento ideológico alguno, lo que significa y compromete el caro hecho «defender la patria a paso de vencedores». Lo cual procura concretarse, según las conveniencias, coyunturas e intereses que dispongan la particularidad de cada transgresión a cometerse.

Para consumar tan graves violaciones, organizaron a Venezuela en función de la inminente necesidad de mantener ciegos, sordos y mudos al mayor número posible de venezolanos. De ahí se ha agarrado el equivocado concepto «distributivo de la riqueza» que formaliza el reparto de miserias que sirve al régimen para justificar y pretender la estabilidad en el poder.


Venezuela reventada desde adentro

Esa organización que muchos confunden con gobierno se ha valido de verdades fabricadas para abrirse paso. Particularmente, hacia espacios que el populismo y la demagogia indican para facilitar la recreación de falsedades construidas sobre vulgares conjeturas y asquerosas temeridades.

Esto ha sido posible, valiéndose del hecho de fundamentar la ideología socialista del siglo XXI en el ideario del Libertador Bolívar. Sin siquiera haber reflexionado o comprendido la doctrina bolivariana. Pues todo lo engullido, por quienes dicen llamarse gobernantes y dirigentes políticos, se ha cimentado sobre el terreno de la apetencia monetaria. Cada vez, más en perjuicio de la soberanía y determinación libre del venezolano democrático, honesto y trabajador.

Como pregona el conocido refrán: «Tanto nadar para morir ahogado en la orilla». En el caso de Venezuela, después de trabajar la consecución de la democracia como sistema político, el rumbo del país tomó una dirección distinta y contraria de la que muchos esperanzaron.

El destino le deparó otra ruta al país. Una senda en la que todo cambió para que nada en verdad, cambiara. Mejor dicho, todo cambió para peor.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Educadores mal pagados

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 4 FEBRERO, 2023 05:43

Palabra santa

OPINIÓN · 3 FEBRERO, 2023 05:10

Capitalizar las riquezas naturales

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil