OPINIÓN · 13 NOVIEMBRE, 2020 04:37

Sobre la detención de Roland Carreño

Ver más de

Andrés Cañizalez | @infocracia

¿Cómo valoras esta información?

13
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Roland, como otros venezolanos, sufrió desaparición forzada”

Comienzo por señalar que nada me une a Roland Carreño. No soy ni su amigo, ni milito en Voluntad Popular y, profesionalmente, sólo tuvimos oportunidad de cruzarnos en un par de ocasiones. Una aclaratoria tan categórica como ésta, va junto a una demanda igualmente categórica: Roland Carreño está preso de manera arbitraria. Como ciudadano con voz pública en Venezuela exijo, sí, exijo su libertad plena.

Como venezolano considero que lo ocurrido con Carreño es una arbitrariedad y, la sucesión de hechos que rodean su detención, no hace más que confirmar el patrón que ya ha detectado y documentado la Misión de Verificación de los Hechos, designada por el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

Tal como ha ocurrido en otros casos de detenciones políticas, a Carreño se le detuvo sin una orden judicial previa. No se había activado una investigación judicial al momento de su aprehensión. Las primeras horas una vez en manos de los cuerpos represivos, Roland, como otros venezolanos, sufrió desaparición forzada.

La primera confirmación oficial de que Carreño estaba efectivamente detenido, siguiendo el patrón de casos previos, no la proporcionó la fiscalía y tampoco algún órgano de seguridad. Es un funcionario político, el ministro de información y comunicación (deberíamos decir propaganda, en realidad), quien ofrece la narrativa para enmarcar el caso.

Como en otras historias, se señala que el periodista portaba armamento y dólares en efectivo, con lo cual se enmarca en el guion que podríamos decir está casi que preestablecido. Se echa mano de la tesis de la flagrancia para justificar a posteriori su detención.

Carreño, como con otros detenidos políticos, es forzado a hacer una “confesión”. Sabremos luego que aquello no fue voluntario. El informe de la ONU destaca este modus operandi: las “confesiones” se logran bajo tortura o aislamiento extremo en esas primeras 48 horas. Sin que hubiese una orden previa, se accede al celular, computadoras y correo electrónico del detenido. Esto también es un patrón ya documentado por la misión.

Una vez que el poder político crea el marco narrativo: terrorismo, tradición a la patria, atentados, etc, entonces y sólo entonces aparece el Fiscal General para revestir de lenguaje que intenta ser jurídico, lo que en el fondo es un adefesio.

En algunos casos a los políticos detenidos se les ha prohibido tener sus propios abogados, en el caso de Roland Carreño sí tiene los de su preferencia. De forma similar con otros casos, los abogados que defienden al periodista y coordinador logístico de Voluntad Popular no han tenido acceso al expediente. Defienden a una persona sin tener certeza de aquello que forma parte del “caso”.

Detenido desde el 27 de octubre de 2020 no hace falta tener una bola de cristal para saber que a Roland Carreño le esperan largos días detenido, privado de libertad. Ha sido lo usual. Tras una primera presentación ante un juez, éste asegura de forma invariable que hay riesgo de que el detenido se fugue y por tanto deberá seguir detenido de forma preventiva. Sin que la justicia haya demostrado aún que él es responsable de algo, ya perdió su libertad.

Vendrán largas semanas o meses (y espero en verdad estar equivocado). Cada tanto tiempo Carreño será citado a una audiencia en el tribunal y, para variar, a última hora será suspendida o postergada. Como otros presos políticos quedará en una suerte de limbo judicial: el juicio en teoría está en desarrollo, pero sin audiencias, ni presentaciones, en la práctica está detenido.

Si Roland corre con suerte, y no creo que pueda ser otra cosa, en algún momento el régimen de Nicolás Maduro o bien puede ser presionado o bien puede entender que poniéndolo en libertad obtiene algo. Ya veremos.

Yo, mientras tanto, levanto mi voz. Y lo haré cada día, para exigir que Roland Carreño sea liberado.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Ricardo Silguero, pionero de la radio educativa en Venezuela

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

Un año escolar que se inicia es un espacio determinante para fijar los pilares de la convivencia, entre ellos los límites a cualquier tipo de violencia y discriminación. Ser nuevo en el centro educativo, haber sido transferido de otra sección, las condiciones de los uniformes o útiles escolares pueden dar pie a que un estudiante […]

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

Nuevamente, hoy 28 septiembre, Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, los grupos de mujeres de movimientos feministas en el mundo nos levantamos para exigir a los gobiernos la despenalización y legalización del aborto y la facilitación del acceso al mismo, con el objetivo de reducir las muertes por interrupciones inseguras del […]

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana

El humo de la democracia se ha ido esfumando rápidamente. Se oyen voces que pretenden reivindicar imposibles o erigir absurdos. Pero tan contradictorias intenciones, lejos de lograr algunas de las promesas en provecho del desarrollo, terminaron afectando propuestas de crecimiento que habría inspirado el progreso que presumía merecer el país. En los primeros 20 años […]

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alzheimer: ¿alteración en la investigación?

La demencia es un síndrome neurocognitivo que se refiere a un conjunto de síntomas relacionados con la pérdida de memoria y el deterioro de la función cognitiva, entre otros. Una de las formas más comunes de demencia es la enfermedad de Alzheimer, que afecta a millones de personas. Según los datos en 2020, unos 55 […]

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022

Sobre la detención de Roland Carreño

Texto por Andrés Cañizalez | @infocracia

Comienzo por señalar que nada me une a Roland Carreño. No soy ni su amigo, ni milito en Voluntad Popular y, profesionalmente, sólo tuvimos oportunidad de cruzarnos en un par de ocasiones. Una aclaratoria tan categórica como ésta, va junto a una demanda igualmente categórica: Roland Carreño está preso de manera arbitraria. Como ciudadano con voz pública en Venezuela exijo, sí, exijo su libertad plena.

Como venezolano considero que lo ocurrido con Carreño es una arbitrariedad y, la sucesión de hechos que rodean su detención, no hace más que confirmar el patrón que ya ha detectado y documentado la Misión de Verificación de los Hechos, designada por el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

Tal como ha ocurrido en otros casos de detenciones políticas, a Carreño se le detuvo sin una orden judicial previa. No se había activado una investigación judicial al momento de su aprehensión. Las primeras horas una vez en manos de los cuerpos represivos, Roland, como otros venezolanos, sufrió desaparición forzada.

La primera confirmación oficial de que Carreño estaba efectivamente detenido, siguiendo el patrón de casos previos, no la proporcionó la fiscalía y tampoco algún órgano de seguridad. Es un funcionario político, el ministro de información y comunicación (deberíamos decir propaganda, en realidad), quien ofrece la narrativa para enmarcar el caso.

Como en otras historias, se señala que el periodista portaba armamento y dólares en efectivo, con lo cual se enmarca en el guion que podríamos decir está casi que preestablecido. Se echa mano de la tesis de la flagrancia para justificar a posteriori su detención.

Carreño, como con otros detenidos políticos, es forzado a hacer una “confesión”. Sabremos luego que aquello no fue voluntario. El informe de la ONU destaca este modus operandi: las “confesiones” se logran bajo tortura o aislamiento extremo en esas primeras 48 horas. Sin que hubiese una orden previa, se accede al celular, computadoras y correo electrónico del detenido. Esto también es un patrón ya documentado por la misión.

Una vez que el poder político crea el marco narrativo: terrorismo, tradición a la patria, atentados, etc, entonces y sólo entonces aparece el Fiscal General para revestir de lenguaje que intenta ser jurídico, lo que en el fondo es un adefesio.

En algunos casos a los políticos detenidos se les ha prohibido tener sus propios abogados, en el caso de Roland Carreño sí tiene los de su preferencia. De forma similar con otros casos, los abogados que defienden al periodista y coordinador logístico de Voluntad Popular no han tenido acceso al expediente. Defienden a una persona sin tener certeza de aquello que forma parte del “caso”.

Detenido desde el 27 de octubre de 2020 no hace falta tener una bola de cristal para saber que a Roland Carreño le esperan largos días detenido, privado de libertad. Ha sido lo usual. Tras una primera presentación ante un juez, éste asegura de forma invariable que hay riesgo de que el detenido se fugue y por tanto deberá seguir detenido de forma preventiva. Sin que la justicia haya demostrado aún que él es responsable de algo, ya perdió su libertad.

Vendrán largas semanas o meses (y espero en verdad estar equivocado). Cada tanto tiempo Carreño será citado a una audiencia en el tribunal y, para variar, a última hora será suspendida o postergada. Como otros presos políticos quedará en una suerte de limbo judicial: el juicio en teoría está en desarrollo, pero sin audiencias, ni presentaciones, en la práctica está detenido.

Si Roland corre con suerte, y no creo que pueda ser otra cosa, en algún momento el régimen de Nicolás Maduro o bien puede ser presionado o bien puede entender que poniéndolo en libertad obtiene algo. Ya veremos.

Yo, mientras tanto, levanto mi voz. Y lo haré cada día, para exigir que Roland Carreño sea liberado.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Ricardo Silguero, pionero de la radio educativa en Venezuela

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana